El buen humor de los votantes de Trump: baño de masas del magnate en Terre Haute

02.05.2016 – 12:17 H. La cola parece interminable. Se extiende hasta donde alcanza la vista, rodeando varios bloques de edificios. Donald Trump ha llegado ...

02.05.201612:17 H.

La cola parece interminable. Se extiende hasta donde alcanza la vista, rodeando varios bloques de edificios. Donald Trump ha llegado a Terre Haute y la ocasión merece soportar el sol de justicia que hoy abrasa esta pequeña ciudad de Indiana. A casi 30 grados, el buen humor borbotea entre las 5.000 personas que intentan entrar en el mitin. Ni rastro de la cólera que suele asociarse a los seguidores del magnate. Saben que, salvo sorpresa mayúscula, las primarias del estado son suyas.

Desde el interior de un coche que da vueltas a la manzana resuena una particular versión de “Black lives matters” (Las vidas de los negros importan): Trump, Trump matters!“. El hombre de delante, con gorra de camuflaje y tatuajes que serpentean por brazos y cuello, se gira para comentarlo entre risas. Otros ofrecen chapas del candidato a una agente de policía. Es la enemisa broma para matar el tiempo. Un tipo grita un obsceno juego de palabras con Hillary Clinton y Monica Lewinsky y la cola estalla en una carcajada colectiva. Tras media hora de lento avance aún quedan un par de bloques para llegar a la puertas del Teatro Indiana. 

Un votante de Trump en la cola para el mitin en Terre Haute (Foto: Favio Cervone).Un votante de Trump en la cola para el mitin en Terre Haute (Foto: Favio Cervone).

“Compra una gorra, no son Made in China“, ofrece un veinteañero. Más risas. El mercadeo de chapas y camisetas cobra intensidad, revolotean los billetes de dólar. La más popular es una chapa con la leyenda “Clinton for prison 2016”, con la cara de la candidata demócrata tras unos barrotes. Más de una pareja se parte de risa al verla. Lo cierto es que hoy, en esta ciudad de 60.000 habitantes, los votantes de Trump tiene motivos para alegrarse.

Ayer, un nuevo sondeo sobre las primarias de este martes derramó una jarra de agua helada sobre el movimiento ‘Stop Trump‘. La encuesta de NBC News, Wall Street Journal y Marist otorga al magnate inmobiliario una ventaja de 15 puntos en este estado (49% frente a 34% para Ted Cruz). Incluso con la alianza de última hora entre el senador de Texas y John Kasich -quien se ha desvanecido para centrarse en Nuevo México-, Trump vence al senador de Texas por 53% a 42%. Y eso que Cruz, básicamente, se ha ‘mudado’ a Indiana, porque se juega la nominación republicana para luchar por la Casa Blanca. Si quiere tener una oportunidad de frenar a Trump, necesita ganar. 

Sobre su camiseta negra sin mangas de la bandera estadounidense, Michael luce una cruz de madera. Enumera con tal brillantez las “bondades” de Trump que el magnate debería pensarse seriamente contratarle como asesor. “Él no habla de impedir la llegada de inmigrantes, América es grande porque siempre hemos atraído a los mejores. Se trata de permitir una inmigración regulada, por vía legales, de trabajadores cualificados. En cuanto a los tratados comerciales, podemos mantener relaciones con Reino Unido, con Alemania, con Japón, con países que respetan las reglas del juego y la sana competencia, pero no con estados que no garantizan unos mínimos derechos laborales y que provocan una deslocalización que está destruyendo a la clase trabajadora americana”. En cuanto a la idea de construir un muro en la frontera con México, “siempre hemos tenido uno… se llama océano Atlántico. Es lo que impide que la izquierda acoja a miles de refugiados y les entregue todo tipo de ayudas sociales hasta arruinar al país, como está pasando en Suecia”.   

El buen humor de los votantes de Trump: baño de masas del magnate en Terre Haute

De repente, un joven pasa solo por la acera de enfrente sosteniendo un cartel que reza: “Fascistas, idos a casa. Trump=nazi“. La gente le ignora y sigue a lo suyo. Quedan solo unos metros para entrar en el teatro cuando, de repente, los agentes encargados de la seguridad del recinto cierran las puertas. Ya han entrado más de 3.000 personas, no cabe un alfiler. Fuera, otras 2.000 se quedan sin ver a Trump. Tendrán que contentarse con escuchar el mitin a través de unos altavoces instalados en la acera.    

James Landan, estudiante de historia, protesta ante votantes de Trump en Terre Haute (Foto: Ángel Martínez). James Landan, estudiante de historia, protesta ante votantes de Trump en Terre Haute (Foto: Ángel Martínez).

En la acera de enfrente, el tipo del cartel anti-Trump ya no está solo. Unos 30 jóvenes, casi todos votantes de Bernie Sanders, secudan su protesta contra la presencia del magnate en la ciudad. Se llama James Landan y es estudiante de Historia. “Indiana es un estado muy rural, muy religioso, poblado por gente que nunca ha estado expuesta a otro tipo de personas… personas que son latinos, negros o musulmanes, que no son como ellos y que, por lo tanto, no son americanos. Por ello Trump está creando de la nada un enemigo común. Necesitamos dejar de estereotipar a los demás. Si el ISIS representa a todos los musulmanes, entonces el Ku Klux Klan representa a toda la cristiandad. Por otra parte, la mayoría de sus votantes ve al Gobierno de Washington como una amenaza a su individualismo. Odian lo que representa: impuestos, menos libertad… pero se identifican con Trump, piensan: él es como yo, un millonario hecho a sí mismo, puedo ser como él. De eso va todo esto”, dice.

Ambos bandos intercambian abucheos y burlas. Ni un atisbo de violencia. Trump abandona Terre Haute hacia su próximo mitin en el estado. Quedan pocas horas para la cita con las urnas y todo Estados Unidos mira hacia Indiana.     

*El Confidencial cubre las primarias estadounidenses en Washington e Indiana invitado por el Departamento de Estado de EEUU. 

Fuente: ElConfidencial.com