El incendio que provocó Del Bosque, un marrón extra para el nuevo seleccionador

03.07.2016 – 05:00 H. El mensaje circuló a la velocidad de la luz. “Ya me he encargado yo del asunto”, vino a trasladar la directora de la Selección a ...

03.07.201605:00 H.

El mensaje circuló a la velocidad de la luz. “Ya me he encargado yo del asunto”, vino a trasladar la directora de la Selección a diferentes empleados de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) este pasado viernes, cuando el fuego se expandía sin control por todos los rincones. “Como siempre…”, sólo le faltó añadir. María José Claramunt sacó pecho ante varios compañeros para poner en valor su gestión de la crisis abierta, después de que Del Bosque incendiara el fútbol patrio cargando con total crudeza contra Iker Casillas. Lo que ha quedado claro es que no todo es tan idílico en el interior del equipo. Muchos asuntos deberá resolver el futuro entrenador del equipo nacional.

“Creo que en las próximas fechas lo arreglaremos; según Iker Casillas, no le hemos tratado bien”, dijo en ‘RAC1’ Del Bosque este pasado viernes. Como directora de la Selección, Claramunt sacó la manguera de inmediato porque su cargo así lo exigía. Cercana con Casillas y totalmente distanciada del aún seleccionador, tardó lo justo en tranquilizar a diferentes compañeros de la RFEF, comunicándoles que el gran problema estaba controlado, prácticamente resuelto. Será en los próximos días cuando se sepa si sus gestiones han dado el fruto apetecido. En cualquier caso, el inmediato sucesor de Vicente tiene mucho trabajo por delante que realizar. Muchos marrones en el horizonte…

K.M.

El seleccionador negó que Iker le dijera que no quería jugar contra Croacia, y es cierto, porque no habló con él y Casillas no se negó, sino que declinó hacerlo en favor de De Gea

Ver artículo

La realidad es que el futuro seleccionador nacional se va a encontrar un escenario cargado de tensión y con muchas cuestiones a resolver o cambiar. Joaquín Caparrós apunta claramente a un cargo que está vacante a falta de confirmación oficial, dado que Del Bosque ya ha dejado claro que su etapa ha concluido de manera definitiva. Por el momento lo que sucederá con Iker Casillas está por ver, si anunciará su despedida de la Selección o si el nuevo responsable le jubila, o no, cuando dé la lista para el partido España-Liechtenstein del próximo 5 de septiembre, fecha en la que arranca la carrera por estar en el Mundial de Rusia.

Las relaciones entre Del Bosque e Iker Casillas atraviesan un momento delicado (EFE)Las relaciones entre Del Bosque e Iker Casillas atraviesan un momento delicado (EFE)

Tensión interna

Si es el elegido finalmente, como parece, Joaquín Caparrós deberá tomar decisiones, fundamentalmente sobre el funcionamiento y gestión interna del equipo nacional. En este punto, la figura de la directora vuelve a aparecer en escena. Del Bosque nunca se ha sentido cómodo trabajando con Claramunt, todo lo contrario. Siempre ha estimado que asume demasiadas competencias, aunque lo que le ha hecho torcer el gesto una y mil veces es su cercanía con algunos futbolistas. Cuando en su día quedó en una posición de debilidad, se arrimó a Villar y Padrón para mantener su estatus. ¿Permitirá Caparrós -o quien sea- que la directora le susurre al oído qué decisiones tomar sobre este o aquel jugador?

Muchas cuestiones han provocado encendidos debates y discusiones en el interior de la Roja,​ casi siempre con su directora como protagonista. Con el paso del tiempo ha ido asumiendo diversas funciones de diferentes ámbitos. Desde la comunicación de los jugadores al reparto de las entradas de los partidos; en este último caso, esta labor siempre fue competencia de Silvia Dorschnerova, delegada del equipo. El nombramiento en 2014 de Esther Gascón como directora general de la RFEF iba a suponer, a priori, que Claramunt perdiera poder, pero con el tiempo no ha sucedido. La tensión entre ambas ejecutivas es creciente, según se comenta desde el interior de la RFEF.

Alonso Castilla

Terremoto en el interior de la Selección con una guerra abierta entre Del Bosque y Casillas. Las relaciones entre ambos han quedado fracturadas. Un divorcio que se veía venir

Ver artículo

Tras la tempestad provocada por sus palabras en ‘El Larguero’ de la ‘Cadena Ser’, queda por ver qué sucederá con Del Bosque. En 2013 afirmó -y finalmente no cumplió- que “mi última responsabilidad como seleccionador nacional será en el Mundial de Brasil”, recalcando que “tal vez en el futuro pueda seguir ligado a la Federación cumpliendo funciones de representatividad”. En breve se sabrá si mantiene su rol de empleado federativo, igual que está por ver lo que sucede con sus asistentes. Sobre todo los dos más cercanos, Toni Grande y Javier Miñano. Éste último, preparador físico, espera continuar ligado a la RFEF. El futuro seleccionador tendrá que exponer su parecer, pues es obvio que querrá aterrizar junto a personas de su confianza.

La comunicación interna será uno de los espinosos asuntos que deberá afrontar el sustituto de Del Bosque. Muchos jugadores expresan en privado que en este punto esperaban mucho más del técnico salmantino. Sobre todo esos que fueron protagonistas durante la fase clasificatoria para la Eurocopa de Francia y que en el último momento se quedaron cortados. Lamentan no haber recibido una llamada después de haber sido actores principales durante meses, recibiendo silencio después de conocerse la lista definitiva para el torneo. Más de uno reconoce su profunda decepción por el trato recibido por parte del seleccionador nacional. Una simple y breve comunicación, estiman, no hubiera estado de más. Un simple detalle, un gesto…

Fuente: ElConfidencial – Deportes