El City sufre ante el Burnley y Guardiola dice que su adiós a los banquillos está cerca

La Premier League no para y en esta nueva jornada el Manchester City estuvo en un tris de sufrir un duro revés y en su propio campo. Finalmente se impuso al modesto Burnley, pero hasta el último momento no pudo respirar. El que pinchó fue el pujante Liverpool de Jürgen Klopp, que sólo pudo empatar en el estadio del modesto Sunderland. La noticia del día, eso sí, la protagonizó Pep Guardiola, que aseguró que su cuenta atrás como entrenador ya ha comenzado.

El Confidencial

El que fuera gran delantero del Barcelona, entre otros clubes, entrevistó al técnico catalán para conocer sus impresiones sobre sus primeros meses en Inglaterra

En una entrevista concedida a ‘NBC’, el técnico catalán no tuvo reparos en asegurar que “no estaré entrenando con 60 o 65 años. He firmado tres años con el Manchester City y tal vez esté algún tiempo más en los banquillos, pero creo que se está aproximando el final de mi carrera como técnico, de eso estoy seguro”. Además, subrayó que “deseo pensar que el siguiente paso que dé en mi vida será mejor; de lo contrario, ya no estaré aquí”. “Lo haré cuando sienta eso, que es el final de mi carrera y creo que estoy un poco en este proceso”. “Cuando no entrene, estaré en un campo de golf; si me buscan, allí estaré con total seguridad”, bromeó. “El City será uno de mis últimos equipos. ¿Por qué? Porque así lo decido yo”, dijo tras el partido ante el Burnley para corroborar lo manifestado en el canal americano.

En este encuentro, el Manchester City se repuso a la tempranera expulsión de Fernandinho y derrotó con la mínima al modesto Burnley (2-1) para recuperar la tercera plaza de la Premier. La tercera tarjeta roja de la temporada del centrocampista brasileño -dos en Premier League y una en Liga de Campeones- fue esta vez por una dura entrada con los tacos por delante sobre Gudmundsson. La acción condicionó al City, que hasta bien entrada la segunda mitad no consiguió romper el férreo entramado defensivo de los ‘Clarets’.

En apenas cuatro minutos, del 58 al 62, los de casa, que llegaban al duelo tras caer en Anfield con el Liverpool (1-0), dejaron el partido prácticamente visto para sentencia: primero el lateral francés Gael Clichy con la derecha y después el argentino Kun Agüero -empezó el partido en el banquillo- fueron los encargados de ver portería para los de Pep. Descontó poco después, en el minuto 70, el defensa Ben Mee, dando alas a un Burnley que se fue arriba en busca del empate. Y cerca estuvo de conseguirlo en los instante finales, en una buena ocasión que no aprovechó Andre Gray. No se movió más el luminoso en el Etihad Stadium y el City se llevó un triunfo que le permite recuperar la tercera posición de la tabla, a falta de los partidos de Tottenham y Arsenal, frente a Chelsea y Bournemouth, respectivamente.

Un penalti en el tramo final del partido dejó al Liverpool si una victoria que ya rozaba (Reuters)Un penalti en el tramo final del partido dejó al Liverpool si una victoria que ya rozaba (Reuters)

Pinchazo del Liverpool

El Liverpool, que venía de imponerse en Anfield al City (1-0) para seguir soñando con pelear el título con el intratable Chelsea, sufrió un traspié inesperado en su visita al Sunderland, uno de los equipos que se mueven en la parte baja de la tabla. Mejor no pudo empezar el partido para los ‘reds’, cuando Sturridge abría el marcador superado el primer cuarto de hora. Apenas unos minutos después, un penalti transformado por Defoe igualaba la contienda. El partido se le complicaba a los de Klopp, pero Mané apareció salvador para poner el 1-2 en el marcador. Sin embargo, cuando el Liverpool ya acariciaba la victoria, un tonto penalti cometido por el último goleador de los forasteros permitió repetir a Defoe para establecer el 2-2 definitivo.

En otros partidos de la jornada, el Leicester empató (0-0) en su visita al Middlesbrough de Aitor Karanka. Mientras, el Everton de Ronald Koeman se impuso con cierta comodidad (3-0) al Southampton con goles de Enner Valencia, Baines y Lukaku. El West Bromwich Albion liquidó (3-1) en su propio estadio al Hull City, penúltimo en la Premier.

El Manchester United, gracias a los tantos de Juan Mata y Zlatan Ibrahimovic -el de éste último en claro fuera de juego-, derrotó este lunes en Londres a un West Ham muy perjudicado por los árbitros y encadenó su séptima victoria consecutiva en todas las competiciones. Los hombres de José Mourinho mantienen su paso firme en la Premier League (seis triunfos en línea) y hoy se llevaron, sin sufrir en exceso, tres valiosos puntos de la capital británica, que les permiten colocarse a tan solo un punto de los puestos de Liga de Campeones.

Fuente: ElConfidencial – Deportes