El director del FBI niega ante el Congreso las supuestas escuchas de Obama a Trump

20.03.2017 – 16:13 H. – Actualizado: 1 H. El director del FBI, James Comey, ha confirmado por primera vez que la institución a la que representa está ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

20.03.201716:13 H. – Actualizado: 1 H.

El director del FBI, James Comey, ha confirmado por primera vez que la institución a la que representa está investigando la posible injerencia electoral rusa y los presuntos contactos entre el Kremlin y el equipo de campaña de Donald Trump. Tal y como ya había dicho anteriormente, Comey ha afirmado tener pruebas sobre los intentos rusos de influir en los resultados de las elecciones estadounidenses del pasado noviembre, que dieron la victoria a Trump. Sin embargo, ha asegurado no poder dar información específica sobre los contactos entre personas concretas del equipo de Trump y los hackers que irrumpieron en los servidores del Partido Demócrata, entre otras ciberagresiones.

Tanto Comey como el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Michael Rogers comparecen ante un comité de Inteligencia del Congreso sobre los posibles lazos de Trump con Rusia. Los dos han asegurado que, según lo investigado hasta ahora, los intentos rusos de interferir en las elecciones estadounidenses no habrían, sin embargo, alterado de forma significativa el voto en ninguno de los estados clave de EEUU, por lo que no cabría atribuir la victoria de Trump a dicha injerencia rusa.

Comey también ha afirmado que el FBI no tiene ninguna evidencia que respalde las afirmaciones de Trump de que su antecesor en la Casa Blanca Barack Obama ordenase espiarle durante la campaña. “No tengo información que apoye aquellos tuits, y hemos revisado cuidadosamente dentro del FBI”, ha dicho Comey, añadiendo que lo mismo sucede con el Departamento de Justicia. “¿Puede Obama ordenar unas escuchas”, se le ha preguntado al director del FBI. “Ningún presidente podría”, ha respondido.

El director del FBI James Comey durante su comparecencia (Reuters)El director del FBI James Comey durante su comparecencia (Reuters)

Rogers también ha negado categóricamente otra de las extrañas acusaciones de Trump: que fue el GCHQ (el equivalente británico de la NSA) el encargado de llevar a cabo dichas escuchas, algo que el Reino Unido calificó de “sinsentido” y “abiertamente ridículo”. Rogers ha confirmado que la acusación no tiene ningún sentido y que ha dañado la cooperación entre británicos y estadounidenses en este ámbito, aunque no la ha destruido.

“Sin comentarios”

No obstante, en muchos sentidos, la comparecencia de Comey ha sido decepcionante para los rivales de Trump. Cada vez que los senadores demócratas han tratado de arrastrarle a cuestiones marcadamente políticas (como el descubrimiento de los contactos entre el ex asesor de Seguridad Nacional del nuevo presidente, Michael Flynn, y el embajador ruso), el director del FBI ha rehusado contestar. “Sin comentarios” y “No puedo comentar eso” han sido dos frases constantes en su boca durante su intervención. Lo mismo ha sostenido ante las intervenciones y preguntas de destacados republicanos, que han tratado de llamar la atención sobre la cuestión de las filtraciones contrarias a Trump desde los diversos organismos de inteligencia.

De hecho, el propio Trump ha tratado de convertir los silencios reservados de Comey en una afirmación implícita sobre las supuestas acciones de Obama. Desde su cuenta presidencial, ha tuiteado: “El director del FBI Comey rechaza negar que informó al presidente Obama sobre las llamadas que hizo Michael Flynn a Rusia”. De este modo, da a entender una presunta connivencia entre su antecesor y el responsable del organismo, lo que pondría en cuestión su imparcialidad.

Esta mañana, el propio Trump había asegurado que toda la investigación obedece a una conspiración del Partido Demócrata. “Los Demócratas se inventaron y promovieron la historia rusa como excusa por haber hecho una campaña terrible. ¡Tenían una gran ventaja en el Colegio Electoral y perdieron!”, tuiteó.

También ha reiterado su acusación de que “el verdadero escándalo” es la filtración de información clasificada de inteligencia a los medios estadounidenses, y ha vuelto a tratar de acusar a su vez a los Demócratas de tener contactos con Rusia, a pesar de que todos los encuentros de los miembros de dicho partido con funcionarios rusos, a diferencia de los del personal del equipo de campaña de Trump (como el mencionado Michael Flynn o el fiscal general Jeff Sessions), fueron públicos y en el ejercicio de sus cargos.

Fuente: ElConfidencial.com