El 'establishment' se vuelca con Rubio para enterrar a Trump en New Hampshire

03.02.2016 – 16:14 H. – Actualizado: 1 H. Después de destrozar los sondeos de intención de voto en Iowa, Marco Rubio quiere hacer historia. El ...

03.02.201616:14 H. – Actualizado: 1 H.

Después de destrozar los sondeos de intención de voto en Iowa, Marco Rubio quiere hacer historia. El senador de raíces cubanas ha emergido como el candidato predilecto de la corriente mayoritaria entre los republicanos y ya se describe a sí mismo como la mejor oportunidad del ‘Viejo Partido’ para reconquistar la Casa Blanca. Mientras, animados por la inesperada derrota del magnate Donald Trump, líderes conservadores y los candidatos rivales se han lanzado agresivamente contra el multimillonario en un intento por reducir su amplia ventaja en las encuestas para la segunda cita, los caucus de New Hampshire. Cosechar su segunda derrota consecutiva supondría un grave revés para Trump.

El senador por Texas Ted Cruz, ganador en Iowa, ha convertido a Trump en objeto de sus burlas por haberle atacado con vehemencia durante la campaña para, después, quedar en segunda posición. Jeb Bush ha emitido un anuncio electoral en el que define a Trump como un hombre “profundamente inseguro y débil”. El gobernador Chris Christie ha inventado un nuevo apodo para el magnate: “Trump, el Magnífico“. Y el exgobernador de New Hampshire John H. Sununu, una eminencia en el Partido Republicano, califica al multimillonario como un “perdedor” con un amplio historial de quiebras empresariales a sus espaldas.

Por primera vez, los líderes republicanos que se oponen a la candidatura de Trump han declarado que New Hampshire supone una oportunidad para frenar el empuje arrollador del multimillonario. El ‘establishment’ del partido cierra filas en torno a un puñado de candidatos -especialmente Rubio, según varios analistas- y Trump se enfrenta a nuevas amenazas desde la derecha.

Trump anima a simpatizantes durante un acto de campaña en Tulsa, Oklahoma. (Reuters)Trump anima a simpatizantes durante un acto de campaña en Tulsa, Oklahoma. (Reuters)

Por el momento, el magnate sigue como favorito. Una encuesta difundida el domingo le otorgaba 38 puntos porcentuales, mientras que Rubio se llevaba diez, según el diario ‘The Washington Post’. No obstante, el legislador hispano ha logrado en Iowa atraer la atención de los medios… y de los donantes. Dos claves que pueden cambiarlo todo. Los analistas norteamericanos coinciden: Rubio se sitúa como el potencial candidato de consenso frente a la radicalidad de Cruz y Trump, el hombre que aglutina a los votantes más reacios a los experimentos políticos.

Sin embargo, el senador de 44 años se enfrenta a rivales poderosos, respaldados como él por medios de comunicación, cargos electos y firmas financieras. Tanto Jeb Bush como Chris Christie y el gobernador de Ohio John Kasich obtendrán probablemente un mejor resultado en New Hampshire y rivalizarán con Rubio para convertirse en el favorito del ‘establishment’.

El joven legislador y Cruz se han desplazado a New Hampshire ahora que la carrera para las elecciones de noviembre encara su segunda batalla por la nominación. Frente a frente con sus simpatizantes, Cruz se comparó con el expresidente Ronald Reagan, instando al estado a que ayude a asegurar su nominación con una victoria el 9 de febrero. El senador por Texas venció en Iowa con el apoyo del voto evangélico, pero podría tenerlo más difícil en New Hampshire, donde los votantes republicanos son más seculares y tienen una visión más libertaria.

Fuente: ElConfidencial.com