El indisciplinado James tiene (hoy) los días contados en el Real Madrid

09.03.2016 – 05:00 H. El 27 de febrero, el madridista se sacudió como pudo el frío y con el dolor de la derrota arañándole el alma, salió a toda prisa en ...

09.03.201605:00 H.

El 27 de febrero, el madridista se sacudió como pudo el frío y con el dolor de la derrota arañándole el alma, salió a toda prisa en dirección a casa. El madridista de a pie volvía a ver cómo su equipo era de nuevo volteado por el Atlético del Cholo Simeone. El madridismo no está para fiestas. El Real Madrid parece siempre en el mismo sitio y sus estrellas no tienen fuerza para tirar del carro. El más señalado es James Rodríguez. El Real Madrid ha perdido la paciencia con él y ha decidido mover ficha. La continuidad del colombiano -gol y discreta actuación ante la Roma- en el club, a día de hoy, es imposible.

1 de marzo. Jorge Mendes, agente del ramillete de jugadores más prestigioso del mundo, se encuentra en la T-4 madrileña esperando un vuelo para viajar a Londres, donde tiene su oficina y le aguarda, entre otros, José Mourinho. El magnate portugués recibe en su celular la llamada de José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid y mano derecha de Florentino Pérez. En principio, el directivo madridista le insta al portugués a personarse en las oficinas del club con carácter de urgencia, pero Mendes le convence de la imposibilidad de modificar su agenda. Por ello, Sánchez y Mendes hablan largo y tendido por teléfono. El tono del madridista es grave. Un solo nombre sale en la conversación: James Rodríguez. Un solo tema: su indisciplina. Su, al decir de los madridistas, nula profesionalidad.

El director general de los blancos, que en los últimos meses es el interlocutor de Jorge Mendes (los lazos entre el portugués y Florentino Pérez quedaron seriamente deteriorados tras el no fichaje de David de Gea), relató con todo lujo de detalles al agente de futbolistas el último caso protagonizado por James. Tras una (otra) pésima actuación en el derbi madrileño, el 10 del Real Madrid se ‘enclaustró’ en una conocida discoteca de la ciudad y de allí no salió hasta las tres de la madrugada del domingo. James ‘celebró’ a su manera la derrota de su equipo.

James Rodríguez fue largamente silbado por la afición por su pésimo partido ante el Atlético (Cordon Press)James Rodríguez fue largamente silbado por la afición por su pésimo partido ante el Atlético (Cordon Press)

Expediente y multa

Jorge Mendes, abrumado, dio el visto bueno a la actuación del club en el ‘caso James‘. Le han anunciado que al internacional colombiano se le ha abierto expediente y deberá atenerse a las consecuencias. De momento, se le ha impuesto una multa cuya cuantía no ha salido a la luz, aunque se deduce que podría ser fuerte. Y, aunque no ha sido apartado del equipo, jugó frente al Levante pero no disputó un minuto en el partido ante el Celta.

Zinedine Zidane, el técnico, se enfadó sobremanera cuando se enteró de la nueva indisciplina de James Rodríguez, un futbolista de enorme potencial que en su segunda temporada como madridista ha dado un espectacular bajón. Tras la derrota frente al Atlético, Zidane, que se juega su prestigio y es consciente de encontrarse en el momento clave de su carrera como entrenador, habló a los suyos y les hizo ver que la actitud de algunos jugadores en la cancha había estado muy por debajo de lo que se les podía exigir. James no debió sentirse aludido porque se vistió y en compañía de varios amigos se dirigió a la discoteca de moda para relajar tensiones…

El internacional se encuentra en el centro del huracán. El entrenador, una vez conocida la grave indisciplina, ha tomado buena nota. Zidane siempre fue un paraguas protector de James, pero ahora no le temblará el pulso a la hora de los cambios. Dice uno de sus ayudantes que Zizou será justo con los que trabajan e implacable con los que rompen la armonía. En el lado opuesto se encuentran Casimiro y Lucas Vázquez, que apenas contaban y han dado un aire fresco al equipo. Hasta el propio Cristiano Ronaldo, en el centro de las iras de los aficionados, ha dado cerrojazo al debate con lo que mejor sabe: goles. Cristiano Ronaldo, que no piensa hablar con la prensa hasta final de temporada, sí se ha echado el equipo a la espalda. James tiene los días contados, y Jorge Mendes ya sabe lo que piensan en el Madrid. Mucho tendrá que correr y rendir el colombiano para revertir la situación. El tiempo se le agota.

Fuente: ElConfidencial – Deportes