El Mónaco echa sal en la herida del Villarreal

17.08.2016 – 23:28 H. Cuando se puso en marcha hace semanas nadie pensaba que el plan diseñado se iba a caer con tanto estrépito en cuestión de días. Las ...

17.08.201623:28 H.

Cuando se puso en marcha hace semanas nadie pensaba que el plan diseñado se iba a caer con tanto estrépito en cuestión de días. Las lesiones se fueron sucediendo y la traca final estalló con la salida de Marcelino. El guion escrito fue trazado con vistas a la eliminatoria previa de la Champions League y la realidad es que ahora mismo la situación no puede ser más dolorosa. El Mónaco se presentó en El Madrigal con el objetivo de rascar un buen resultado, sin demasiadas pretensiones, y lo que consiguió al final es echar más sal en la herida abierta del Villarreal.

El equipo de El Principado se acercó lo justo a la portería de Sergio Asenjo, pero golpeó en dos oportunidades y se marchó a casa con un 1-2 que le acerca a la fase de grupos de la Champions League. Con un equipo devastado por las lesiones y con Fran Escribá recién aterrizado, el Villarreal queda casi noqueado, obligado a marcar dos goles en el estadio Luis II la semana que viene. Un panorama muy desolador. Pato apareció para igualar el tempranero gol de Fabinho -inocente el penalti cometido por N’Diaye-, pero no fue suficiente. Bernardo Silva encontró un largo pasillo libre en el segundo acto y no perdonó.

Pato fue de lo más potable del Villarreal. Muchos no se lo creyeron cuando las informaciones empezaron a circular por diferentes lugares. Pero era verdad. El Villarreal se la jugó con un fichaje de riesgo a la vista de su trayectoria, claramente descendente, casi decadente, en los últimos años. Pero el brasileño se enfundó la camiseta amarilla y en su primera aparición oficial convenció por momentos. Sin hacer un encuentro sobresaliente, apareció a tiempo para sacar a flote a su equipo durante unos minutos, aunque el salvavidas acabó pinchado. Pato sabe que se encuentra, a pesar de tener sólo 26 años, ante su última oportunidad de brillar en Europa.

Pato celebra el gol que supuso el empate ante el Mónaco (EFE)Pato celebra el gol que supuso el empate ante el Mónaco (EFE)

La derrota hace mucho daño al club castellonense. La ilusión, la gran apuesta de la temporada era estar en la fase de grupos de la Champions League, donde el dinero circula en cantidades industriales y para una institución como el Villarreal es fundamental para crecer. Todo estaba enfocado a estar de nuevo, años después, conviviendo con la élite europea. Muchos fichajes y una importante apuesta para estar en Europa con los grandes, pero las piezas se han ido cayendo poco a poco y ahora toca firmar una auténtica proeza en terreno monegasco.

El equipo local jugaba como un reloj tras más de tres años a las órdenes de Marcelino García Toral. En el interior del club se atisbaban desde hace tiempo algunas desconexiones, pero nadie podía pensar que la situación estallara por los aires de improviso. La explosión mandó la hoja de ruta a los infiernos. En cuestión de horas tuvo la dirigencia que tomar una decisión para llenar el hueco dejado en el banquillo por el asturiano. Apareció el nombre de Pellegrini en algún momento, pero al final se contrató a Fran Escribá, que en menos de una semana, y con una plantilla diezmada por las lesiones, no ha podido inculcar por el momento sus ideas.

La escuadra amarilla estuvo gris de principio a fin. En ningún momento dio la impresión de estar perfectamente preparada para noquear al Mónaco, que con hacer lo justo se llevó un tremendo botín. Nada que ver este Villarreal con el de los últimos años, que hacía sudar habitualmente al más pintado. Muy desdibujado y con demasiados futbolistas jugando en la espesura, el nuevo entrenador tiene por delante mucha faena para diseñar un grupo tan firme y competitivo como el de Marcelino. La Champions League se aleja de El Madrigal…

Ficha técnica:

1 – Villarreal: Asenjo, Mario, Musacchio, N’Diaye, José Ángel; Bruno, Trigueros, Soriano, Castillejo; Pato, Santos Borré (Mario González, min.75).

2 – Mónaco: Subasic, Raggi, Glik, Jemerson, Mendy; Bakayoko, Fabinho, Lemar; Bernardo Silva (Moutinho, min.80), Dirar, Germain (Carrillo, min. 69).

Goles: 0-1, m.3: Fabinho de penalti; 1-1, m.36: Pato; 1-2, m.72: Bernardo Silva.

Árbitro: Felix Brych (Alemania) Tarjetas amarillas para los locales N?Diaye, para los visitantes Lemar, Fabinho, Moutinho, y dos rojas seguidas a Mendy que fue expulsado a los 86 minutos.

Incidencias: Partido de ida de la previa de Liga de Campeones, disputado en el Madrigal con 21.000 espectadores.

Fuente: ElConfidencial – Deportes