El expresidente egipcio Mohamed Mursi, condenado a muerte

El expresidente egipcio, Mohamed Mursi, fue condenado a muerte de forma provisional por el caso de la fuga de una prisión durante la revolución de 2011, ...

El expresidente egipcio, Mohamed Mursi, fue condenado a muerte de forma provisional por el caso de la fuga de una prisión durante la revolución de 2011, que derrocó al entonces mandatario Hosni Mubarak, informó a Efe una fuente judicial. El fallo será remitido al muftí, máxima autoridad religiosa del país, que emitirá un dictamen no vinculante, antes de que el tribunal pronuncie el fallo definitivo el próximo 2 de junio. Ese mismo día, el Tribunal Penal de El Cairo dictará también su sentencia contra Mursi en el caso de espionaje y colaboración con el movimiento palestino Hamás, en el que también está acusado.

En ese caso de espionaje, este mismo sábado ya han sido condenados a muerte de forma provisional el líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, el número dos de la cofradía, Jairat al Shater y su hijo, así como el miembro de su ejecutiva Mohamed Beltagui. También fueron sentenciados a la pena capital por espionaje el presidente del brazo político de la Hermandad, Saad Katatni, su vicepresidente, Esam al Erian, y el destacado predicador islamista Yusuf al Qaradaui, que fue juzgado en rebeldía.

El exmandatario Mursi, junto con otros líderes de Hermanos Musulmanes, escaparon de la prisión de Wadi al Natrun el 28 de enero de 2011, después de que ésta fuera rodeada por otros dirigentes de la organización durante los 18 días que duró el levantamiento que derrocó a Hosni Mubarak.

Partidarios de Mursi se manifestaron en 2012 cuando fue condenado a 20 años en un juicio anterior. (Reuters)Partidarios de Mursi se manifestaron en 2012 cuando fue condenado a 20 años en un juicio anterior. (Reuters)

Sobre Mursi pesa ya una condena a 20 años de cárcel por ordenar el arresto y la tortura de manifestantes durante los últimos días de su mandato, en julio de 2013, antes del golpe de estado militar que acabó con su presidencia. Junto al expresidente han recibido la misma condena otros 105 miembros de la organización islámica, una de las más importantes del mundo, a la que perteneció en sus inicios antes de desvincularse parcialmente de ella para iniciar su carrera hacia la Presidencia del país.

El exmandatario, que continúa defendiendo que es el “presidente legítimo” de Egipto, fue depuesto el 3 de julio de 2013 en un golpe militar liderado por el entonces jefe del Ejército y actual presidente, Abdelfatah al Sisi, tras varios días de multitudinarias protestas. Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades han perseguido a los simpatizantes, integrantes y líderes de los Hermanos Musulmanes, declarados grupo terrorista. 

Amnistía Internacional habla de “farsa”

La organización internacional Amnistía Internacional (AI) ha condenado la pena de muerte provisional impuesta y ha tachado su juicio de “farsa”. En un comunicado, AI ha afirmado que esta condena “muestra el deplorable estado del sistema judicial del país”. “Condenar a Mohamed Mursi a muerte después de juicios masivos e injustos muestra una completa desconsideración de los derechos humanos“, ha dicho en la nota el subdirector de AI para Oriente Medio y el Norte de África, Said Bumeduha, que ha añadido que “sus juicios fueron menospreciados antes de que pusiera un pie en el tribunal”.

El líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, en el centro, también condenado. (Reuters)El líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, en el centro, también condenado. (Reuters)

El responsable humanitario ha denunciado también el hecho de que Mursi estuviera incomunicado durante meses sin supervisión judicial y que no tuviera un abogado que le representara durante las investigaciones. Según Bumeduha, esta situación convierte estos juicios en una “farsa basada en procedimientos nulos”.

Según el comunicado, las autoridades judiciales egipcias deberían desestimar todas las pruebas que fueron obtenidas durante el periodo en el que Mursi u otros detenidos “fueron sometidos a una desaparición forzosa”. Además, la organización ha pedido la liberación del exmandatario o la repetición del proceso en un tribunal civil con un juicio justo. Asimismo, ha demandado que se retiren los cargos por haber escapado de la cárcel de Wadi Natrun ya que “entonces a Mursi le fue aplicada una detención administrativa, bajo un estado de emergencia y sin una orden judicial de detención”.

“La pena de muerte se ha convertido en la herramienta favorita de las autoridades egipcias para deshacerse de la oposición política”, ha añadido Bumeduha.

Fuente: ElConfidencial.com