El presidente de Mauritania manda parar la final de su Supercopa… porque se aburría

01.12.2015 – 13:44 H. Increíble lo sucedido en la final de la Supercopa de Mauritania. Corría el minuto 63 del partido entre el FC Tevragh-Zeina y el ACS ...

01.12.201513:44 H.

Increíble lo sucedido en la final de la Supercopa de Mauritania. Corría el minuto 63 del partido entre el FC Tevragh-Zeina y el ACS Ksar, en el que se iba a conocer al nuevo campeón del torneo. Fue entonces cuando, con empate a uno en el marcador, ocurrió lo nunca antes visto: el presidente del país dio la orden de que se acabara el partido y se decidiera quién sería el ganador desde el punto de penalti… por puro aburrimiento.

Mohamed Uld Abdelaziz, máximo mandatario de Mauritania, se encontraba en las gradas viendo la gran final de la Supercopa de su país. Pero según relatan algunos de los espectadores allí presentes, en más de una ocasión mostró poco interés por lo que estaba sucediendo en el terreno de juego. Con el paso de los minutos, el tedio en el Presidente de la República se hizo evidente, provocando que decidiera acabar el partido.

En una conversación con los dos equipos, Abdelaziz pidió que acabara de manera inmediata, cuando aún quedaban 27 minutos por disputarse, para decidir quién se llevaría el título desde los once metros. Así, se ahorarría tener que ver acabar los noventa minutos y, sobre todo, la posibilidad de que existiera una hipotética prórroga que alargaría aún más el encuentro. Demasiados minutos que el presidente de Mauritania no estaba dispuesto a a aguantar.

Dicho y hecho, el colegiado pitó el final del encuentro, ante la incredulidad e indignación del público, que no entendía esta decisión. Tras acabar el partido antes de tiempo, el FC Tevragh-Zeina sería campeón desde el punto de penalti. El enfado de la afición provocó duras críticas contra el presidente del país que, tras unas primeras horas de completo silencio, decidió salir al paso para asegurar que la decisión se tomó por “acuerdo de todas las partes”.

Según informa ‘La Gazzetta dello Sport’, Ahmed Ould Abderrahmane, presidente de la Federación de Fútbol Mauritana, explicó los motivos de la polémica: “Niego con la mayor firmeza la intervención del Presidente de la República en esta decisión. Simplemente, se quiso acabar el partido antes de tiempo por cuestiones organizativas, de acuerdo con los presidentes y los entrenadores de ambos equipos”. 

Sin embargo, poco después era el propio presidente el que saba su propia explicación: “Que se acabe un encuentro antes de tiempo si ambos equipos de acuerdo no significa violar la ley, porque es un solo partido y no está relacionado con ningún otro competidor. El fútbol es famoso por su flexibilidad, especialmente cuando todas las partes lo aceptan”, aseguró. El aburrimiento le llevó a parar la final… eso sí, 27 minutos antes de lo debido.

Fuente: ElConfidencial – Deportes