El Messi más solidario mete más presión al Madrid y condena al Córdoba a Segunda

El Barcelona dio un paso al frente en su lucha por el título de Liga, derrotando a un ultradefensivo Córdoba al que condena matemáticamente al descenso a ...

El Barcelona dio un paso al frente en su lucha por el título de Liga, derrotando a un ultradefensivo Córdoba al que condena matemáticamente al descenso a Segunda. El conjunto azulgrana sumó tres puntos básicos en el Nuevo Arcángel, que sirven para meter aún más presión al Real Madrid antes de que dispute su partido de este sábado ante el Sevilla. Pero, pese al resultado final, al Barça le costó abrir el marcador, pues el conjunto de Luis Enrique tuvo que esperar al minuto 42 de partido para desnivelar la balanza, con un Leo Messi que se convirtió durante un tiempo -hasta que apareció Cristiano en Sevilla- en el ‘Pichichi’ más solidario.

El delantero argentino supo aparecer en el momento más importante del partido, para conseguir desbloquear un encuentro que parecía que iba a llegar con empate a cero al descanso. Messi apareció para firmar un ‘doblete’ que le convierte en Pichichi provisional, dio una asistencia de gol a Rakitic y prácticamente otra a Neymar. Y es que el argentino no quiso lanzar un penalti, cediéndoselo al brasileño, al que previamente había ‘robado’ un gol en un rechace y con quien quiso tener un gran gesto. Poco le importó su lucha con Cristiano Ronaldo, regalando a su compañero el lanzamiento.

El Córdoba sorprendía con su puesta en escena para recibir al líder de la Liga, con un esquema muy defensivo y prácticamente renunciando al ataque, pero lo cierto es que en los primeros compases le funcionó realmente bien. El conjunto entrenado por José Antonio Romero concedió un par de ocasiones claras nada más comenzar el choque, pero entonces comenzó a entonarse. Tras conseguir frenar el ímpetu atacante del Barça, incluso llegó a tener alguna opción clara en ataque -en especial de Florin-, aunque no tuvo la puntería suficiente para llevar el miedo a la portería de Claudio Bravo.

A pesar de ello, se veía sobre el césped una versión seria del Córdoba, ante un Barcelona sin demasiadas ideas e incapaz de superar la muralla levantada por el conjunto rival. El trabajo defensivo del equipo local, sumado a las ayudas del medio del campo, provocaban que los azulgranas no se encontraran cómodos en el terreno de juego. El Barça no era capaz de circular rápido, se obsesionaba con jugar por el centro y no llegaba con claridad a la portería de Juan Carlos. O, lo que es lo mismo, al Córdoba le valía para soñar con llegar al descanso sin encajar goles… hasta que apareció Messi.

El sueño se rompió en el minuto 42. Cuando el Barça estaba más atascado, Messi volvió a surgir en su versión de asistente y con un pase ya recurrente en las útimas jornadas -de interior, con rosca y a la espalda del lateral-, encontró la entrada de Ivan Rakitic que, tras controlar, fusilaba al meta del Córdoba para desnivelar el partido. El líder había sufrido para ponerse por delante, pero este gol hacía bajar los brazos al Córdoba, que veía cómo en la última jugada antes del descanso recibía el segundo tanto, tras un genial pase de Iniesta que convertía en gol Luis Suárez.

Paseo militar en la segunda parte

Con esta ventaja, el panorama del partido cambió por completo. El Córdoba, hundido y sabedor de que con ese resultado era equipo de Segunda, bajó definitivamente los brazos ante un Barcelona que acaba de oler la sangre y que en la primera jugada de la segunda mitad iba a firmar el tercer tanto, tras un buen cabezazo de Leo Messi. A partir de ahí, el dominio azulgrana fue una constante: el Córdoba se arrastraba por el césped ante un conjunto azulgrana que dominaba con puño de hierro y que había convertido su atasco de la primera mitad en una mera anécdota.

El poder goleador de los de Luis Enrique hizo el resto para convertir un partido que parecía que no iba a ser demasaido sencillo en una goleada de escándalo. Primero, en el minuto 53, Suárez ‘imitaba’ la anterior acción de Messi para firmar el cuarto y doce minutos después era Piqué quien, también de cabeza, firmaba el quinto de la tarde a la salida de un córner. El hambre del Barcelona no se frenaba, ante un Córdoba que demostró que acumular hombres en defensa no es sinónimo de defender bien. Y Leo Messi iba a firmar el set para el conjunto de Luis Enrique.

Corría el minuto 80 cuando una combinación en el área iba a ser empujada a la red por el argentino -‘robándole el gol a Neymar- ante la pasividad de la defensa califal… y no iba a ser el último tanto azulgrana. Pocos minutos después, un claro penalti sobre el brasileño iba a mostrar la versión más generosa de Messi, cediéndole el penalti a su compañero, al que antes había ‘robado’ el gol, y que Neymar iba a anotar. Y, en el 88′, Suárez iba a completar la cuenta con su ‘hat-trick’. El Barça le echa más pimienta a la Liga, en un encuentro en el que el Córdoba certificó su descenso a Segunda.

Ficha técnica:

0 – Córdoba: Juan Carlos; Crespo (Gunino, min. 46), Íñigo López, Pantic, Deivid, Edimar; Krhin, Luso (Ekeng, min. 57); Bebé (Fede Vico, min. 60), Fidel; Florin.

8 – Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano (Mathieu, min. 60), Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Pedro, min. 68), Iniesta (Xavi, min. 60); Messi, Suárez, Neymar.

Goles: 0-1, min. 42: Rakitic; 0-2, min. 45: Luis Suárez; 0-3, min. 46: Messi; 0-4, min. 52: Luis Suárez; 0-5, min. 65: Piqué; 0-6, min. 79: Messi; 0-7, min. 83: Neymar (p.); 0-8, min. 87: Luis Suárez.

Árbitro: Clos Gómez (Colegio Aragonés). tarjeta amarilla al cordobesista Luso.

Incidencias: Partido de la trigésima quinta jornada de la Liga BBVA, disputado en El Arcángel, con terreno de juego en aceptables condiciones, ante algo más de 14.000 espectadores. Se minuto de silencio por el fallecimiento del padre del jugador cordobesista Borja García, cedido por el Real Madrid

Fuente: ElConfidencial – Deportes