El Pentágono asegura que el bombardeo del hospital se produjo “a petición afgana”

El Pentágono ha dado hoy su versión de lo sucedido en el ataque de este sábado contra un hospital en la ciudad afgana de Kunduz en el que murieron 22 ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

El Pentágono ha dado hoy su versión de lo sucedido en el ataque de este sábado contra un hospital en la ciudad afgana de Kunduz en el que murieron 22 personas, entre ellos 12 trabajadores de Médicos Sin Fronteras, y otras 37 resultaron heridas. Según el comandante estadounidense para Afganistán, John Campbell, dicho ataque se realizó “por error” ya que así “lo pidieron las autoridades afganas”.

“Ahora sabemos que las fuerzas afganas avisaron de que estaban recibiendo fuego desde posiciones enemigas y pidieron apoyo aéreo estadounidense. Se solicitó un ataque para eliminar la amenaza talibán y se golpeó accidentalmente a varios civiles”, ha asegurado Campbell, quien no obstante ha admitido la responsabilidad estadounidense en la tragedia. “La realidad es que los EEUU arrojaron esas bombas. Los Estados Unidos atacaron un gran hospital lleno de pacientes heridos y personal de MSF. El ejército estadounidense sigue siendo responsable por los objetivos que ataca, aunque sea parte de una coalición. No puede haber justificación para este horrible ataque”, ha dicho.

“Tenemos fuerzas especiales estadounidenses que siguen entrenando, asesorando y asistiendo a un nivel táctico, pero creo que la impresión que se llevó la gente en estos primeros dos días es que se estaba disparando directamente a las fuerzas estadounidenses, y lo que digo hoy es que según hemos hablado con el oficial investigador, y mientras seguimos obteniendo información actualizada, no fue lo que sucedió”, ha explicado este militar.

El Gobierno estadounidense ha prometido una investigación completa del incidente, que MSF califica de “crimen de guerra”. El secretario general de la organización, Christopher Stokes, asegura que el bombardeo es una “grave violación del derecho internacional”, y critica los intentos de justificar lo sucedido. “Esa toma de posición indica que las fuerzas afganas y estadounidenses decidieron juntas la destrucción de un hospital en pleno funcionamiento”, afirmó ayer Stokes.

El bombardeo se produjo durante la ofensiva para recuperar el control de Kunduz, que la semana pasada cayó en manos de los talibanes. El ejército afgano ha recuperado casi toda la localidad, pero siguen produciéndose combates esporádicos e incursiones de los insurgentes de forma intermitente.

El episodio ha puesto de manifiesto el resentimiento entre amplios sectores de la población afgana por la estrecha relación entre el presidente afgano, Ashraf Ghani, y la coalición internacional liderada por Washington. “Me gustaría que el presidente Ghani se alzase y defendiese los derechos civiles de los afganos de todas las acciones realizadas por nuestras fuerzas o las fuerzas de la coalición”, declaró ayer Shukira Barakzai, una parlamentaria de Kabul. “Hay un vacío de liderazgo en el país”, aseguró.

Fuente: ElConfidencial.com