El FBI investiga a asesores de Trump por sus contactos con la inteligencia rusa

15.02.2017 – 05:53 H. – Actualizado: 1 H. ¿Mantuvieron asesores de la campaña presidencial de Donald Trump y otros de sus colaboradores más próximos ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,90

15.02.201705:53 H. – Actualizado: 1 H.

¿Mantuvieron asesores de la campaña presidencial de Donald Trump y otros de sus colaboradores más próximos “reiterados contactos” con agentes de la inteligencia rusa durante el año previo a las elecciones a la Casa Blanca? Así lo ha asegurado este martes el periódico “The New York Times”. El rotativo neoyorquino citó a cuatro funcionarios y exfuncionarios bajo condición de anonimato que revelaron registros telefónicos y llamadas interceptadas entre los asesores del ahora presidente y los agentes de la inteligencia rusa, un extremo que Trump siempre ha negado que ocurriese.

El presidente estadounidense, de hecho, ha calificado de absurdas las informaciones, y ha atacado de nuevo a los medios por sus “teorías de la conspiración”. “Este sinsentido de la conexión rusa es simplemente un intento de encubrir los muchos errores cometidos en la campaña perdedora de Hillary Clinton”, dijo Trump en un tuit acerca de la que fue su rival demócrata en las elecciones del pasado noviembre. En otro tuit, afirmó que “los falsos medios de comunicación se vuelven locos con sus teorías de la conspiración y odio ciego“, al mencionar específicamente a las cadenas CNN y MSNBC.

Trump, además, ha arremetido contra el hecho de que se esté facilitando a los medios de comunicación información de inteligencia contraria a sus intereses. “Aquí el verdadero escándalo es que información clasificada está siendo hecha pública por ‘la inteligencia‘ como si fuesen dulces. ¡Es tan antiamericano!”, ha tuiteado, poco antes de añadir: “Se le está dando información de forma ilegal a los fallidos New York Times y Washington Post por parte de la comunidad de inteligencia (¿la NSA y el FBI?). Igual que Rusia”.

Aunque las llamadas fueron frecuentes y en ocasiones también involucraron a funcionarios del Kremlin, las fuentes citadas por “The New York Times” no hallaron pruebas de que esos contactos derivaran en los “hackeos” a la campaña de Hillary Clinton y al Partido Demócrata, de los que la inteligencia de EE.UU. culpa a Rusia. Las fuentes del rotativo neoyorquino no revelaron el contenido de las llamadas ni los agentes rusos que las protagonizaron, tampoco los asesores de Trump vinculados en el caso con la excepción de Paul Manafort, quien fue jefe de la campaña hasta que le salpicó un escándalo de financiación irregular en Ucrania.

D. Iriarte

Por la revelación de que, poco antes antes de la toma de posesión del nuevo Gobierno, habló con el embajador ruso en Washington sobre la posibilidad de levantar las sanciones contra Rusia

Manafort negó estas informaciones del rotativo neoyorquino: “Esto es absurdo. No tengo ni idea de a qué se está refiriendo. Nunca he hablado conscientemente con oficiales de inteligencia rusos, y nunca he tenido nada que ver con el Gobierno ruso”. La relación de la campaña de Trump con la Rusia de Vladimir Putin se cernió sobre los comicios a la Casa Blanca en todo momento ya que los demócratas consideraron que el Kremlin trató de ayudar al empresario neoyorquino a llegar al poder con sus “hackeos”.

La filtración publicada forma parte de la investigación que lidera el Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) a los vínculos entre los asesores de Trump y el Kremlin, así como al “hackeo” de información al aparato demócrata y a la campaña de Clinton. Según los funcionarios citados, el FBI ha obtenido registros bancarios, registros de viajes y ha examinado de cerca a al menos tres colaboradores del presidente, que como Manafort han negado cualquier tipo de relación con el Kremlin.

“The New York Times” puntualizó, sin embargo, que muchos de los colaboradores de Trump tienen negocios en Rusia y Ucrania y que es habitual que empresarios entren en contacto con agentes de la inteligencia que a veces trabajan de encubierto en esos países.

Fuente: ElConfidencial.com