El rescate de siempre de Sergio Ramos pone líder al Real Madrid

12.03.2017 – 22:56 H. – Actualizado: 12.03.2017 – 23:07H. El Real Madrid no ha vuelto a sentirse cómodo en Liga desde que perdiera su ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,20

12.03.201722:56 H. – Actualizado: 12.03.2017 – 23:07H.

El Real Madrid no ha vuelto a sentirse cómodo en Liga desde que perdiera su imbatibilidad. En estas ya muchas semanas desde que perdiera en Sevilla, no ha habido una continuidad en el juego que haga pensar en una recuperación (más psicológica que deportiva) real de las sensaciones de esos meses de alegrías madridistas. Al contrario, siempre hay un detalle, o más de uno, mejor dicho, que incitan a pensar que el Madrid está siempre al borde del precipicio y que tiene que depender cada vez más a menudo de detalles o de individualidades que volteen un partido que se ha torcido, porque últimamente siempre se tuercen de alguna manera. El último ejemplo, contra un Real Betis que jugó de maravilla en el Bernabéu (2-1).

Jesús Garrido

Un capitán ejerce siempre. Ramos nunca se esconde, ni para lo bueno ni para lo malo, y en buena medida por eso se ha ganado que su cabeza tenga un hueco en el museo del Bernabéu

Dijo Víctor, un chico que fue fundamental hace casi 20 años para ganar una Liga y una Copa de Europa vestido de blanco, que iba a llevar a su Betis al Bernabéu para que molestase al Madrid. Quería ser incómodo, como ese cojín que se cuela debajo del trasero e impide que nos sentemos a gusto en el sofá. Este Betis es inconsistente, como le pasa a muchísimos equipos de la zona media de la tabla. Si tuviera un mínimo de regularidad, no tendría ni que preocuparse en mirar la zona de descenso de vez en cuando, sino incluso observar con deseo los puestos europeos. Pero eso no pasa casi nunca. El equipo de Heliópolis tiene jugadores que juegan muy bien al fútbol, pero ni Poyet ni Víctor les han aportado consistencia. Esa que sí tuvo en el Bernabéu desde que se adaptó al partido al primer cuarto de hora.

Claro que a veces no se puede luchar contra los elementos. El primer elemento al que se enfrentó el Betis fue el propio Madrid, que a veces juega bien, pero generalmente no y aun así, casi siempre gana. Durante más de una hora, los blancos no supieron controlar el partido, se agobiaron ante la presión del Betis y apenas si crearon ocasiones de gol y, en cambio, concedían. Pero al final, ganó, porque así funciona esto. Ni siquiera cuando matas el partido, como le pasó a Las Palmas, se puede estar convencido de que se va a ganar al Madrid.

El segundo elemento es el arbitral, ese que afecta a unos y otros por igual, pero que llama más la atención en ciertas ocasiones. Si hubiese ganado o puntuado el Betis, nadie se habría acordado en ningún caso de la roja que le perdonó Mateu Lahoz a Keylor Navas. En otro salto al vacío sin cuerdas, como hizo contra Boateng, el portero calculó muy mal y se llevó por delante a Brasanac. El árbitro decidió que no había ocurrido nada punible. En realidad, esa decisión puede que beneficiara al Betis, pues fue el costarricense el autor del primer gol sevillano. Un error obsceno, increíble a simple vista e inexplicable en todo caso. Parecido al de Arconada en París, pero más complicado de que se produzca.

Navas se lamenta por su error (Sergio Pérez/Reuters).Navas se lamenta por su error (Sergio Pérez/Reuters).

Desde que Keylor volvió de su lesión y cometió su primer error en Dortmund, nunca ha vuelto a sentirse completamente seguro entre los palos madridistas y ha propiciado goles en contra que el Keylor de la temporada pasada no habría permitido. Para todas las posiciones, la confianza en uno mismo es indispensable para alcanzar un rendimiento óptimo en el máximo nivel, pero es más importante si cabe para un portero, que debe sentirse seguro al salir por alto, al ir a por un balón dividido, a saltar a por remate que se aleja. A Keylor le pesa mucho todo lo que tiene dentro de la cabeza, y tampoco le ayudará que se dé por hecho que el Madrid vaya a fichar a un portero para la próxima temporada.

Alonso C.

La exigente grada del Santiago Bernabéu ha perdido la paciencia con el guardameta costarricense. Falló en el tercer gol de Las Palmas y la afición no le perdonó

Y el tercer y último elemento al que no pudo hacer frente el Betis es a Sergio Ramos, el mayor elemento, un titán de esos que hacían la vida imposible a Hércules. No se puede luchar contra él. Si ningún equipo se ha podido librar de sus goles definitorios, es que es indefendible. Una vez más, se pudo escuchar en algún rincón del Bernabéu, cuando Keylor lamentaba su error, aquella frase ya muy repetida de ‘esto lo arregla Sergio Ramos‘. Y pasó. Porque la realidad nos empieza a decir que es más probable que pase que que no pase.

El balón parado volvió a solucionar un problema gordo. Habría sido casi imperdonable no aprovechar el bofetón que se llevó el Barça en Riazor. Es un arma que el Madrid de Zidane ha explotado al máximo, sobre todo en partidos, como éste ante el Betis o el de Nápoles, en los que el Madrid sufre lo indecible para generar juego. Y eso que esta vez el entrenador francés hizo lo que muchos piden en encuentros importantes, que es jugar con más centrocampistas y no con los tres de arriba. Juntó a Kroos, Modric, James e Isco y no jugó bien. La mayoría de las jugadas acababan en centros de Marcelo a la nada. De tanto insistir, uno acabó en el gol de Cristiano, otro remate de cabeza catedralicio. Pese a esa mayor población del medio, el Bernabéu tuvo que ver cómo Rubén Pardo y Dani Ceballos se adueñaron del centro y agobiaban con la línea adelantada la salida blanca. Pero claro, no se puede luchar contra los elementos.

Ficha técnica

2 – Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Sergio Ramos, Nacho, Marcelo; Kroos, Modric, Isco (Marco Asensio, m.79), James (Lucas Vázquez, m.69); Cristiano Ronaldo y Morata (Benzema, m.71).

1 – Real Betis: Adán; Piccini, Mandi (Navarro, m.84), Pezzella, Tosca, Durmisi; Rubén Pardo, Brasanac (Alex Alegría, m.86), Dani Ceballos; Sanabria y Rubén Castro (Petros, m.64).

Goles: 0-1, m.25: Keylor Navas en propia puerta. 1-1, m.40: Cristiano Ronaldo. 2-1, m.81: Sergio Ramos.

Árbitro: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Marcelo (86) por el Real Madrid. Expulsó a Piccini por doble amarilla (30 y 78) por el Betis.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésimo séptima jornada de LaLiga Santander, celebrado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 73.103 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los exjugadores madridistas Raymond Kopa y Juan Carlos Touriño.

Fuente: ElConfidencial – Deportes