El Kun marca 5 goles pero Mou fue el 'puto amo': “Si me quieren echar, que lo hagan…”

Apenas celebró el primer gol. Posiblemente estuviera mosqueado consigo mismo y con su equipo por la mala tarde que estaban firmando. El Newcastle, hundido ...

Apenas celebró el primer gol. Posiblemente estuviera mosqueado consigo mismo y con su equipo por la mala tarde que estaban firmando. El Newcastle, hundido en la tabla de la Premier League, se estaba imponiendo en el Etihad Stadium. El Manchester City estaba sucumbiendo hasta que instantes antes del descanso, en el minuto 42 del primer período, apareció el Kun Agüero para poner paz en casa. Lo que vino a continuación fue una brutal avalancha del argentino, que firmó cuatro tantos más en los primeros 17 minutos del segundo acto. La derrota en casa del Chelsea fue la otra gran noticia de la jornada. El equipo de Mourinho está en ruinas… Un técnico que ante los medios volvió a ser el ‘puto amo’, como le calificó hace mucho Guardiola, al ensalzar cómo se desenvuelve el portugués ante la prensa.

La dicha del jugador argentino era proporcionalmente inversa a la tristeza de un Mourinho muy tocado. En sus primeros 99 partidos como entrenador del Chelsea en Stamford Bridge, sólo perdió una vez; por contra, ha sufrido dos derrotas en los últimos tres encuentros que ha jugado como local en Londres. Un panorama desolador. El diseño de la plantilla, a día de hoy, parece haber fallado, igual que muchos jugadores que la pasada temporada estuvieron imperiales, ahora son auténticos desconocidos. Ahí están los casos de Terry, Cesc, Diego Costa… Ninguno de ellos está dando la talla. El que sí la dio, la nota, fue Mourinho un día más.

Por supuesto, Mourinho quiso quitarle al Kun el protagonismo cuando se plantó delante de un micrófono, en este caso de ‘Sky Sports’, tras el partido. Lanzó un órdago en toda regla a Roman Abramovich, al hablar sin problemas de un posible cese. “Si el club me quiere echar, que lo haga, pero yo no voy a escapar, no me voy a ir”. “Los árbitros tienen miedo a la hora de tomar decisiones con el Chelsea; en este partido, por ejemplo, no nos señalaron un penalti”, justificó, para explicar que “si me quiere castigar la federación, que lo haga, pero ellos no lo hacen con otros técnicos. Penaltis claros no son señalados, incluso en la Champions League”.

“Es difícil pensar en ganar el campeonato en esta situación -el Chelsea está a 10 puntos del City-, pero estoy convencido de que acabaremos entre los cuatro primeros”, dijo, para añadir que “estamos en un momento crucial de la historia del club, pues si me echan, destituirán al mejor entrenador que jamás ha tenido el Chelsea”. “El mensaje que quiero mandar es que los resultados son culpa del entrenador, pero este es el momento de que todos asuman su responsabilidad y estar todos unidos, jugadores y algunas personas de club”, apuntó.

Debacle en Stamford Bridge

Drama en Londres con la derrota del Chelsea. El equipo de Mourinho sigue en picado, cayendo semana tras semana. Dejando al margen las palabras del luso, parece que ha perdido el control del equipo, que sumó una nueva derrota, esta vez en su propio estadio ante el Southampton de Koeman. Un nuevo ridículo del equipo londinense, con muchos frentes a nivel interno y con un entrenador que no consigue frenar la sangría. Por algo, como reconoció el viernes, está viviendo sus peores momentos el portugués.

En Stamford Bridge no empezaron nada mal las cosas para el Chelsea, pues a los 10 minutos Willian abría el marcador. El asunto es que el equipo ‘blue’ no tiene nada que ver con el de la pasada temporada; su fortaleza defensiva ha desaparecido y por eso terminó derrumbándose. Encima, se encontró con un rival que firmó un gran partido, y comenzó a ganarlo poco antes del descanso, cuando Steven Davis firmaba el empate. En el segundo acto llegó la debacle para el Chelsea. Sadio Mane adelantaba en el marcador a su equipo y minutos después Graziano Pelle sellaba el tercer gol del Southampton. El Chelsea terminó sellando una ridícula actuación…

Clase especial

A muchos kilómetros de Londres el panorama era diferente. El Kun Agüero casi supera a Lewandowski, que hace unos días marcó cinco goles en apenas 10 minutos en un partido que enfrentó al Bayern contra el Wolfsburgo en el Allianz Arena. El Newcastle acabó siendo fulminado por la apisonadora argentina, en estado de gracia en esta ocasión. Entre el tercero y el cuarto del genio sudamericano se coló De Bruyne para unirse a la borrachera de goles de su compañero. La grada del Etihad Stadium asistía extasiada a la exhibición del delantero, más que ídolo para la masa social del Manchester City.

Sus compañeros no se lo creían. Se captó a Jesús Navas con una mano tocándose la frente, sorprendido y casi sin creerse que su compañero hubiera firmado en unos minutos tan descomunal festival goleador. En el minuto 66, y con fechas FIFA -Ecuador y Paraguay esperan a Argentina- a la vista, Manuel Pellegrini retiró del terreno de juego al bárbaro Agüero. Bony ingresaba en el campo mientras los casi 54.000 espectadores que poblaban las gradas del estadio despedían al menudo jugador como si de un dios se tratara.

Después del vendaval llegó la calma. El partido entró en otra fase más relajada, con el personal recordando la descomunal actuación del argentino. El Manchester City dejó de acelerar, fue bajando el ritmo y finalmente el 6-1 permaneció inalterable. El equipo de Pellegrini toma oxígeno con este triunfo, después de sufrir más de un tropiezo en la Premier League en los últimso tiempos, lo que permitió que su vecino, el ManU de Van Gaal, se encaramara a primera posición.

“Muy feliz por los cinco goles y por el triunfo. Y gracias a todos por tan lindos mensajes y tanto apoyo ¡Vamos City!”, escribió el gran protagonista del partido. Mientras, Manuel Pellegrini destacaba tras el mismo que “el Kun es de una clase diferente, es diferente a otros ‘killers’… En otros partidos dispuso de ocasiones, pero no tuvo fortuna cara al gol; en esta oportunidad ha estado como es habitual en él”, explicando sobre las razones de su sustitución que “tuvo algunas molestias y fue tratado en el descanso, por lo que no quise correr riesgos”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes