El matrimonio feliz de los gringos en México

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

Los mexicanos están hartos de Donald Trump. Con sólo un mes de presidencia, son ya innumerables las iniciativas y manifestaciones que se han organizado para pedir respeto del nuevo presidente de EEUU hacia México, una petición ampliamente apoyada por el más de un millón de gringos que viven en el país, una quinta columna de inmigrantes que combate el odio de Trump defendiendo la fuerte unión que existe entre ambos pueblos.

Cabría esperar que los “bad hombres”, en un arrebato contra los ataques e insultos del magnate-presidente, estuvieran atosigando o acosando a los estadounidenses viviendo en su tierra. Pero nada de eso está ocurriendo. Mientras que ha habido iniciativas para boicotear productos de empresas de EEUU y favorecer el consumo local, varios gringos aseguran que en vez de con odio, los mexicanos se les acercan con curiosidad para entender cómo pudieron elegir a Trump como presidente y hasta se solidarizan con ellos por el berslusconiano nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Daniel Iriarte

“Creo que su ejército tiene miedo. El nuestro no; podría enviarlo ahí abajo para que se ocupe de ello [parar a los ‘bad hombres’]”, dijo el estadounidense, según una transcripción de la llamada telefónica

“Me preguntan mucho por qué ganó Trump, a lo que les respondo que me siento un poco avergonzada de algunos de mis propios conciudadanos”, afirma Adriana Smith, una jubilada estadounidense que desde hace un año vive en el turístico pueblo de Tepoztlán, en el centro del país, y que suele participar en marchas para mostrar su rechazo a la política del presidente hacia México. “Somos patriotas y amamos EEUU, pero estamos en contra de la retórica de Trump contra México”, opina sobre cómo vive la comunidad gringa el contexto actual.

Justo hoy se encuentran los secretarios de Estado y de Seguridad Interior de EEUU, Rex Tillerson y John F. Kelly en la Ciudad de México para mantener una reunión de trabajo con sus homólogos mexicanos. Pero los expatriados estadounidenses están solicitando a Tillerson que se reúna también con ellos para explicarle “los potenciales efectos dañinos” que tendría un cambio de la política exterior de EEUU hacia México. La petición lleva más de 1.300 firmas en el portal moveon.org, un grupo de presión progresista.

Ángel Villarino

Si Trump sigue humillando a México acabará desencandenando una respuesta. A pesar del desequilibrio de fuerzas, los mexicanos tienen más de un as en la manga

Atraídos por un coste de vida más barato para financiar su retiro, miles de jubilados estadounidenses deciden al igual que Adriana mudarse al vecino del sur. Pero a pesar de que llegó en el momento más álgido del populismo trumpiano, Adriana asegura no conocer ningún caso de discriminación contra una persona por ser gringo. “El país me ha recibido muy bien y siento mucha empatía por parte de los mexicanos”, agrega.

Lo mismo opina Dan DeFossey, un neoyorquino que llegó a la Ciudad de México en 2009 para trabajar en Apple. Pero en 2013 dejó la multinacional y montó con su amigo y socio mexicano Roberto Luna un restaurante de estilo “barbacoa tejana” -costillas, salchichas y cerdo asados-, un concepto que no existía en la capital y que ha sido todo un éxito. Pinche Gringo BBQ -así se llama el local- se ha convertido en un popular destino de las clases medias de la ciudad y ha impuesto un estilo de cocina que ha sido posteriormente replicado por varias empresas en la capital.

Donald Trump durante su visita como candidato presidencial a México el 31 de agosto de 2016, junto a Enrique Peña Nieto. (EFE)Donald Trump durante su visita como candidato presidencial a México el 31 de agosto de 2016, junto a Enrique Peña Nieto. (EFE)

Este restaurante es la mejor demostración de lo que las dos culturas trabajando juntas pueden lograr”, comenta orgulloso DeFossey, quien se emociona al hablar de México y sus habitantes. “Este país me ha dado la oportunidad de convertirme en empresario y estoy muy agradecido por cómo me trata todo el mundo”, añade.

Pero además de tener una carne deliciosa cocinada a fuego lento, el Pinche Gringo BBQ se ha convertido en un lugar insignia de la cultura estadounidense en México. Regularmente hacen noches de monólogos en inglés y celebran “americanadas” como el Día de Acción de Gracias o la retransmisión de la Super Bowl en un país donde el futbol americano es cada vez más popular. “No es un sitio al que solo acudan gringos, de hecho, el 99% de nuestra clientela es mexicana”, comenta Roberto, quien no cree que vaya haber ningún tipo de represalia contra el restaurante en el actual contexto debido a la fidelidad de sus parroquianos.

“Lo ‘cool’ de los mexicanos es que saben separar las personas de sus políticos” comenta Dan, un empresario a cuyo restaurante peregrina todo medio -incluido El Confidencial- que quiere pulsar la opinión de los estadounidenses en México. CNN, Los Angeles Times, The Guardian y cientos de medios han acudido a Dan DeFossey para entender qué ocurre en México en la época de Trump, una responsabilidad que acepta de buen grado, aunque admite que prefería dar entrevistas sobre sus deliciosas costillas y salchichas en vez de hablar de muros.

Pero en mayor aprieto se encuentra Larry Rubin, el líder en México de Republicans Overseas, organización internacional que apoya al partido conservado de EEUU. Por primera vez en toda su vida, Rubin, de unos 40 años, no votó por el partido Republicano. “Cinco días antes de las elecciones decidí que no iba a votar por Trump, y no lo hice”, afirma este doble ciudadano mexicano-estadounidense, ya que no estaba de acuerdo con la relación bilateral que el empresario proponía para ambos países.

Sin embargo, ganó y a Rubin ahora le toca defender en territorio comanche las radicales políticas de Trump. “Es el presidente de EEUU y debemos apoyarlo para que termine su mandato con éxito”, puntualiza sobre un manatario que tiene una “agenda política muy complicada” y al que todavía debemos concederle el “beneficio de la duda”. “Tengo la esperanza de que mantengamos una relación bilateral fuerte porque los nexos entre ambos países son muy profundos”, añade en referencia a los miles de personas que como él tienen doble nacionalidad.

EC

Decenas de miles de ciudadanos han salido a manifestarse en contra de las políticas migratorias de su vecino del norte. El Gobierno mexicano también ha salido escaldado

Un gran ejemplo de esa unión es Santiago James Wieting junior, un niño de unos 4 años e hijo de James Wieting senior -estadounidense- y de Leticia Bustos -mexicana-. James padre llegó a México hace casi 10 años para trabajar como gerente en una conocida marca hotelera. Más tarde conoció a Leticia, quien trabaja de odontóloga, y se casaron. Pero en vez de marcharse a Texas, de donde es James, decidieron quedarse a vivir en la República mexicana.

“Le debo mucho a este país”, dice el estadounidense. “Mi hijo nació aquí, tengo una esposa y una familia mexicana maravillosa”, asegura James en referencia a su familia política, que siempre le ha recibido “extremadamente bien”. Por eso, no se siente representado ni comparte los mensajes despectivos del presidente de EEUU hacia México, a quien califica como un “payaso”.

Pero confiesa que su padre, de firmes convicciones conservadoras, sí que votó por Trump, aunque matiza que no fue por el tema de la inmigración, sino por el aborto. “En la cena de navidad con su familia en EEUU no se tocó el tema de Trump”, recuerda Leticia, quien afirma sentirse también muy integrada con los Wieting en Texas y no piensa que esa relación vaya a verse afectada por las políticas del Republicano. “Una cosa son las personas y otra los gobiernos; y no hemos visto ninguna discriminación contra James por ser gringo, ni esperamos que la situación empeore contra mí en EEUU por ser mexicana” comenta.

Agencias

“Los 50 consulados en Estados Unidos se convertirán en auténticas defensorías de los derechos de migrantes”, abundó. “Nuestras comunidades no están solas”

“Comprendemos lo que se siente con Trump porque nosotros tenemos a Peña Nieto, me dicen muchos mexicanos”, señala risueña Ali Rand, también gringa de unos 30 años y que vive en México desde 2011. Justo antes de la llegada del magnate al poder, Ali estaba considerando la posibilidad de volverse a EEUU, pero decidió retrasarlo por el momento. “No quiero vivir en un país que le tenga a él como líder”, asiente.

A mediados de los años 2000, Ali tuvo la oportunidad de vivir en España en una época en la que Aznar, Blair y Bush se lanzaron a la invasión de Irak. Comparando la elección de Trump en México con la operación militar en Irak de entonces, la estadounidense siente ahora más “comprensión y empatía” por parte de los mexicanos que la que recibió de los españoles en aquella ocasión.

“Tal vez no conocía tan bien a los españoles como a los mexicanos, pero comparando ambas situaciones siento que en la invasión de Irak había más resentimiento y enojo hacia mí por ser estadounidense que ahora en el caso de Trump. Pienso que, por algún motivo, los españoles se tomaban la política exterior de mi país como algo personal contra mí. Con los mexicanos, en cambio, eso no está pasando”, sentencia.

Fuente: ElConfidencial.com