El Madrid deja volar a Jesé, la mayor joya de la cantera blanca desde Raúl

08.08.2016 – 20:04 H. “A los 25, Jesé será de los mejores jugadores del mundo”. Esta frase escuchada dentro del contexto que corresponde no ...

08.08.201620:04 H.

“A los 25, Jesé será de los mejores jugadores del mundo”. Esta frase escuchada dentro del contexto que corresponde no parece tan descabellado como ahora mismo. La pronunció Alberto Toril a finales de 2013. En aquel momento, Jesé estaba disfrutando de sus primeros meses como jugador del primer equipo del Real Madrid de pleno derecho. Y lo más importante, estaba haciendo disfrutar. El madridismo llevaba años oyendo hablar de un tal Jesé, cuya primera letra algunos pronunciaban a lo británico y otros a lo castellano y que la iba a romper en el primer equipo cuando le llegase la oportunidad. Y con 20 años le llegó el momento. Todo era verdad. Los rumores se estaban confirmando. El Madrid tenía a un potencial Balón de Oro surgiendo de su propia fábrica.

El Confidencial

Real Madrid y PSG hicieron oficial el traspaso de Jesé Rodríguez. El futbolista canario ha firmado un contrato de cinco temporadas y fue presentado de manera oficial

Pasados algo más de dos años y medio, la frase del exentrenador del Castilla ha perdido cierto sentido. No es culpa de Toril, no se tiró a una piscina sin agua. Sabía lo que decía porque había entrenado a ese chico canario y conocía el potencial que podía desarrollar si le daban espacio y tiempo. Eso lo sabía Toril y lo sabía toda la dirección deportiva madridista. A Jesé lo querían cuidar al máximo. Era un caso claro de jugador que se iba a ver obligado a salir a buscarse minutos con una cesión, y sin embargo no lo necesitó para asentarse en el primer equipo.

“Él está hecho para jugar en el Madrid y no para salir fuera. Tiene un carácter especial y es complicado. Tiene que estar en un ambiente muy determinado. Sentir que tiene confianza del entrenador. Si se va a otro sitio donde no tiene confianza por parte del entrenador, quizá no vuelva. Se ha demostrado que si está a su nivel, puede competir con cualquiera”, dijo Toril. Jesé estaba en su casa, donde había soñado que iba a jugar, y demostrando en el campo que la expectación tenía sentido.

El jugador número ’12’

Jesé, sin embargo, ya no es jugador del Real Madrid. Y no lo es por la política siempre criticabale del Madrid de tener más en cuenta a fichajes extranjeros consolidados antes que a los jóvenes talentos de su propia casa. Bueno, en parte sí, pero no es el principal motivo en ese caso concreto. Se marcha a buscar minutos al Parque de los Príncipes porque el 18 de marzo de 2014 se rompió totalmente el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Antes de aquel partido intrascendente contra el Schalke, Jesé era la alternativa a los tres delanteros de la plantilla. El jugador número ’12’ para Ancelotti. Un elemento más del Real Madrid que unos meses más tarde sería campeón de Europa. Era una realidad que iba amaneciendo y que estaba a solo un pequeño paso para llegar a cúspide.

Jesé marcó contra la Roma su único gol en Champions (Luca Pagliaricci/Reuters).Jesé marcó contra la Roma su único gol en Champions (Luca Pagliaricci/Reuters).

A los 21 años haber estado parado por una lesión gravísima es, sin embargo, una situación que puede y debe superarse. A Jesé le costó más que a otros. A Jesé, como a Ronaldo en su día, le hace falta encontrarse en unas condiciones físicas perfectas, porque su fuerte es la explosividad, y con una rodilla renqueante y el miedo a una nueva lesión no puede entregarse al máximo. Su puesta a punto tardó en producirse. Le costó más de un año volver a un nivel similar al que ofreció antes de pasar por el infierno. Zidane lo prefirió antes que a Isco y James, incluso, pero el francés estaba perdidamente enamorado de Lucas Vázquez, un perfil similar al de Jesé, pero que no se había roto una pierna.

Jesús Garrido

El malagueño es uno de los jugadores que tenía opciones de marcharse, pero está comprometido con el equipo y no pondrá problemas si no es titular indiscutible

Jesé empezó a sentir que ya estaba bien y que necesitaba jugar cada fin de semana para poder ser el jugador que auguraban todos en Valdebebas. Por algo era la mayor promesa de la cantera del Real Madrid desde Raúl González. Su surgimiento se esperaba con mayor afán que el de cualquier otro joven madridista en 20 años. Era el sustituto natural de Cristiano Ronaldo, tanto por posición, como por influencia en el juego. Lo tenía (y lo sigue teniendo todo) para poder dominar este deporte. Pero a su edad, necesita la regularidad que Zidane no le puede garantizar. 

En el PSG será complicado

Extraño resulta, sin embargo, que Emery sí se la garantice en el Paris Saint-Germain. Es un destino complicado, pues las exigencias del PSG son las mismas que las del Real Madrid y el hueco que queda en la alineación no es mucho más amplio que el que tenía por delante en el Bernabéu. En un once tipo del campeón francés, las bandas, hábitat natural de Jesé, están ocupadas por Di María y Lucas Moura, mientras que la punta del ataque es propiedad de Edinson Cavani. Es decir, como máximo, en principio, sería el primer reemplazo para ese trío de futbolistas.

Aun con ello, Jesé ha considerado que la Ligue 1 es su lugar ideal para crecer, para volver a ser ese potencial mejor jugador del mundo. “Después de diez años en el Real Madrid tenía que tomar otros aires y marcharme a un club que me permitiera progresar como jugador. Aquí tendré más oportunidades, más minutos para demostrar mi calidad”, dijo Jesé en su presentación en París. Pues el Mundial de Rusia está a la vuelta de la esquina, por cierto. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes