“El Palco de Honor del Santiago Bernabéu se ha convertido en un cultivo de negocios”

Esta misma semana se podía leer lo siguiente en un artículo de El Confidencial: “El mismo día en que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, daba un nuevo ...

Esta misma semana se podía leer lo siguiente en un artículo de El Confidencial: “El mismo día en que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, daba un nuevo puntapié en las nalgas de la prensa, proponiendo un trasunto de ley mordaza para ‘sancionar con firmeza’ a los que filtren información que sea objeto de investigaciones judiciales, con el fin de proteger la ‘confidencialidad y la presunción de inocencia’, ese mismo día, digo, este periódico hacía público el testimonio del presidente de ACS y del Real Madrid, Florentino Pérez, ante el juez Eloy Velasco en el caso de la trama Púnica. Las declaraciones, descriptivas del carácter del personaje, apenas merecieron unas anotaciones a pie de página en los principales rotativos. Nada en las portadas. Absolutamente nada”.

A renglón seguido, en el citado artículo se añadía lo siguiente: “…los diarios descartaban poner negro sobre blanco las vergüenzas del todopoderoso presidente del Real Madrid. Bien para sentarse en el palco del Bernabéu, bien para vender bufandas con los cupones del domingo, bien para asegurarse un hueco en el departamento de comunicación del equipo blanco. ¿Y la prensa? ¿Dónde está la prensa?”. A estas interrogantes respondería: “La mayoría de la prensa está coaccionada por Florentino Pérez, con periodistas (?), cortesanos y correveidiles, que si no escriben al dictado del presidente del Madrid corren el peligro de verse en las listas del INEM”.

Más de una vez se ha comentado lo que ocurre en el Palco de Honor del estadio Santiago Bernabéu, pero nunca con versiones de personas que han sido testigos de lo que allí sucede cuando el equipo blanco juega en casa. Dos de mis confidentes, un exempleado del club y un exdirectivo, al hablar del Palco de Honor del feudo madridista, al alimón, se expresaron en estos términos. El primero de ellos tomó la palabra y dijo: “En el antiguo palco, el que estaba ubicado en el Paseo de la Castellana, no ocurrían las cosas que en el actual. Durante mi larga trayectoria en el Real Madrid he tratado con cinco presidentes a nivel profesional. Desde Santiago Bernabéu, con el que más relación tuve, hasta los que le fueron sucediendo: Luis de Carlos, Ramón Mendoza, Lorenzo Sanz, Florentino Pérez y Ramón Calderón. El palco de autoridades de los grandes clubes siempre ha sido y será un punto de encuentro importante, en los que no sólo se habla de fútbol, sino también de proyectos particulares y empresariales. En este sentido, el actual palco del Madrid es el líder”.

El presidente del Real Madrid, con una imagen del Bernabéu de fondo (Reuters)El presidente del Real Madrid, con una imagen del Bernabéu de fondo (Reuters)

Bernabéu prohibió que se hablara de negocios

Tras una breve pausa añadió: “Don Santiago no consentía que en el palco que él presidía se hablara de negocios. Recuerdo un día, a mediados de la década de los años setenta, que en uno de los despachos del club, en presencia de Raimundo Saporta y Antonio Calderón, hizo este comentario: ‘Hay que ser humilde. Todo aquel que va sacando barriga, que se muestra prepotente, ¡malo! Por lo general, los que tienen más caras de tontos son los más listos. Que el Real Madrid no haya tenido que recurrir a millonarios ni a políticos es el mejor exponente de su fuerza. El problema surgirá el día que digan que el Madrid se administra mal y su economía está muy deteriorada. Entonces habrá que traer un hombre de dinero o un político para que, con sus millones o sus influencias, aporten la solución. Lo malo es que querrán adueñarse del club. Y bien sabéis que como presidente del Madrid no tengo ni amigos, ni parientes, ni fuerza para recomendar a nadie’. La misma línea de Bernabéu siguió Luis de Carlos. Después, durante los mandatos de Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz, ya se empezó a rumorear que en el palco se hablaba de algunos negocios, pero nunca a tan alto nivel como bajo la presidencia del señor Pérez”. 

Después de escuchar estas palabras, el exdirectivo puntualizó: “En su primera etapa como presidente del Real Madrid, lo mismo que en la segunda a partir del verano de 2009, el señor Pérez logró convertir el palco de autoridades del estadio en un superpalco, en el que su obsesión no es otra que la de invitar a banqueros, empresarios, diplomáticos, políticos, los máximos responsables de Comisiones Obreras y de UGT…  Con todas estas personas busca que le abran las puertas de los cinco continentes para llevar a cabo importantes infraestructuras de construcción, cuya principal empresa para realizarlas sería ACS, la que desde hace tiempo el señor Pérez preside”.

Y agregó: “Cuando algo le interesa, cuando se propone conseguir lo que pretende, no escatima toda clase de estrategias para tener contentas a las personas que sabe que le pueden facilitar negocios de gran envergadura en éste o en aquel país. En más de una ocasión, al finalizar los partidos, ha bajado al vestuario del primer equipo con niños y jóvenes de destacadas personalidades españolas y extranjeras para que se hicieran fotos con los jugadores, lo cual, según me han dicho, no les hace ninguna gracia ni a los futbolistas ni al entrenador. Florentino Pérez tiene muy buenas relaciones con todas las fuerzas políticas de nuestro país, incluso con el Rey, por lo que muchas veces se toma la licencia de amenazar con hablar con ellas si alguien no comulga con sus ideas o interpreta que le están perjudicando como máximo rector del Madrid y de ACS”.

Florentino Pérez junto a Juan Carlos I (EFE)Florentino Pérez junto a Juan Carlos I (EFE)

Grandes acuerdos empresariales

Tras un corto silencio subrayó: “En los descansos de los partidos, todos los invitados, a los que se unen Florentino Pérez, los directivos, altos cargos del club…, disfrutan de un exquisito catering, con productos de la mejor calidad. Evidentemente, la factura de los gastos la paga el club. El estadio Santiago Bernabéu se ha convertido en un cultivo de grandes negocios. Los hay que se fraguan en los palcos que hay en los laterales, o en los fondos, alquilados por el club a firmas de gran prestigio nacional e internacional, pero es en el Palco de Honor donde nacen los grandes acuerdos empresariales”.

Concluyendo la charla afirmó: “Los directivos no podíamos llevar a nadie a ese lugar del estadio. Ni siquiera, cuando alguna vez se lo propusimos, que fueran nuestras mujeres. Sobre esta cuestión nos decía: ‘Vuestras esposas que vayan a las localidades de abono que tienen’.  Recuerdo que llegaba al palco una de sus secretarias y le pedía el folio en el que estaba la relación de las personas que tenían previsto acudir al palco. Se levantaba las gafas y le decía: ‘Que éste se siente aquí, que aquel ocupe este asiento, que el otro vaya a aquella fila…’. Lo de situar a la gente que iba a presenciar el partido desde el Palco de Honor era algo que le obsesionaba. Quería quedar bien con todos, sobre todo cuando acudían prestigiosas personas del mundo político, cultural y deportivo”.

Finalmente, mi interlocutor, me aseguró: “Las entradas VIPS, así como las mejores del estadio, las controla Manuel Redondo, sumiso Director de la Presidencia. Algunas de esas localidades son de protocolo, es decir invitaciones, y otras se ponen a la venta con altos precios por ser asientos privilegiados. Y ya sabe lo que dice el refrán: quien parte y reparte se lleva la mejor parte”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes