El Real Madrid se agarra al 'buen rollo' para seguir con la remontada ante el Villarreal

13.12.2015 – 05:00 H. Insiste una y otra vez. “Mi relación con el vestuario es muy buena”, repitió este sábado Rafa Benítez cuando se le preguntó por el ...

13.12.201505:00 H.

Insiste una y otra vez. “Mi relación con el vestuario es muy buena”, repitió este sábado Rafa Benítez cuando se le preguntó por el asunto. La verdad es que desde el interior del vestuario se han deslizado comentarios que apuntan a todo lo contrario desde el pasado mes de agosto, cuando los futbolistas conocieron a su nuevo entrenador. Los últimos resultados han tranquilizado el ambiente -ridículo por el ‘caso Cheryshev’ al margen-, tras la dura derrota sufrida ante el Barcelona. Goleadas balsámicas ante rivales de entidad menor, pero que han servido para que en el palco se sosieguen los ánimos. Y, sobre todo, gracias al tropiezo inesperado del Barcelona ante el Deportivo; unido al empate que cedió el equipo culé en Mestalla, la remontada se ha puesto en marcha si el Madrid no falla en El Madrigal. El Villarreal se presenta como un examen de entidad y que servirá para confirmar que la recuperación es un hecho. Como también, ahora que la enfermería se ha ido vaciando, para que el técnico empiece a manejar el reparto de minutos con tino. Todo en aras de que ese ‘buen rollo’ que propaga Rafa Benítez se afiance.

Con la BBC en perfecto estado, ninguno de sus efectivos se puede tocar, lo que provocará que por detrás aparezcan víctimas. No hay sitio para todos, y menos cuando el trío atacante es indiscutible. A día de hoy porque Cristiano Ronaldo parece que empieza a alcanzar su habitual velocidad de crucero, mientras Benzema olvida sus problemas con la justicia francesa ofreciendo su mejor versión como futbolista. El portugués, como Rafa Benítez, también ha subrayado -en una entrevista a ‘ESPN’- la distendida atmósfera que en estos momentos rodea su relación con el técnico. Dice el crack que se siente “cómodo”, pero será la trayectoria del equipo la que mantenga vigente el discurso. Nadie olvida, sobre todo en el interior del vestuario, determinados capítulos que pusieron de manifiesto la clara desconexión entre el jugador y el entrenador. Los resultados, empezando por los del Barcelona, rodean al equipo blanco de un ambiente más relajado.

Si cuando no rinde a plena satisfacción es intocable, cuando las prestaciones de la BBC son notables no hay nada de que hablar. Ahora le toca a Rafa Benítez administrar los minutos de jugadores como James, Isco -ya ha cumplido su sanción de dos partidos- y compañía. Futbolistas con los que el entrenador, como el caso del colombiano, ha tenido algún que otro desencuentro. El mediocampista sudamericano, ya restablecido de unos problemas físicos que provocaron algún que otro encontronazo con Benítez, con micrófonos por medio, apunta a titular en El Madrigal. Pero el malagueño es duro competidor y su rendimiento siempre suele ser notable. No es futbolista que tenga buen acomodo en el banquillo de los suplentes y su caso, como otros, es especial. El entrenador blanco sabe que no es un actor secundario y que en cualquier equipo su titularidad no se cuestionaría.

Con una BBC en forma, se recrudece la competencia entre James e Isco (Reuters)Con una BBC en forma, se recrudece la competencia entre James e Isco (Reuters)

El metódico Marcelino

Con cinco triunfos consecutivos tras la debacle del Clásico, que por momentos dejó la continuidad de Rafa Benítez en el alero, como informó este periódico, el Real Madrid no puede fallar para colocarse a dos puntos del Barcelona. Un tropiezo obligaría a empezar a remar de nuevo. Para esta, a priori, complicada y exigente salida, recupera Rafa Benítez a Sergio Ramos. El zaguero ha estado varias semanas alejado de los campos para encontrar la recuperación definitiva de una lesión en un hombro que le colocó muy cerca del quirófano. También se puede apostar por la titularidad de Marcelo, que ya disputó unos minutos ante el Malmö después de superar una lesión muscular.

En el otro banquillo se encontrará Rafa Benítez con un colega que entiende de manera similar la profesión. Dejando al margen conceptos futbolísticos, Marcelino García Toral es igual de metódico que el técnico del Real Madrid. Rigor táctico, alimentación, descanso… Lo quiere tener todo absolutamente bajo control. Una filosofía que ha calado en el club amarillo, que renovó el contrato del asturiano hasta junio de 2019. En el Villarreal ha encontrado, al menos por el momento, un lugar en el que desplegar su ideario con libertad, siendo reforzada su figura por la institución en casos complicados, como su desencuentro con Cani y que acabó con la salida del mediocampista, primero en forma de cesión al Atlético y más tarde al Deportivo.

El Villarreal siempre es un incómodo enemigo, aunque no se encuentra en su mejor momento. “Nos meterá siete -el Real Madrid– si defendemos así”, avisó Marcelino el pasado jueves tras el mal partido que su equipo firmó en Europa League ante el Viktoria Plzen. Es precisamente esa fortaleza defensiva que por el momento no se manifiesta lo que más preocupa al entrenador del Villarreal. Sin embargo, no conviene olvidar que si por algo está en la zona alta de la clasificación es por su eficacia como local, algo que luego no está teniendo continuidad cuando ejerce de visitante. Ante la cita con el Real Madrid, Marcelino sigue sin poder contar con Leo Baptistao y Adrián López, además de Mario Gaspar, Jaume Costa y Bonera. Por contra, Rukavina y Musacchio ya están a disposición de Marcelino, lo que supone un respiro con el fin de que pueda alinear una defensa equilibrada. Y es que el regreso de Rukavina como lateral derecho y la entrada en el izquierdo de Adrián Marín, permitirá al entrenador del equipo amarillo no tener que reubicar a jugadores en una posición que no es la suya.

Alineaciones probables:

Villarreal CF: Areola, Rukavina, Bailt, V.Ruiz, Adrián Marín; Bruno, Trigueros o Pina, Denis Suárez, Dos Santos; Soldado y Bakambu.

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, James; Cristiano Ronaldo, Bale y Benzema.

Árbitro: Undiano Mallenco (colegio navarro).

Estadio: El Madrigal.

Horario: 20:30 horas.

Fuente: ElConfidencial – Deportes