El plan de China para “combatir el separatismo”: miles de profesores

18.08.2016 – 12:00 H. Las autoridades chinas han anunciado el envío de casi 3.000 profesores de la conflictiva región noroccidental de Xinjiang a otras ...

18.08.201612:00 H.

Las autoridades chinas han anunciado el envío de casi 3.000 profesores de la conflictiva región noroccidental de Xinjiang a otras partes del país para “combatir el separatismo” y “promover la unidad” entre los estudiantes de etnia musulmana uigur que viven fuera de esa zona. El Gobierno explica que los docentes forman parte de un programa que busca mejorar las “capacidades” de las instituciones educativas en provincias y regiones del interior del país que cuentan con alumnos uigures, publica el diario ‘Global Times’.

La medida, que empieza ahora y durará dos años, se suma a otras anunciadas por el Gobierno contra lo que considera como “separatismo” o “terrorismo islamista” proveniente de Xinjiang. Pekín considera que “fuerzas externas” entrenan y persuaden a grupos uigures para que perpetren actos de violencia en Xinjiang y en otras partes de China, que se han cobrado centenares de vidas en los últimos años, mientras grupos en el exilio consideran que la violencia es causa de la continua represión a su cultura y religión.

Entre ellas, citan como ejemplos las restricciones impuestas por el régimen comunista sobre algunas prácticas musulmanas, como el ayuno durante Ramadán o el hábito de dejar crecer la barba.

El jefe del Partido Comunista (PCCh) en Xinjiang, Zhang Chunxian, explicó que los profesores enviados a otras regiones y provincias del país “deben guiar a los estudiantes para que promuevan la unidad y la lucha contra el separatismo y el extremismo religioso”. Los docentes “deben publicitar los cambios históricos que ha experimentado Xinjiang y su tendencia positiva hacia la estabilidad social para permitir que un mayor número de personas entienda la región”, destacó.

Según los datos publicados por el medio oficial, en la última década las autoridades enviaron ya a alrededor de 2.700 profesores de Xinjiang a escuelas de otras zonas del país.

Esta nueva política del Gobierno se anuncia después de que medios independientes en Xinjiang, como Radio Free Asia, publicaran que las autoridades chinas interrogan a los niños de las escuelas en esta región sobre los hábitos religiosos de sus familias. Según ese medio, se pregunta a los alumnos quién en su familia reza, quién viste con hiyab (el tradicional velo islámico) o quién se deja crecer la barba, en otro supuesto intento de “combatir el separatismo“.

Fuente: ElConfidencial.com