El penúltimo pellizco de Piqué calienta un poco más las tripas de la Selección

13.12.2015 – 05:00 H. El sorteo se cargó de veneno. Un grupo más que incómodo para la Selección, que hizo torcer el gesto a Del Bosque. Y seguro que lo ...

13.12.201505:00 H.

El sorteo se cargó de veneno. Un grupo más que incómodo para la Selección, que hizo torcer el gesto a Del Bosque. Y seguro que lo torció más cuando conoció un nuevo episodio protagonizado por Piqué. El jugador del Barcelona lanzó un dardo envenenado a Arbeloa, un mensaje que no ayuda en nada para que la convivencia en el interior de la Roja se relaje. El zaguero del Barcelona, con total claridad, le llamó ‘cono’ a Arbeloa, ese apodo con el que el defensa del Real Madrid fue bautizado en las redes y machacado repetidamente a vueltas con el apelativo desde hace mucho tiempo. El penúltimo pellizco del jugador del Barcelona calienta un poco más el ambiente en el interior de la Roja, donde las relaciones entre blancos y culés cada vez son peores y más distantes.

“Es mejor ignorar a Piqué”, dijo el madridista Nacho hace unos días cuando se le preguntó por la mofa tuitera de Piqué a vueltas con el ‘caso Cheryshev’. El canterano, prudente, optó por no decir abiertamente lo que piensa de su compañero en la Roja. La realidad es que en el interior del vestuario del Real Madrid no se aguanta a Gerard. No le pueden ni ver, directamente, y con manifestaciones como las realizadas este sábado sólo consigue que el ambiente se deteriore a pasos agigantados. Por el momento no ha abierto la boca Sergio Ramos, pero posiblemente lo haga en cuanto tenga un micrófono delante. No es de los que se muerde la lengua y más cuando hay que contestar a Piqué. Si lo hace de verdad y diciendo lo que piensa, se quedará a gusto…

No sólo hablamos de jugadores del Real Madrid, pues algunos compañeros suyos en el Barcelona también están hartos de Piqué. No comulgan con su manera de actuar. Y dentro de la Selección tampoco es un tipo de los más queridos por compañeros de otros clubes. Son ya muchos los episodios firmados por el futbolista del Barcelona que han llevado al hartazgo de muchas personas con las que convive, tanto en su club y mucho más en la Selección. Tras el Mundial de Brasil meditó no volver a vestirse de rojo, pero por cuestiones de las que ya informó este periódico, finalmente Pique optó por continuar defendiendo los colores de España.

Del Bosque y Piqué, durante un entrenamiento de la Selección (EFE)Del Bosque y Piqué, durante un entrenamiento de la Selección (EFE)

Del Bosque: “Tomaremos las medidas necesarias”

Del Bosque y sus asistentes saben de sobra que tienen un problema, y grave, con Gerard Piqué. En privado muestran su profunda decepción por la actitud de un jugador por el que han dado la cara una y mil veces. El seleccionador no se ha cansado de defender a su futbolista, sobre todo cuando más han arreciado los silbidos en diferentes estadios de nuestra geografía. Por ello, Vicente se lleva una decepción cada vez que el jugador del Barcelona abre la boca para provocar un incendio. Un fuego que ya ha entrado en el vestuario de la Roja.

El seleccionador calificó de “lamentable y muy desagradable” lo vivido en septiembre en Oviedo, cuando Piqué fue silbado en el Carlos Tartiere. Más o menos siempre ha dicho lo mismo el técnico salmantino, que una y mil veces ha subrayado contundentemente el compromiso del jugador con la Selección. Pero este último episodio, calificando directamente de ‘cono’ a Arbeloa, no es uno más.

“No es lo mejor que haya piques entre ellos. En la selección, cuando ha habido problemas, los hemos solucionado. Es una historia de los clubes, el seleccionador no tiene nada que decir. Es un problema de los clubes. Cuando estemos con la selección tomaremos las medidas necesarias. Imagino que tendremos que hablar con ellos”, dijo Del Bosque en París tras el sorteo. “Ningún comentario mío va a arreglar nada y no va a satisfacer a nadie”, añadió.

Todos los que le conocen, aseguran abiertamente que es imposible cambiar a Piqué. Su personalidad es como es y nadie podrá conseguir que se muerda la lengua cuando internamente tiene algo guardado que quiere expulsar. En el Barcelona hay quienes prefieren mirar a otra parte, aunque el cuerpo les pida otra cosa. En el vestuario de la Selección, sin embargo, empieza a haber un profundo fastidio con sus ‘cosas’. Algunos comportamientos internos no son entendidos por muchos, pero lo peor es cuando actúa a la vista de todo el mundo; con declaraciones, escupitajos a un ejecutivo de la RFEF, publicación de tuits o celebrando títulos. La situación es cada vez más tensa y la coexistencia del grupo que quiere levantar la tercera Eurocopa consecutiva está muy tocada.

Fuente: ElConfidencial – Deportes