El Real Madrid sabe golear hasta en las tardes más plomizas

02.04.2017 – 18:17 H. Si se quedan en el resultado pueden pensar que el Real Madrid ha llegado a abril con un vigor encomiable, esa capacidad del equipo ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

02.04.201718:17 H.

Si se quedan en el resultado pueden pensar que el Real Madrid ha llegado a abril con un vigor encomiable, esa capacidad del equipo blanco de ser mejor que los rivales y someterlos a su antojo en casa. Si son aficionados y no quieren penas quedense con eso, con un 3-0 contundente que da tres puntos más en la pelea por la Liga Santander y resuelve una nueva papeleta que en sí misma acerca el campeonato. La gran noticia para los de Zidane en este partido.

Ahora bien, espejismos en Concha Espina. Durante buena parte de la segunda parte, cuando el marcador solo iba 1-0 (producto de un gol de Benzema en fuera de juego, además) aquello era más Elm Street que la Casa de la Pradera. Una película de miedo, con fallos garrafales en la distribución del balón y un absoluto descontrol del partido. En la segunda parte los blancos fueron incapaces de hilvanar dos pases seguidos, no encontraron contras, el equipo se partió en dos y el Alavés dominó con mano dura pero sin ninguna capacidad para marcar gol. Y eso, probablemente, fue lo que les terminó matando.

G. Cabeza

El club blanco se impuso en la última batalla en esa guerra fría eterna que tiene con su rival. Iba con desventaja, pero la campaña de las últimas horas les dio la soñada cifra

Tampoco es que la primera parte fuese un primor, pero ahí al menos se vio cierto ritmo, un interés del equipo por organizar el ataque y algunas ocasiones blancas. Siguen siendo demasiados los jugadores que no están a su nivel. Hay casos críticos, otros visibles, algunos menores. Quizá el más grave de todos ellos es el de Modric, porque también es uno de esos futbolístas sistémicos sobre los que recae todo el entramado del equipo. Con el croata andando, desconcentrado y evidentemente mermado físicamente el Real Madrid juega peor. Que es exactamente lo mismo que le ocurriría a cualquier equipo que tuviese ese jugador esplendoroso y no lo pudiese utilizar con normalidad.

También los tres de arriba tiene que entonarse, porque los equipos de hoy en día dependen mucho de la contundencia de las estrellas, que en el Madrid está un poco reacia últimamente. Cristiano Ronaldo sigue en su línea de toda la temporada, esa en la que marca goles, a veces goles importantes -no tocó contra el Alavés- pero no se muestra dentro del equipo. Él mismo tiene un idioma gestual que alarma al aficionado, se queja por absolutamente todo, parece crispado y aunque lo intenta, siempre lo intenta, no termina de encontrar su mejor fútbol. El madridismo está acostumbrado a tener una bola de demolición portuguesa, y este año no tiene el mismo tono que otra temporada. Igual los 33 años y la falta de pretemporada tienen algo que ver.

Isco, lo salvable

No es único su caso. Tampoco Bale ha encontrado aún la vía que le tiene que llevar a ser el próximo gran jugador del Real Madrid. Volvió de una larga lesión y aún no ha tenido un partido completo en el que recuerde que hay pocos más potentes y hábiles que él. En ocasiones se le ve perdido en el campo, deambulando sin oficio ni beneficio y reacio a la defensa, que por edad condiciones y posición debería ser clave en él, es más normal que se ponga a la tarea Bale que Cristiano o Benzema. Su única ráfaga en el partido fue la falta que dio paso al tercer gol, un tiro magnífico que se estrelló en el larguero y sirvió para que Nacho, siempre tan servicial, rubricase el marcador.

Benzema, que marcó el primero y estuvo participativo en la primera mitad, también sigue siendo un futbolista de ráfagas más que una presencia constante. Puede alegar, eso sí, que si su equipo no pasa del centro del campo, como ocurrió en la segunda parte, él solo puede ejercer como privilegiado espectador de lo que vaya ocurriendo. Con todos estos fallos ¿cómo lo hizo el Madrid para ganar? Pues en parte por suerte, también por un rival romo, sin duda por Isco. El jugador malagueño es en este momento el oasis en el desierto, quien tiene las ideas más claras y consigue mantener en sus pies el balón por más tiempo. Que tampoco es pedir tanto. Marcó el segundo del equipo, con una jugada propia y un remate colosal que pasó por encima de Pacheco.

Salvador Carmona

A pesar de que en los últimos días la prensa no ha hablado de otra cosa, el delantero del Mónaco es un fenómeno de muchos quilates

El Alavés lo intentó, pero sus posibilidades en ataque son limitadas. Deyverson hace muchas cosas, pero entre ellas no está marcar muchos goles. Además, la defensa del Madrid funciona y, lo que es más curioso, funciona con casi cualquier jugador que se coloque. Ramos no estuvo, porque le tocaba descansar, y Varane se lesionó cuando el partido llevaba solo unos pocos minutos. Pero Carvajal, Nacho, Pepe e, incluso, Danilo, consiguieron rebajar la presión del Alavés. Con un mérito añadido, pues no estaba Casemiro, otro de los ausentes. Como tampoco estuvo Keylor Navas, a quien nadie echó en falta de esta película.

Ficha técnica

3 – Real Madrid: Casilla; Danilo, Varane (Carvajal, m.10), Pepe, Nacho; Kroos, Modric (Kovacic, m.68), Isco; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema (Lucas Vázquez, m.81).

0 – Alavés: Pacheco; Ely, Laguardia, Feddal, Theo; Manu García, Camarasa (Santos, m.83), Edgar (Katai, m.75), Toquero, Ibai (Romero, m.69) y Deyverson.

Goles: 1-0, m.31: Benzema. 2-0, m.85: Isco. 3-0, m.88: Nacho.

Árbitro: José María Sánchez Martínez (Comité Murciano). Amonestó a Ely y Manu García por el Alavés.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 29a jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 76.875 espectadores. Se rindió homenaje a una leyenda del madridismo, Juanito, 25 años después de su fallecimiento.

Fuente: ElConfidencial – Deportes