El Oporto y Casillas vuelven del pasado para dejar a Mourinho fuera de la Champions

09.12.2015 – 05:00 H. – Actualizado: 6 H. El pasado siempre vuelve. Y en el caso de José Mourinho lo hace en el momento más delicado de su carrera ...

09.12.201505:00 H. – Actualizado: 6 H.

El pasado siempre vuelve. Y en el caso de José Mourinho lo hace en el momento más delicado de su carrera como entrenador. El primer equipo en el que triunfó, el Oporto, y el jugador cuya decisión de sentar en el banquillo fue el principio del fin de su estancia en el Real Madrid, Iker Casillas, se presentan en Stamford Bridge (20:45 horas) con la oportunidad de dejar al Chelsea fuera de los octavos de final de la Champions League. Eso es algo que no le ha ocurrido nunca al téncico de Setúbal desde que debutara en la competición, precisamente, entrenando a su rival de esta noche.

El Chelsea ha sido el primero en disparar y, en su página web, ha calificado así al meta madrileño. En un artículo en el que analiza cómo juega el Oporto, ha mandado varios recados al que fuera pupilo de Mourinho: “El partido ante el Dinamo fue una pesadilla personal para el antiguo guardameta del Real Madrid, quien aleteó de forma poco convincente en el gol decisivo para los de Kiev. Iker se ha mostrado a veces vulnerable en tiros lejanos y centros, y seguro que los jugadores locales tienen órdenes de probarle en el partido lo máximo posible”.

“Es un partido más para mí”, dice Mourinho. “Con la pequeña diferencia de que juego contra un equipo de mi país, en el que trabajé hace unos años. Y con la diferencia de que los resultados han convertido la fase de grupos en una eliminatoria. Lo normal es que el Dinamo gane y Chelsea u Oporto vayan a la Europa League”, explica. De sus palabras apenas se deduce que el Oporto es el equipo con el que se hizo grande en Europa ganando la Champions de 2003. Parece un club más en su carrera.

Preguntado por si va a saludar a Iker Casillas, Mourinho dio normalidad a la situación: “Si ya le saludé en Portugal, ¿por qué no le voy a saludar mañana?”. El error del portero en el partido contra Dinamo de Kiev de la quinta jornada disparó el morbo para el último partido: Casillas vs. Mourinho, dos gigantes (cada uno en lo suyo) enfrentados para evitar caer eliminados. La única opción para que se clasifiquen los dos es que el Maccabi de Tel Aviv, único equipo que aún no ha puntuado en la Champions, lo haga en Kiev (si hay empate en Londres y victoria local en la capital ucraniana, habría triple empate que dejaría fuera el Oporto).

“Soy la persona idónea”

Mourinho es optimista y sólo contempla la victoria. Pero el Chelsea está bajo mucha presión después de tres meses y medio desastrosos, los peores del técnico en un banquillo (lo que le está sirviendo para mejorar, dice). Tras quince jornadas, el equipo londinense es 15º en la Premier League, donde ya ha perdido más del doble de partidos (8) que la temporada pasada (3). También ha sido eliminado en la Capital One Cup. A lo que hay que sumar la incertidumbre en la Champions, la competición en la que mejor ha rendido el equipo.

Todo eso, sumado a los problemas legales con Eva Carneiro, exmédico del equipo, y los roces con algunos jugadores, como Diego Costa, han creado una situación muy complicada, tanto para él como el club. Roman Abramovich, dueño del Chelsea, ha seguido manteniendo la confianza en el entrenador. “El dueño no es una persona que cambie con el viento. Es cierto que ese viento ahora es duro porque los resultados en la Premier han sido muy malos, pero sabe quién soy yo y lo que aporto al club”, dijo. “Sabe que soy la persona idónea para este trabajo”. A pesar de los malos resultados, Mourinho ve una mejora en el equipo: “En los últimos tres encuentros el equipo ha trabajado y ha corrido más que nunca, con una intensidad que no tenía antes”.

Mourinho considera injusto que los eliminados de la Champions jueguen la Europa League (Andy Rain/Efe)Mourinho considera injusto que los eliminados de la Champions jueguen la Europa League (Andy Rain/Efe)

El camino a la próxima Champions

Sin embargo, el técnico portugués parece descartar que el Chelsea se pueda clasificar para la próxima edición de la Champions a través de la Premier League (está a once puntos del cuarto puesto y quedan 23 jornadas) y contempla ganar un título europeo como la mejor opción para conseguirlo. “Ganar la Europa League es una forma más fácil de estar la próxima temporada en Champions que acabar entre los cuatro primeros. Pero hay otra posibilidad, que es ganar la Champions League. Es más difícil que ganar la Europa League, obviamente, pero es la competición en la que estamos”. “Queremos jugar la Champions, jugar contra los mejores equipos: contra el Barcelona, el Real Madrid, el Bayern… Y para eso tenemos que ganar mañana”, comentó.

La opción de conseguir el billete para una competición a través de otra no es algo que le guste a Mourinho. “No es justo para los equipos que están en la Europa League superar la fase de grupos y luego en febrero enfrentarse a los equipos que han sido eliminados de la Champions. Creo que si has sido eliminado, deberías irte a casa y centrarte en las cometiciones domésticas”, explicó. El Chelsea ya conoce ese camino: en la 2012-2013, justo antes de la vuelta de Mourinho, quedó tercero en la fase de grupos y acabó ganando la Europa League. El entrenador entonces era Rafa Benítez.

Fuente: ElConfidencial – Deportes