El Madrid de Zidane no se hace respetar fuera del Bernabéu: “¡Adiós a la Liga, adiós!”

21.02.2016 – 18:30 H. Muchas molestias debía de tener Benzema en la cadera para caerse de la lista de Zidane para La Rosaleda, donde su equipo le echó ...

21.02.201618:30 H.

Muchas molestias debía de tener Benzema en la cadera para caerse de la lista de Zidane para La Rosaleda, donde su equipo le echó demasiado de menos y se dejó dos puntos… “o ganamos uno”, como reconoció Zinédine Zidane. Sin partido entre semana, pues el Real Madrid jugó la ida de los octavos de Champions la pasada, reservar al delantero francés para el derbi del próximo sábado se antojaba excesivo, sobre todo porque pensar en el Atlético sin hacerlo antes en el Málaga era como aquello que decía Luis Aragonés de querer el meter el segundo gol sin haber marcado antes el primero. 

Cierto que no debe ser fácil para un equipo como el Real Madrid saltar al siempre complicado campo malagueño con el objetivo de ganar para mantener los siete puntos de distancia con un Barça que acabó pidiendo la hora ante la UD Las Palmas. Claro que, a diferencia del líder, que no jugó nada bien en el Insular, pero ganó 1-2 a un rival que le tuteó con el balón, el Real Madrid fue inferior al Málaga y hasta tuvo que dar por bueno el empate. El “¡adiós a la Liga, adiós!” con el que el público de La Rosaleda despidió a los blancos lo dice todo, por más que Zidane se viera en la obligación de afirmar que “la Liga aún no está perdida”. La falta de respeto que se le tiene al Madrid fuera de casa explica que esté a 9 puntos del Barça, más el particular tras 0-4 en el Bernabéu. Es decir, 10.   

Curiosamente, Zizou lleva en sus siete primeros partidos de Liga la misma secuencia de resultados que Rafa Benítez. El francés no conoce la derrota, pero los dos empates, ante Betis y Málaga, le han llevado a distanciarse del Barça, cuando en la última jornada disputada con su antecesor aún en el banquillo del Real Madrid los blancos estaban a tan solo dos de los catalanes -y a cuatro del líder, que entonces era el Atlético-, si bien los de Luis Enrique aún con un partido menos, el que jugaron y ganaron la semana pasada en Gijón. Es decir, que, por lo menos en Liga, Zidane no ha mejorado a los blancos, y el sábado le visita el Atlético de Simeone, quien también se ha descolgado del Barça (8 puntos tras empatar contra el Villarreal) y necesita ganar en el Bernabéu.  

Cristiano, en fuera de juego, marca de cabeza el 0-1. (EFE)Cristiano, en fuera de juego, marca de cabeza el 0-1. (EFE)

“Solo me falta el gol de Isco”, dejó caer Zidane sobre el malagueño, y este captó la indirecta. Con James en el banquillo y Nacho sustituto del sancionado Varane, Kovacic apuntaló el centro del campo junto a Kroos y Modric tal y como hiciera contra el Athletic en el Bernabéu, mientras que Jesé ocupó la vacante del mencionado Benzema y completó el ataque junto a Cristiano e Isco, quien nada más arrancar el partido buscó el gol en una exhibición de virtuosismo dentro del área. Parece evidente que cuanto más cerca de esta juegue Isco, más posibilidades tendrá de marcar y cumplir los deseos de su entrenador.    

Aunque las oportunidades de gol habían sido varias y en ambas porterías, el partido de La Rosaleda saltó por los aires en dos minutos. En el 32, con el gol en fuera de juego de Cristiano Ronaldo, que remató magistralmente de cabeza una falta lanzada desde la derecha por Kroos, aunque cuando el alemán tocó el balón, el portugués estaba ligeramente adelantado. Y en el 34, en un claro penalti de Welligton a Cristiano, que Kameni acertó a detener, lo cual sirvió a su equipo para seguir vivo en un partido que el Madrid nunca tuvo controlado y que tuvo en Keylor Navas a su mejor hombre.  

Albentosa celebra el gol del empate del Málaga. (EFE)Albentosa celebra el gol del empate del Málaga. (EFE)

El Real Madrid exhibió en La Rosaleda las mismas carencias que en el Villamarín y en Los Cármenes, es decir, sus otras dos salidas ligueras. De nuevo en Andalucía, el equipo de Zidane nada tuvo que ver con el que golea en el Bernabéu. En Roma mejoró sus prestaciones, quizá porque en la Champions aún no tiene nada perdido y porque, paradójicamente, su rival no le jugó con la misma intensidad de los equipos españoles. El Málaga de Javi Gracia funcionó mucho mejor como equipo, precisamente el punto débil de los blancos, sobre todo cuando no juegan al calor de su afición, donde el sábado que viene, el Atlético de Madrid les exigirá serlo y, por supuesto, no valdrán excusas como las de Butragueño. 

“Teníamos un rival que nos estudia, ha tenido toda la semana para preparar el partido, defienden muy bien y han ido arriba a presionar. Es físicamente poderoso”, fueron las declaraciones del máximo representante del Real Madrid en Málaga, en ausencia de Florentino Pérez, quien prefirió estar en A Coruña junto a su amigo Antonio García Ferreras para ver la final de la Copa del Rey de baloncesto.  

Como dijo Butragueño, “imposible no hay nada y no nos vamos a rendir”. Está claro que aún queda mucha Liga, pero mientras el Barça no pinche y, sobre todo, el Real Madrid deje de pinchar, será complicado aspirar a ella. Sin embargo, más allá de los dos empates que le han alejado aún más del título liguero, el Madrid de Zidane sigue dejando muchas dudas, con la diferencia de que ahora está descartado que los jugadores le estén haciendo la cama a su entrenador, tal y como sucedió con Benítez. 

Ficha técnica:

1 – Málaga: Kameni; Rosales, Albentosa, Weligton, Torres; Juanpi (Duda, m.88), Camacho, Recio, Horta (Fornals, m.63); Cop (Santa Cruz, m.80) y Charles.

1 – Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Sergio Ramos, Nacho, Marcelo; Kovacic, Kroos, Modric, Isco (James Rodríguez, m.74); Cristiano Ronaldo, Jesé (Lucas Vázquez, m.60).

Goles: 0-1, M.32: Cristiano Ronaldo. 1-1, M.66: Albentosa.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Torres (m.1), Weligton (m.34), Juanpi (m.40), Camacho (m.55) y Kameni (m.89), y a los madridistas Marcelo (m.24) y Modric (m.70).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo quinta jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio de La Rosaleda ante unos 31.000 espectadores. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes