El español que ayuda a sus compatriotas a 'sobrevivir' al Brexit: “No puede ir a peor”

30.03.2017 – 18:12 H. El Brexit ya se ha activado. Los 3,5 millones de comunitarios que viven en suelo británico avanzan hacia lo desconocido y con el ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

30.03.201718:12 H.

El Brexit ya se ha activado. Los 3,5 millones de comunitarios que viven en suelo británico avanzan hacia lo desconocido y con el miedo de quedar en “el limbo más absoluto” si finalmente Londres se levanta de la mesa de negociaciones sin alcanzar acuerdo. “Preferimos no pacto a un mal pacto”, ha asegurado en más de una ocasión la ‘premier’ Theresa May. Sin embargo, David Casarejos está convencido que el “escenario no puede ir a peor”.

El vallisoletano lleva más de 19 años viviendo en Leeds y el pasado domingo logró que el Consulado español en Edimburgo aprobara su candidatura para formar un Consejo de Residentes en el Extranjero para el norte de Reino Unido, donde la prioridad absoluta ahora es dar soporte a todos los españoles que no saben qué va a pasar con su vida.

Según las cifras oficiales hay alrededor de 130.000, pero los expertos aseguran que el número es mucho mayor porque no todos se han registrado. Los consejos de residentes son órganos consultivos de las oficinas consulares y llevan décadas funcionando. Pero con el Brexit han cobrado todo el protagonismo, ya que nunca antes había existido en otro país europeo un escenario similar.

Nada puede ser peor de lo que hemos vivido en estos últimos meses, donde el estado de frustración ha llegado a puntos insospechados, se ha implantado la tolerancia al racismo y la esperanza de mantener los derechos sencillamente ha desaparecido”, explica a El Confidencial. “Sinceramente creo que ha llegado el momento de poner un poco de cordura a todo esto”, recalca.

¿Cómo vivir y trabajar en Reino Unido?

La pregunta: ¿y ahora qué? ¿Qué pasos hay que seguir para poder vivir y trabajar en Reino Unido? En este sentido, David está convencido de que finalmente se acordará una “especie de amnistía” para regular la situación de aquellos que llevan ya años viviendo en el país.

“En los últimos meses se han recibido por encima de las 35.000 solicitudes de permiso de residencia. En circunstancias normales, la respuesta llega en unas semanas. Ahora se está tardando seis meses. Con lo que los expertos han dicho que se tardaría entre 80 y 90 años en regular la situación de los 3,5 millones de comunitarios que ya estamos viviendo aquí”, matiza.

“Los expertos han dicho que se tardaría 80 años en regular la situación de los 3,5 millones de comunitarios”Como representante del Consejo de Residentes en el Extranjero, David estuvo reunido este miércoles con el embajador español Carlos Bastarreche para tratar todas estas cuestiones. “Desde la embajada ni nos aconsejaron sacarnos la residencia, ni nos desaconsejaron. Nosotros desde luego no vamos a animar a la gente que lo haga porque ahora mismo es un trámite que va cambiando. Antes era de 85 páginas y ahora lo han reducido. Nosotros sólo vamos a aconsejar sobre las cosas que sean claras y obligatorias”, asegura.

Alrededor del 30% de estas solicitudes está siendo rechazadas. Entre los problemas que se están encontrando los españoles, David cita, por ejemplo, las “sorpresas” que vienen ahora para muchas mujeres. “Para la residencia tienes que haber trabajado de forma ininterrumpida por cinco años. Pero muchas mujeres han dejado de trabajar por un tiempo para cuidar de sus hijos. Y ahora les dicen que debían haber tenido un seguro médico privado”, explica.

La cuestión es que no todos los españoles llevan al menos cinco años viviendo en el país para solicitar el permiso. Muchos de ellos acaban de llegar, otros llevan tan sólo unos meses y el Consejo de Consejo de Residentes en el Extranjero quiere representar a todos los casos.

“Lo que pedimos al Gobierno británico es que no seamos moneda de cambio y que nos traten con la dignidad que nos merecemos. Estamos añadiendo valor a la sociedad sin pedir nada a cambio”, explica. “Yo que llevo 19 años en este país, que estoy completamente integrado en mi comunidad, que hago voluntariados con mis hijos en el colegio, ¿por qué ahora debo perder mi estatus de ciudadano?”, se pregunta.

Un hombre con la Union Jack celebra en un pub proBrexit la activación del Artículo 50. (Reuters) Un hombre con la Union Jack celebra en un pub proBrexit la activación del Artículo 50. (Reuters)

Cuando se conoció el triunfo del Brexit, primero llegó la “decepción” y luego la “frustración” por cómo se empezó a gestionar el proceso. Porque a día de hoy, David sigue estando convencido de que todo ha sido “fraudulento”. “Primero por la campaña. Los que abogaban por la salida se pasaron meses diciendo que con el dinero que se podía ahorrar saliendo del bloque se podía construir un hospital cada semana. Pero luego el día que salió el Brexit, Nigel Farage (exlíder del UKIP) reconoció que esto no era exactamente así y aquí no pasa nada”, explica.

“Luego hay que destacar que el referéndum no era vinculante. Y la gente fue a votar con esa premisa. Yo mismo tengo muchos amigos que votaron por la salida como voto castigo a los políticos, pero jamás pensaron que eso iba a suponer todo lo que ha supuesto”, matiza.

Celia Maza. Londres

Los responsables de las plataformas que representan a comunitarios viviendo en UK y británicos repartidos por la UE se reunieron con el responsable de Bruselas para las negociaciones del Brexit

Y luego está la cuestión del perfil que votó por el Brexit. “La mayorías fueron personas mayores de 70 años. Se han hecho cálculos con las tasas de mortalidad al año de esta franja de población que fallecen por causas naturales y extrapolándolo se ha llegado a la conclusión de que alrededor de 120.000 personas que votaron por la salida han muerto desde el pasado mes de junio. Es muy triste que las personas mayores que ya no van a vivir las consecuencias del Brexit, hayan negado un futuro en la UE a las nuevas generaciones”, matiza.

Como todos los españoles, a David le parece ahora una “pesadilla” enfrentarse a todos los papeleos que vendrán por delante. Aunque para él, “más que la burocracia” le apena el ambiente que se ha creado. “Muchos se ven amparados ahora para mostrar una xenofobia que estaba escondida. Tengo amigos que incluso han dejado de hablar a sus hijos en español por la calle para evitar problemas. ¿Pero dónde vamos a llegar? Yo todo lo contrario, les hablo en español para demostrarles que los racistas son los que están haciendo las cosas mal”, afirma.

El problema es que muchos británicos no saben hasta qué punto depende el Reino Unido de los inmigrantes. David comenta, por ejemplo, el caso de Juan Ávila, cordobés residente en Leeds, que lleva desde 1991 en Reino Unido. Dirige la compañía veterinaria Eville & Jones que certifica la carne producida en los mataderos de todo el país. En su empresa hay 500 empleados, solo dos son británicos. Hay 180 españoles. Por lo que se puede decir que un tercio de la carne que se produce en el país es aprobada y certificada por veterinarios españoles.

Fuente: ElConfidencial.com