El Boxing Day arruina la vida a un Van Gaal que no descarta la rendición

26.12.2015 – 17:28 H. El Boxing Day arruinó la existencia a Van Gaal. Ya era complicada de por sí, tras varias jornadas sin ganar y con un equipo ...

26.12.201517:28 H.

El Boxing Day arruinó la existencia a Van Gaal. Ya era complicada de por sí, tras varias jornadas sin ganar y con un equipo ofreciendo una imagen cada vez más decadente, pero ahora el escenario es peor. El Manchester United naufragó en su visita al Stoke City (2-0) y con esta nueva derrota, la figura del entrenador holandés queda más que seriamente tocada. Su equipo volvió a ofrecer una mala imagen y el cambio de entrenador como solución a los males adquiere cada día más consistencia. Vamos, que la figura de Mourinho, con permiso de Florentino Pérez, se alarga un poco más sobre Old Trafford. El ManU está totalmente atascado y su juego no invita a pensar en un inmediato cambio de imagen radical. Aficionados del equipo de Manchester reclamaron el fichaje de Mourinho, mostrando su profundo malestar con el holandés. Éste no descarta la dimisión.

El primer tiempo fue suficiente para dejar retratado a un Manchester United sin juego ni ideas. Al Stoke City le valió con mantenerse bien ordenado y con aprovechar un par de ocasiones para liquidar a un equipo roto y sin capacidad de respuesta. Con un Mata que tuvo poco protagonismo y un Ander Herrera que no pudo manejar el juego de su equipo a su gusto, el equipo de Van Gaal dejó al descubierto todas sus carencias. El partido se le empezó a escapar tras un garrafal error de Depay al intentar ceder el balón a De Gea; se quedó muy lejos del guardameta y Bojan aprovechó el regalo a la perfección. Minutos después, un imponente latigazo de Arnautovic desde lejos colocó al ManU fuera de circulación. Poco se acercaron en este período los ‘red devils’ al área de su rival, que con una buena solidez se encargó de neutralizar a un triste enemigo.

Los hermanos Glazer tienen faena por delante. Los dueños ven cómo pasan las  jornadas y la esperada reacción no llega . Fuera de la Champions League y en caída libre en la Premier League, los millonarios hermanos podrían tomar una drástica decisión en cualquier momento. Van Gaal, en su última y tensa comparecencia ante los medios, exigió a estos que le pidieran perdón; se dio por hecha una destitución que no llegó y el técnico se encaró con la prensa. La misma es una realidad más consistente tras el nuevo tropiezo sufrido. Le puede salvar -de manera momentánea- que ya este lunes se disputa una nueva jornada de liga, en la que el United recibe en Old Trafford al Chelsea ahora de Guus Hiddink. La afición está de uñas con su equipo, pero sobre todo con su entrenador, que está contra las cuerdas y apenas tiene apoyos. Debut más morboso, si se da el caso, no podría tener Mou.

El primer tiempo fue suficiente para dejar retratado a un Manchester United sin juego ni ideas. Al Stoke City le valió con mantenerse bien ordenado y con aprovechar un par de ocasiones para liquidar a un equipo roto y sin capacidad de respuesta. Con un Mata que tuvo poco protagonismo y un Ander Herrera que no pudo manejar el juego de su equipo a su gusto, el equipo de Van Gaal dejó al descubierto todas sus carencias. El partido se le empezó a escapar tras un garrafal error de Depay al intentar ceder el balón a De Gea; se quedó muy lejos del guardameta y Bojan aprovechó el regalo a la perfección. Minutos después, un imponente latigazo de Arnautovic desde lejos colocó al ManU fuera de circulación. Poco se acercaron en este período los ‘red devils’ al área de su rival, que con una buena solidez se encargó de neutralizar a un triste enemigo.

Bojan Krkic celebra el gol que le marcó al Manchester United (Reuters)Bojan Krkic celebra el gol que le marcó al Manchester United (Reuters)

Un nuevo escenario

Ya con Rooney en el terreno de juego, que entró por el desafortunado Depay, el segundo acto fue un querer y no poder. El desencajado semblante de Van Gaal tras el primero lo decía todo. Complicado arreglar el descosido. Fue imposible. El Stoke City se ajustó más a la hora de defender, dejando el balón en los pies de un oponente que apenas supo qué hacer con él. Tres buenas apariciones del guardameta local fueron definitivas para enterrar a un equipo que en el segundo tiempo fue puro desorden. El Manchester United se fue deshaciendo poco a poco, a medida que todos sus intentos se quedaban en nada. Con un juego plano, el equipo de Mark Hughes apenas sufrió en el segundo tiempo. Tan poco le exigió el ManU, que se atrevió a buscar el tercero -De Gea lo evitó ante Bojan- y definitivo en la recta final, algo que estuvo muy cerca de conseguir. No le hizo falta porque su zaga se encargó hasta el final de no dar ni la más mínima opción a los de Van Gaal.

“Los medios de comunicación informáis sobre cosas que el club no ha confirmado”, dijo el marcado entrenador del Manchester United cuando fue preguntado sobre su incierto destino tras sufrir una nueva derrota. “Siento el apoyo de mis jugadores y de la junta del club”, subrayó Van Gaal, mientras en las redes los aficionados de su equipo clamaban contra él, exigiendo su inmediato cese. “El club no tiene que despedirme, algunas veces tomo yo esas decisiones por mí mismo”, recalcó para dejar claro que no descarta la dimisión. “Nos encontramos ante una nueva situación porque hemos perdido los últimos partidos, habrá que esperar a ver qué sucede”, resaltó, para reconocer que tiene asumido que puede dejar de ser entrenador del Manchester United en cualquier momento. “La presión cada vez es mayor. Tengo fe en los jugadores, pero las circunstancias son complicadas. En esta ocasión, pienso que no se atrevieron a jugar al fútbol”, sentenció.

Fuente: ElConfidencial – Deportes