El perdón de Pedro sí vale

21.03.2017 – 18:48 H. La elección de quienes hablan ante la prensa tiene muy poco de casual. Illarramendi, que es debutante, es una elección lógica. A él ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

21.03.201718:48 H.

La elección de quienes hablan ante la prensa tiene muy poco de casual. Illarramendi, que es debutante, es una elección lógica. A él le acompaña Pedro Rodríguez, y en este caso hay que buscar significado. El canario vuelve a la Selección después de unas cuantas convocatorias fuera del grupo. Lo hace porque su año está siendo excelente, pero a nadie se le olvida que la última vez que acudió en la Eurocopa, su paseo fue tumultuoso. Aún más que el del resto de sus compañeros.

España aún no había perdido ningún partido, la ilusión estaba, como es costumbre, disparada, cuando Pedro, suplente habitual, concertó una entrevista con Movistar+. Una de tantas. No necesitó mucho el periodista para llegar al incendio. “Tenía otras perspectivas cuando llegué aquí y no están siendo las que yo deseaba“, espetó el canario al rato de conversación. Hasta ahí, una queja dura, pero no tan inhabitual. Pero no quedó ahí. “Asumir este papel para mí es difícil y si no veo continuidad tampoco merece la pena seguir viniendo para hacer grupo, para estar con los compañeros, a pesar de que estoy muy cómodo”, expresaba el delantero.


Jesús Garrido

En enero, el exjugador del Barcelona era un suplente habitual del Everton. Unos meses después, se ha adueñado del Milan y ha vuelto a atraer la atención de un mentor como Lopetegui

Y, para terminar, un poco más: “Las situaciones a veces llegan a ese punto en el que uno tiene que tomar esa decisión, como cuando la tomé cuando tuve que irme del Barça”. Envuelto en llamas quedó el ambiente de la Selección. Ya no había paz posible, por más que Vicente del Bosque, experto mundial en tranquilizar los ánimos más revolucionados, intentase rebajar el tono acre que empezaba a inundar el ambiente.

Pues bien, ese mismo Pedro Rodríguez es el que ahora vuelve estar en la Selección, como si nada hubiese pasado por el camino. La penitencia está en la explicación, en esa necesidad de decir en cada pregunta que él es muy feliz con La Roja y que le esperen con España hasta que el cuerpo aguante. “Estoy con muchas ganas de volver. Sé que es muy complicado estar aquí porque hay muchos jugadores para elegir. Estoy contento y con ganas, feliz de volver después de un tiempo. Ojalá pueda aprovechar esta oportunidad de ser uno más y, si tengo la oportunidad del mister, aportar para el equipo como he hecho siempre”, dice Pedro, que llega a la sala de prensa sonriente pero contesta con seriedad.

Lo dice una, dos y tres veces. Siempre que una pregunta va dirigida a él, se reafirma. “Es una nueva oportunidad para mí, un nuevo reto. Viendo como funciona el míster, la idea que tiene de juego y cómo quiere presionar a los rivales es otra experiencia para mi carrera. Estoy contento de reencontrarme con jugadores y viviendo un momento especial también en mi club, donde estamos haciendo buena temporada”, razona. Y va poco a poco desgranando, que si los compañeros con los que tiene una excelente y larga relación, que si un seleccionador nuevo que le gusta, que si el privilegio de poder jugar con España…

Lopetegui no tiene en cuenta el pasado

Le da tiempo también para contradecir lo expresado en la Eurocopa, aunque aquellas frases están grabadas y no hay más que revisitarlas para recordarlas. “Estoy contento de estar aquí, aquello de los roles ya pasó. A pesar de lo que se habló, se malinterpretó un poco porque con Vicente hubo muchas convocatorias en las que no jugué, partidos que salía desde el banquillo con pocos minutos y nunca dije nada. Lo he dejado pasar, quedó atrás y ahora estoy feliz, con muchas ganas de poder defender la camiseta y este escudo una vez más. Lo voy a intentar aprovechar y disfrutar el reencuentro con amigos”, más perdón, que es lo que toca.

Que Pedro haya vuelto a la Selección es un mensaje en sí mismo. Lopetegui dice con la convocatoria del canario que esto es un tiempo nuevo, que las rencillas previas no se tienen en cuenta y todos empiezan de cero y pueden ganárselo. No es el único caso, Javi Martínez también volvió después de mucho tiempo apartado, pero sí es el más evidente, pues su enfado fue público y notorio.


Kike Marín

El guardameta del Oporto es el menos batido de todas las grandes ligas europeas y el sábado ante el Sporting lisboeta tuvo una actuación que recordó a sus mejores tiempos

La vuelta, por supuesto, hubiese sido imposible si Pedro no estuviese en uno de sus mejores momentos como futbolista. Le costó dejar el Barcelona y, la temporada pasada, no tuvo su mejor año en el Chelsea. El equipo a la deriva y él sin adaptarse, a pesar de eso Del Bosque le convocó en verano porque era uno de los suyos. Pasó lo que pasó, todo era caos alrededor del canario.

Pero esta temporada llegó Conte y ha cambiado por completo la fisionomía del equipo. El Chelsea, sin competiciones europeas, es ahora mismo el equipo a seguir de la Premier. Si las cosas transcurren de una manera lógica, serán campeones. Pedro, además, está jugando al fútbol como nunca. A excepción de Diego Costa, el goleador y alma del equipo, está probablemente siendo el atacante de mayor rendimiento en los ‘blues’. Eso, y la capacidad de redención de la nueva Roja, son claves para que ahora se ponga delante de un micrófono, con el escudo de la federación en el pecho, a decir que nunca fue tan feliz de estar convocado con España.

Fuente: ElConfidencial – Deportes