El Real Madrid, denunciado por sus socios: presuntos delitos de estafa, coacción, hurto…

Un centenar de socios del Real Madrid ha demandado al club que preside Florentino Pérez al considerar que sus derechos se vieron perturbados cuando fueron ...

Un centenar de socios del Real Madrid ha demandado al club que preside Florentino Pérez al considerar que sus derechos se vieron perturbados cuando fueron desalojados del fondo sur del Santiago Bernabéu y reubicados y dispersados de forma unilateral en otras localidades del estadio. Además, estos mismos socios euroabonados han presentado una denuncia por vía penal por los presuntos delitos de estafa, apropiación indebida, coacciones, hurto y delito societario. En este caso, el motivo es que esta temporada se les ha impedido la entrada a la Ciudad Deportiva de Valdebebas para asistir a los partidos del Castilla, algo que, como ya informamos en El Confidencial, también sucede con el público en general. ¿La razón de restringir la entrada? Evitar que los ultras se ‘cuelen’ y puedan proferir gritos contra el presidente. 

Cabe destacar que ninguno del centenar de socios del Real Madrid que ha demandado y denunciado al club tiene antecedentes penales y que, además de profesores de instituto, arquitectos o abogados, entre ellos hay incluso varios menores de edad, a quienes tampoco se les ha permitido esta temporada ir a ver al filial madridista, según los responsables del club, por consejo de Antiviolencia. Esto, además de rotundamente falso, como han podido comprobar los propios afectados, es ridículo y deja en muy mal lugar a los gestores del área social y no hacen sino maltratar a quienes, según Florentino Pérez, son los únicos dueños del Real Madrid.

Pinche para ver la denuncia completaPinche para ver la denuncia completa

Aunque desde el propio club siempre se ha asegurado lo contrario, estos aficionados denuncian, y así lo comunicaron en el Juzgado de Instrucción Número 25, de Madrid, que la decisión de suprimir la antigua grada joven del Bernabéu y la cancelación de los euroabonos de los socios que estaban en ella se venía pensando desde febrero de 2013. Para ello, aportan una conversación en la que aparecen como promotores y conocedores de los hechos a Carlos Clara, Manuel Matamoros y Álvaro Cadenas, además de los directivos Manuel Redondo y José Luis Sánchez

El 20 de enero de 2014, varios socios euroabonados de la grada joven ya ejercitaron una acción civil contra el Real Madrid en el Juzgado de Primera Instrancia Número 63, de Madrid. Como quiera que se llegó a una transacción judicial, el procedimiento se terminó por satisfacción extraprocesal, de ahí que se suspendiera la vista señalada para el 20 de marzo. Los socios que fueron desalojados a la fuerza de la grada en la que llevaban años fueron recolocados y dispersados por otras parte del campo sin ningún miramiento. Sus quejas no sólo no les sirvieron de nada, sino que desde entonces algunos han sido puestos bajo sospecha, tratados como si fueran delincuentes e, incluso, estos días están recibiendo notificaciones del club en el que se les avisa que sus abonos han sido dados de baja. 

En el partido de Liga contra el Atlético de Madrid, el club procedió a retirar todas las pancartas donde se reivindicaban sus derechos y expresaban opiniones pacíficas contra el presidente y su Junta directiva. Para evitar que esto volviera a ocurrir, desde entonces se procedió a cachear minuciosamente a los socios ‘hostiles’ en las puertas de acceso al Bernabéu y retirarles cualquier pancarta contra la gestión de Florentino Pérez. Según el testimonio de un socio, también les fue denegado el acceso a la Asamblea, concretamente al espacio habilitado para los que no son compromisarios, algo que nunca había sucedido en la historia del Real Madrid. Más tarde, en el partido de Liga contra el Elche, su sorpresa fue que tenían sus abonos cancelados, además de que la seguridad privada del Bernabéu portaba fotos de ellos para su identificación como si fueran malhechores. 

¿Está Florentino al corriente de estos hechos?

Algunos de estos socios creen que el presidente no está totalmente informado de lo que consideración una vulneración de sus derechos. El motivo, según ellos, es “para que dos personas del área social del Real MadridJosé Luis Sánchez y Manuel Redondo, mantengan sus negocios”. De hecho, desde Ultras Sur denuncian que “antes había una cúpula de connivencia con la directiva, una relación que llegaba a la entrega de entradas cuyo dinero se quedaban íntegramente las dos personas mencionadas”. Según la misma fuente, “este chorro se corta a finales de 2013 con un relevo generacional. La nueva gente que lleva el grupo ya no tiene esa relación con el club y el resultado es que Ultras Sur ahora no se puede controlar y nos expulsan a todos, y esta medida también ha afectado a socios que no estaba en la antigua pecera”, añade, en referencia a los socios que han demandado y denunciado al Real Madrid

Estos socios también confirman que la nueva grada de animación está controlada principalmente por la peña La Clásica, la Asociación Primavera Blanca y la recién creada Veteranos, lideradas por Carlos Clara, Manuel Matamoros y José Luis Ochaíta, respectivamente. Una grada de animación que, para colmo, está compuesta principalmente por NO socios, que disponen de las llamadas entradas electrónicas con la que pueden presenciar todos los partidos del Real Madrid en el Bernabéu por 371 euros, lo cual, lógicamente, es considerado una discriminación para los socios que no pueden tener un euroabono por falta de localidades y porque en el mismo sitio, aunque en el fondo norte, los abonos cuestan el doble. 

Desde Ultras Sur se tilda a estos aficionados de “mercenarios que están subvencionados y que, aunque no tengan ganas de ir al fútbol, les han llegado a llamar por teléfono y obligado a ir”. De hecho, denuncian lo que ocurrió en Vallecas, donde a ellos se les prohibió la entrada por orden del Madrid, que pagó al Rayo esos tickets y colocó allí a la Grada de Animación”. Existe una subvención para que un grupo de animación siga la corriente del presidente”, añaden.

Precisamente, uno de los exmiembros de Ultras Sur, el mencionado Ochaíta, es actualmente “una de las cabezas visibles en la nueva Grada de Animación. Otra de las cabezas visibles es Carlos Clara, tres veces expulsado del club y a quien la Policía le llegó a quitar una navaja a la entrada al estadio”. En Turín, supuestamente, “pillaron a gente con droga de esta grada subvencionada, ¿qué va a pasar con ellos? ¿Y a los diecisiete que insultaron a Messi? No existen diecisiete expulsados”. Desde Ultras Sur aseguran que “parece una agencia de viajes con tres representantes: los mencionados Clara y Ochaíta, más Matamoros, que se lo llevan muerto”. Por cierto, los ultras se ‘colaron’ el pasado domingo en el Bernabéu con motivo del Classic Match contra el Liverpool, pero fueron expulsados por la seguridad privada del Real Madrid. A otros socios que no son ultras también les están echando del estadio, de ahí que no hayan tenido más remedido que demandar y denunciar al club. A su propio club. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes