El Leicester, investigado por supuestas trampas para cumplir con el fair play

12.04.2016 – 17:44 H. Los cuentos de hadas ya no suceden como se cuenta en las fábulas escritas para niños, o al menos contadas a estos para que ...

12.04.201617:44 H.

Los cuentos de hadas ya no suceden como se cuenta en las fábulas escritas para niños, o al menos contadas a estos para que encontraran fácilmente el sueño ya en la cuna. Quizá no hayan sucedido así nunca, sino que se recreaba la realidad para hacerla parecer maravillosa. Hoy en día, una de las historias más emocionantes, increíbles y sobrecogedoras del mundo del fútbol es cómo un club modesto, que nunca había hecho nada, va a ganar la Premier League de los multimillonarios. Sin embargo, como cuenta ‘The Guardian’, el Leicester pudo hacer trampas económicas hace dos temporadas, de las cuales se han estado beneficiando hasta ahora.

Según informa el diario británico, el Leicester City lleva tiempo siendo investigado por la Football League, la organizadora de las divisiones inmediatamente inferiores a la Premier League, por haber incumplido supuestamente el fair play‘ financiero durante la temporada 2013-14, el curso futbolístico en el que lograron el ascenso a la máxima categoría inglesa. 

Todo se remonta a un acuerdo en enero de 2014 entre el propio Leicester y una compañía llamada Trestellar Ltd, por la cual ésta se encargaba de promocionar al club tanto en el Reino Unido y en el sudeste asiático. Este acuerdo proporcionó al Leicester un incremento de 11 millones de libras en los ingresos por esponsorización y comercialización de su marca, lo cual hacía reducir drásticamente las pérdidas de 34 millones de libras del año anterior. Y según explica el club en sus cuentas de la 2014-15, Trestellar vendió a King Power, los dueños del Leicester, los principales patrocinios, como el nombre en la camiseta y el bautizo del estadio.

Mahrez fue fichado en la época del 'chanchullo' (EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA).Mahrez fue fichado en la época del ‘chanchullo’ (EFE/EPA/FACUNDO ARRIZABALAGA).

Es decir, una empresa creada un año antes que no tiene web ni número de telefono por los hijos de Dave Richards, expresidente de la Premier League, que tenía importantes contactos con los dueños tailandeses del Leicester (y que estuvo cerca de presidir el club en 2013) y el anterior dueño del Manchester City, Thaksin Shinawatra, pagó al club por los derechos de explotación de su marca y un tiempo después, vendió esos derechos a los mismos dueños del club. Además, la sede social de esa empresa coincide con una papelería regentada por Dave Richards junior, uno de los hijos del ya mencionado.

Este acuerdo hizo que los ingresos por patrocinio pasaran de poco más de 5 millones a 16 millones de libras, lo que hizo disminuir las pérdidas de manera drástica. De no haberse producido esa reducción del gasto a menos de 8 millones, la Football League habría tenido que multar sustanciosamente al club por incumplir el ‘fair play‘ financiero. Lo que se sospecha es, por tanto, que el propietario del Leicester, el multimillonario tailandés Vichai Srivaddhanaprabha, inyectó dinero a su club indirectamente a través de una empresa fantasma.

Esto evidentemente ha sacado de sus casillas a varios clubes de la segunda división inglesa, los cuales denuncian que ellos tuvieron que rebajar los salarios de sus jugadores para adaptarse a las medidas de la liga, mientras el Leicester aumentó el gasto, fichó jugadores (como su actual estrella, Riyad Mahrez), ascendió y aún no ha recibido ningún tipo de sanción por ello. Según las reglas del fair play financiero de la Football League, si se confirma que el Leicester lo hubiera incumplido, se le sancionaría con la imposibilidad de fichar y se le multaría con un “impuesto de Fair Play“, de unos 22 millones de euros.

Fuente: ElConfidencial – Deportes