El nuevo rol del protegido Bale y la gestión de la “buena actitud de Cristiano Ronaldo”

Ya manifestó, lanzando un mensaje -sin querer o no- a Carlo Ancelotti, que espera que su Real Madrid defienda un poco mejor. Pero es en el ataque donde ...

Ya manifestó, lanzando un mensaje -sin querer o no- a Carlo Ancelotti, que espera que su Real Madrid defienda un poco mejor. Pero es en el ataque donde tiene mucho trabajo por delante. Rafa Benítez dejó claro en su estreno que en su equipo se avecinan cambios. Todavía tiene que ajustar con precisión las piezas, pero el partido ante la Roma puso de manifiesto que puede haber movimientos a la hora de colocar algunas en el campo. Empezando por Bale, protegido de un Florentino Pérez que espera que su personal apuesta -pagó 100 millones de euros al Tottenham- por fin brille como se espera de él. Y para ello, el técnico le cambió de ubicación, retirando al galés de la banda y acercándole al área como segundo punta. Gareth fue el jugador que más cerca estuvo del gol en Melbourne, mientras Cristiano Ronaldo, casi siempre cerca de la línea de cal en el costado izquierdo, apenas apareció cerca de la portería rival.

En las dos últimas temporadas, el duelo entre los dos atacantes ha sido ganado claramente por el portugués, que ha sumado goles sin parar mientras su compañero no se acercaba ni de cerca a lo que se esperaba de él. Las críticas a Bale subieron de tono por momentos a la vista de su pobre rendimiento; cada censura era una patada en la línea de flotación del presidente, harto de que se pusiera en duda la valía de su protegido. Con unas relaciones tirantes con Cristiano Ronaldo, Florentino espera que esta temporada el galés explote definitivamente. La posición que ocupe en el campo será determinante, y parece que jugar alejado de un costado será lo habitual durante esta próxima campaña. El mandatario cambia de cara cuando arrecian las críticas a su jugador.

Rafa Benítez sabe perfectamente el terreno que pisa. Cuando aceptó la oferta que le planteó el Real Madrid asumió que la empresa no iba a ser sencilla por determinadas cuestiones. En una temporada en la que la institución espera que Bale aparezca de verdad con brillo de crack, el técnico deberá manejarse con tino a la hora de gestionar los egos del vestuario. Empezando por sus dos atacantes. Cristiano empezó  el nuevo ejercicio por el costado izquierdo -con libertad de movimientos- como es habitual, pero el galés abandonó su habitual posición en el otro lado del campo para jugar por el centro -cerca de Jesé, que se presentó de inicio como referencia ofensiva- y mucho más cerca de la portería rival. Esta vuelta de tuerca puede convertirse en definitiva y el propio Benítez reconoció que “es una opción que Bale juegue por detrás del delantero y me gusta. No se trata de un experimento; la considero una posibilidad interesante para otros partidos si él se encuentra a gusto”.

Cristiano Ronaldo apenas se dejó ver durante el Real Madrid-Roma (EFE)Cristiano Ronaldo apenas se dejó ver durante el Real Madrid-Roma (EFE)

Protagonismo estelar

En el pasado -reciente- se ha visto algún gesto de desaprobación de Cristiano Ronaldo hacia Bale. El individualismo del jugador de Cardiff exaspera al portugués, algo que no ha ocultado. Pero para esta temporada, la apuesta se llama Bale. Desde el palco se exige que de una vez por todas justifique el millonario pago realizado por sus servicios. También porque el zurdo espera que desde el banquillo se le den las facilidades que, en su opinión, no le dio casi nunca Carlo Ancelotti. Quiere, en una palabra, protagonismo estelar. Como Cristiano… Rafa Benítez es consciente de que sus dos figuras han de sentirse a gusto en el campo y hacerlo posible es tarea suya. 

Igual que cuando se le preguntó por Bale su respuesta tuvo peso y mensaje, cuando se le requirió su opinión por Cristiano Ronaldo, Rafa Benítez tiró de tópicos. “Le encuentro bien y su actitud es tan buena como la de sus compañeros”, dijo el técnico madrileño. “Hemos trabajado durante poco tiempo, aunque con intensidad y ganas. Todos los integrantes de la plantilla tienen inquietud para hacer bien las cosas que ensayamos. Cuando la coordinación sea mayor trataremos de que todo sea más sencillo”, remató el entrenador, tratando de evitar entrar en comentarios más concretos a la hora de hablar del atacante portugués.

Keylor Navas no pudo detener ni un penalti en la tanda definitiva ante la Roma (Reuters)Keylor Navas no pudo detener ni un penalti en la tanda definitiva ante la Roma (Reuters)

El dorsal de Keylor Navas

Del ataque a la movida de la portería blanca. Keylor Navas mostró algún detalle de inseguridad, igual que brilló con una parada que salvó a su equipo. Apareció con el dorsal número ‘1’, el que lucía hasta el momento Casillas, pero el de Costa Rica sabe de sobra que el horizonte no está despejado. Kiko Casilla es ahora con el que se tiene que disputar la titularidad, pero el club continúa pendiente de De Gea. Y si el espigado guardameta cambia Old Trafford por el Santiago Bernabéu, el tico deberá hacer las maletas. Por mucho que se aferre al contrato firmado hace un año.

Se prevé una auténtica partida de póker entre el Real Madrid y el Manchester United. Cada uno ha movido sus piezas, aunque la principal, la protagonista, sigue en su sitio. De Gea está ansioso por vestirse de blanco cuanto antes, pero el asunto se puede alargar. El club blanco ha fichado a Kiko Casilla para tener las espaldas cubiertas, mientras Van Gaal -ya ha sentenciado a Víctor Valdés- apunta a su compatriota Cillessen por si acaso. Y en mitad de este escenario, Keylor se aferra a su contrato y sus ganas de triunfar en el Real Madrid. “Tengo un contrato de cinco años, estoy feliz aquí, quiero luchar y ganar muchos títulos”, dijo Navas en Melbourne. “Estoy muy tranquilo y con fé en Dios”, respondió cuando se le nombró a De Gea, destacando de Kiko Casilla que “tiene grandes condiciones y siempre dije que la competencia es buena. Lucharemos con humildad y respeto por un puesto”. Será si le dejan…

Fuente: ElConfidencial – Deportes