El dilema de Nacho y de un Real Madrid obligado a comprar un central

16.07.2016 – 05:00 H. Se pone en marcha el Real Madrid. Con la Undécima en la mano como legado del pasado ejercicio, Zidane arranca el motor del equipo ...

16.07.201605:00 H.

Se pone en marcha el Real Madrid. Con la Undécima en la mano como legado del pasado ejercicio, Zidane arranca el motor del equipo blanco este sábado con muchos asuntos sin resolver en cuanto a la confección de la plantilla se refiere. Con la única incorporación de Álvaro Morata -recomprado a la Juventus- y unas cuantas bajas, ya sea en forma final de contrato -Arbeloa-, de venta o cesión, quedan algunos capítulos por cerrar en un futuro próximo. Sin el galáctico de turno, por ahora, porque la Eurocopa de Francia no ha lanzado al estrellato a jugadores como Pogba o Hazard, toca esperar movimientos, aunque uno se producirá tarde o temprano. El fichaje de un central cobra vital importancia a la vista del actual plantel, según se desvela desde el interior del club. Y Nacho Fernández entra en juego. El canterano está en la encrucijada una vez más.

Nacho siempre fue reacio a abandonar el club blanco. Su protagonismo siempre fue secundario, muchas veces residual, y ya hace tiempo, antes de que acabara la pasada campaña, tuvo claro que cambiar de aires era inevitable. Y es que ningún entrenador, tampoco Zidane, ha confiado plenamente en el canterano, que ya considera que tiene que hacer las maletas si de verdad quiere crecer. Pese a su eterno rol complementario, Del Bosque se ha acordado de Nacho más de una vez. Tiene presente el jugador que sumando minutos en otra parte contará con muchas más opciones de aspirar a tener un puesto fijo en las convocatorias del futuro seleccionador. Si no se quita la camiseta blanca, sabe que ese objetivo será complicado de cumplir. Desde Italia se ha por hecha su marcha a la Roma, donde sería titular indiscutible.

En el Real Madrid sólo se dedican palabras elogiosas a Nacho, jugador que siempre trabajó como el que más, nunca se quejó pese a lo poco que jugó y siempre ofreció un rendimiento óptimo cuando el entrenador de turno necesitó de sus servicios. Hace unos días se pasó el defensa por la zona ejecutiva del Santiago Bernabéu para hablar sobre su futuro. Sabe que el club y Zinedine Zidane están encantados con él, pero también que de seguir en casa, continuará estando en segunda fila. Al acabar el pasado ejercicio, por primera vez tuvo claro que lo mejor es emprender una aventura en otra parte. Hasta ese momento, siempre estuvo empeñado en seguir en Madrid para cumplir el sueño de su vida, que no es otro que triunfar a lo grande en el Santiago Bernabéu. El problema también aparece en el horizonte del club si de centrales hablamos.

En la imagen, Raphael Varane (EFE)En la imagen, Raphael Varane (EFE)

La rodilla de Varane

El Real Madrid está obligado a contratar un zaguero de nivel, a la vista de lo que tiene y dándose por hecho que finalmente no podrá fichar en las ventanas del invierno 2016/2017 y el verano de 2017. Falta la resolución definitiva por parte de FIFA, pero el desenlace parece cantado. Primer caso. La categoría de Varane está fuera de toda duda, como también es cierto que sus problemas en la rodilla derecha no le han permitido jugar con asiduidad. En el interior del vestuario se sabe desde hace mucho tiempo que el francés no puede sumar de una vez un buen puñado de partidos con solvencia, y que tarde o temprano aparecen molestias o lesiones colaterales. Su nivel no se discute, pero el estado de la tocada rodilla preocupa, aunque los cuidados son máximos por parte de los fisios y de los servicios médicos.

La temporada recién acabada ha sido mucho más que notable en el caso de Pepe. El portugués firmó unos últimos meses de temporada de excelente calidad, siendo determinante para que el Real Madrid alzara la Undécima en Milán y Portugal ganara la primera Eurocopa de su historia. Con 33 años -cumple en febrero-, y un año por delante sin fichar, el club estima que es ahora cuando debe llegar un zaguero de categoría y que aporte juventud a esa demarcación. Con contrato en vigor hasta 2017, el club no descarta ampliarlo en uno a la vista de su buen rendimiento en el campo, pero en el Santiago Bernabéu se tiene presente que la edad de Pepe es un hándicap con vistas al futuro. 

Hace un año, cuando Sergio Ramos se planteó abandonar el Real Madrid, Florentino Pérez entendió que no podía dejar escapar al de Camas por muchas razones. Cedió ante las peticiones del jugador, que acabó saliéndose con la suya. Ya tiene 30 años y nadie duda de que seguirá siendo el auténtico líder de la zaga si le respetan las lesiones, cosa que no sucedió la pasada temporada y bien que lo notó el equipo. El club ha cedido a Jesús Vallejo (Eintracht de Fráncfort) y Diego Llorente (Málaga) confiando en que dentro de un año estén listos para ingresar en la primera plantilla. Pero como eso está por ver y lo que cuenta es el presente, Zidane necesita un ‘stopper’ de jerarquía para la exigente temporada -con Mundial de Clubes incluido- que se presenta por delante. ¿Cederá el Bayern con Alaba? ¿Se dará el paso con el rojiblanco Giménez? En próximas fechas, según se desliza desde el interior del club, Zidane tendrá un nuevo defensa bajo su mando.

Fuente: ElConfidencial – Deportes