El 'otro Bolt' sueña con hacer campeón de la Copa Oro a Jamaica

Si Bob Marley levantara la cabeza, no hay duda de que presumiría con orgullo de esta nueva versión de los ‘Reggae Boyz’ a la que apenas separa ...

Si Bob Marley levantara la cabeza, no hay duda de que presumiría con orgullo de esta nueva versión de los ‘Reggae Boyz’ a la que apenas separa un peldaño de alcanzar el mayor hito en la historia del balompié caribeño: levantar la Copa de Oro de la CONCACAF. Finalista por vez primera tras doblegar contra todo pronóstico a Estados Unidos en su propia casa, Jamaica ha llevado la voz cantante de lo que puede considerarse una ‘revolución caribeña’ en toda regla en la presente edición del torneo continental norteamericano, con Haití, Trinidad y Tobago y Cuba acompañando a los pupilos de Wilfried Schäfer en los cuartos de final. México, la otra superpotencia de esas latitudes, será esta próxima madrugada (1.30h) el último desafío para la escuadra que tiene como segundo entrenador al español Carlos Aitor García. 

Con una columna vertebral criada y forjada en las Islas Británicas (Rudolph Austin, Michael Hector, Wes Morgan, Adrian Mariappa, Chris Humphrey, Joel McAnuff, Joel Grant, Simon Dawkins y Gareth McClearly), los descendientes del inolvidable rey del reggae pondrán buena parte de sus opciones para voltear al todopoderoso ‘Tri’ en Giles Gordon Barnes. Nacido en Londres hace 26 años, el medio ofensivo del Houston Dynamo ha explotado en el torneo estadounidense después de haberse fogueado un mes antes en Chile, donde disputó la Copa América, su bautismo de fuego internacional con la selección del país de su padre, cuyos colores apenas ha defendido en cinco ocasiones. 

Autor del golazo de libre directo que noqueó al Team-USA el pasado miércoles en el Georgia Dome de Atlanta, Barnes defendió hasta en 12 oportunidades los colores de Inglaterra en categoría Sub 19 en la pasada década, cuando llegó a ser considerado uno de los talentos con mayor proyección del balompié sajón. El fútbol y, más en concreto, el Derby County, le ganó la partida al atletismo, la otra especialidad deportiva en la que sobresalía la nueva estrella jamaicana. 

Giles Barnes, durante el Jamaica-Haití (Reuters)Giles Barnes, durante el Jamaica-Haití (Reuters)

‘Dribblinho’, como es apodado por su gran habilidad para deshacerse de sus rivales en velocidad, llegó a colgarse una medalla de oro tras proclamarse campeón nacional de los 100 metros lisos en los Juegos Colegiales de Inglaterra. Empero, su pasión por el fútbol era tan grande que finalmente acabó por decantarse profesionalmente por el lado de la pelota. El día de su 17 cumpleaños debutó con el primer equipo del Derby, en un duelo por la Copa de la Liga. Ese mismo año (2007), en el que fue elegido juvenil del año en el equipo de la cabra montesa, contribuyó también con su granito de arena al ascenso de ‘The Rams’ a la Premier, un logro que repetiría tres años más tarde con el West Bromwich Albion. 

Manchester United, Everton, Newcastle United, Tottenham, Liverpool y Arsenal suspiraban por sus servicios cuando apenas sumaba 18 primaveras, pero el Derby se resistió a perderlo y su joven y prometedora estrella se acabó diluyendo como la de tantos y tantos diamantes en bruto que no consiguen refrendar en el máximo nivel todas esas excelencias mostradas en categorías inferiores. La presión pudo más que su demoledor cambio de ritmo y también las ácidas críticas de algunos zagueros rivales, quienes aseguraban que ‘Bolt’ Barnes realizaba un curioso sonido gutural cuando les dejaba atrás en velocidad (‘Whoosh’), a modo de mofa. Ni que decir tiene que tuvo más de un rifi-rafe por ese motivo.   

Jamaica celebró a lo grande su triunfo ante Estados Unidos en las semifinales de la Copa Oro (Reuters)Jamaica celebró a lo grande su triunfo ante Estados Unidos en las semifinales de la Copa Oro (Reuters)

La suerte tampoco sonrió a Giles cuando, estando en el West Brom, sufrió una gravísima lesión de la que se acordó esta misma semana, cuando se erigió en pieza clave del mayor éxito logrado por los ‘Reggae Boyz’ hasta la fecha: plantarse en la final de un torneo continental de selecciones. “Imaginar hacer esto hace cinco o seis años, cuando me rompí el Tendón de Aquiles… No creo que podría haber imaginado esto. Estoy en el séptimo cielo. Cuando regresé al vestuario, tenía mensajes en espera de mi mamá y mi papá. Lo que estamos haciendo aquí es algo especial. Sé que voy a recordar esta noche durante mucho, mucho tiempo”. Su sociedad ofensiva con Darren Mattocks está reportando pingües dividendos al combinado caribeño, que parece haber encontrado un nuevo referente en este confeso admirador de Steven Gerrard y Frank Lampard, con los que volverá a coincidir en la MLS cuando su actual club, los Dynamo de Houston, se vean las caras con Los Ángeles Galaxy y New York City, respectivamente. 

Máximo artillero de la escuadra tejana en los dos últimos ejercicios ligueros, Barnes parece haber encontrado en esa nueva posición de atacante por la izquierda (es ambidiestro) donde le ha ubicado Schäfer el camino más corto para relanzar definitivamente su carrera y tratar de regresar en un futuro no muy lejano a la Premier League. Mucho más difícil será cumplir su viejo anhelo de lucir algún día la elástica del Arsenal, el club de sus amores. Aunque si es capaz de liársela también a los mexicanos y guiar a Jamaica a su primera corona continental, todo puede ser.   

Posibles alineaciones:

JAMAICA: Ryan Thompson; Mariappa, Héctor, Morgan, Lawrence; McCleary, Watson, Austin, McAnuff; Mattocks y Giles G. Barnes.

MÉXICO: Memo Ochoa; Aguilar, Reyes, Maza Rodríguez, Alanís, Layún; Héctor Herrera, Jonathan dos Santos, Guardado; Oribe Peralta y Corona.

ESTADIO: Lincoln Financial Field (Filadelfia).

HORA: 01.30 a.m. (lunes).

Fuente: ElConfidencial – Deportes