El reparto de entradas para la final de Milán, un nuevo maltrato a los socios del Madrid

20.05.2016 – 12:00 H. La Asociación por los Valores del Madridismo critica enérgicamente el procedimiento diseñado por los actuales dirigentes del Real ...

20.05.201612:00 H.

La Asociación por los Valores del Madridismo critica enérgicamente el procedimiento diseñado por los actuales dirigentes del Real Madrid para repartir las entradas asignadas por la UEFA para la final de la Liga de Campeones del próximo 28 de mayo en Milán.

Por un lado, la tardanza en realizar el sorteo ha provocado que los aficionados madridistas tengan que soportar unos precios disparados en sus desplazamientos a la ciudad italiana en comparación con los que han disfrutado los seguidores del Atlético de Madrid. Además, estos han visto recompensada su antigüedad como socios del club colchonero, así como su abono para todas las competiciones. Este criterio ha sido desechado en las oficinas de Concha Espina, donde tampoco han tenido a bien subvencionar parte del viaje a los socios, como ha hecho el Sevilla para que los suyos estuvieran presentes en la final de la Europa League disputada por el conjunto hispalense. Se da la paradoja de que el Sevilla F.C. es una sociedad anónima deportiva y el Real Madrid es un club propiedad de sus socios.

[El Madrid racanea a sus trabajadores estar en Milán y el Atleti los subvenciona]

Desde Valores del Madridismo recogen el malestar de la masa social del Real Madrid por las condiciones poco claras e injustas para acceder a las entradas de la final. El cargo de 10 euros y la sanción de un año sin poder solicitar entradas al club para aquellos socios agraciados con una entrada que no pudieran pagar la misma; así como la duda de si las entradas se van a entregar en Madrid o en Milán, con el riesgo de caos organizativo por los horarios de los viajes, como ya ocurrió en el partido de semifinales en Manchester, son los ejemplos más flagrantes.

Pero también enfada al socio que está temporada tras temporada con su equipo el hecho de que el club reparta de manera directa entradas a colectivos como grada de animación o peñas, para que disfruten de la final muchas personas que incluso no son socias del Real Madrid. Éste es el mecanismo de los actuales dirigentes del club para controlar las voluntades de estos grupos, esquivos hacia toda crítica a los gestores del club.

La Asociación Valores del Madridismo lamenta que un partido con el que sueñan todos los madridistas, como es la final de la Copa de Europa, sea inaccesible para la gran mayoría de los socios de la institución, de la cual todos ellos decidieron un día formar parte.

Fuente: ElConfidencial – Deportes