El Camp Nou tembló de miedo con una victoria de las que apuntalan títulos

Temía Luis Enrique al Valencia porque, probablemente, era el rival más incómodo que iba a visitar el Camp Nou de aquí hasta el final de la temporada. Y no ...

Temía Luis Enrique al Valencia porque, probablemente, era el rival más incómodo que iba a visitar el Camp Nou de aquí hasta el final de la temporada. Y no sólo esto: el equipo de Nuno no había perdido en las últimas diez jornadas (siete victorias y tres empates). Sabiendo esto, el técnico asturiano pidió a la afición que hiciera temblar el Camp Nou… y tembló, pero de miedo porque se encendieron las luces de emergencia. A pesar de la victoria (2-0 | Luis Suárez y Messi) fraguada en el primer y último minuto del choque, el Valencia pasó por encima del Barcelona. La primera parte fue suya, pero fue incapaz de concretar las numerosas ocasiones de las que dispuso. Errores que lamentaría más tarde porque el segundo tiempo fue para un Barcelona que se mostró más equilibrado para llevarse un triunfo clave en su lucha por la Liga.

En la primera parte, lo que más sorprendió en el Camp Nou fue el marcador por injusto. El Barcelona mandaba en el luminoso desde el segundo 52 porque en efectividad es en lo único que ganó al Valencia. Cuando muchos aficionados aún estaban acomodándose en sus asientos, el conjunto dirigido por Luis Enrique montó la contra después de que Busquets cortase un centro de Feghouli. Lo más fácil fue dársela a Messi que se desmarcó para llegar solo a la frontal, ver a Luis Suárez surgir por la derecha y asistir. El uruguayo metió la puntera para terminar de complicar las cosas a Alves que acabó recogiendo el balón del fondo de su portería. El encuentro no llegaba al minuto y el Valencia ya iba por detrás.

No supuso ningún problema. Los hombres de Nuno no perdieron la cara al partido. El tanto azulgrana les espoleó, se vinieron arriba y no perdieron ni un ápice de valentía. El Camp Nou era testigo de un partido eléctrico que, durante los primeros 45 minutos se jugó prácticamente en el campo del Barcelona. Un valiente Valencia supo leer el choque con mucha inteligencia para dominar a su antojo: tenía el control del balón y presionaba en la zona de creación culé. Con la medida cogida a su rival, el conjunto che comenzó a acumular una ocasión tras otra. La más clara llegó el minuto 9 cuando Piqué cometió penalti sobre Rodrigo: el defensa llegó tarde y aunque no había necesidad de derribar a su rival, le golpeó en la pierna de apoyo.

Parejo fue el encargado de mirar cara a cara a Claudio Bravo desde el punto situado a  once metros de la portería. El jugador del Valencia desaprovechó la ocasión con un tiro raso a la derecha mal lanzado. Bravo paró la pena máxima y Luis Enrique lo celebró casi tanto como el gol de Luis Suárez. No era para menos teniendo en cuenta que el Valencia estaba pasando por encima de su equipo. No fue la única vez en la que el Barcelona vio cómo le perdonaban la vida. Rodrigo lo intentó antes del penalti igual que Parejo que se topó con el despeje de Suárez, Feghouli lo intentó en posición ilegal y Alcácer repitió una y otra vez: cuando no era el palo, despejaba Mascherano… tras el enésimo error de un Piqué demasiado nervioso.

Claudio Bravo para el penalti lanzado por Parejo (Reuters).Claudio Bravo para el penalti lanzado por Parejo (Reuters).

Luis Enrique había apostado por un equipo más físico en el centro del campo y, evidentemente, el plan hacía aguas. Su gran baza era el tridente formado por Messi -que apareció un par de veces en la primera parte, Neymar -completamente perdido- y Luis Suárez. El problema de este planteamiento es que el Barcelona defendía con tres jugadores menos y su eje central sufría de lo lindo. El conjunto culé estaba lejos de tener el control y más aún de controlar a un Valencia que se paseaba por el Camp Nou como si fuera su casa. El único momento en el que los de Nuno sufrieron fue cuando, en el 39, Messi vio la ocasión tan fácil y tan clara… que falló.

Con semejante panorama, buscar una solución era tarea obligada. En los quince minutos de descanso, Luis Enrique lo tuvo claro: dejó a Adriano en el banquillo y dio salida a Rakitic para que éste ocupara el centro del campo. La entrada del croata provocó que el Barcelona tuviera más el balón y con él en sus botas podía combinar, buscar, esperar y replegarse. La pelota ya les duraba más de tres pases y esto complicaba las cosas a un Valencia que lo empezaba a pasar mal para crear jugadas. Los de Nuno comenzaron a acusar el esfuerzo físico de la primera parte: no atacaba tanto y no presionaba la salida del balón del Barcelona.

Messi celebra su gol en el último minuto (Reuters).Messi celebra su gol en el último minuto (Reuters).

El viento había cambiado de dirección porque el once que había diseñado Luis Enrique era más reconocible para el juego de su equipo. Y es que en la segunda parte, más equilibrada que la primera, el dominio fue azulgrana que sólo concedió una ocasión, salvada por Claudio Bravo, uno de los grandes artífices de una victoria que aún no estaba rematada. El Barcelona no brillaba, pero se mostraba más inteligente y no se dejaba avasallar. El toque final llegó en el último minuto: con todo el Valencia metido en el área del Barcelona buscando el empate, Neymar puso un balón a Messi. El argentino, en posición legal y más solo que la una, corrió hasta plantarse ante Alves. A la primera no, pero a la segunda batió al guardameta ‘che’ para firmar su gol 400 y poner el broche a un triunfo de los que apuntalan títulos.

Ficha técnica

FC Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Adriano (Rakitic, min.46); Mascherano, Xavi (Sergio Roberto, min.80), Sergio Busquets; Messi, Luis Suárez (Pedro, min.65) y Neymar.

Valencia: Alves; Barragán, Mustafi, Otamendi, Orban (Gayá, min.46); Parejo, Javi Fuego, Feghouli (Joa Cencelo, min.67), André Gomes, Rodrigo y Alcácer (Negredo, min.74).

Goles: 1-0, m.1: Luis Suárez, min.1. 2-0, m.93+: Messi.

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Mostró tarjeta amarilla a Adriano (min.27), Javi Fuego (min.28), Orban (min.35), Mascherano (min.54), Otamendi (min.66), Rakitic (min.77) y Mustafi (min.79).

Incidencias: Partido de la trigésimo segunda jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou ante 92.915 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes