El riesgo de que la Liga haya terminado y no se juegue la final de Copa es real

El comunicado de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) sobre la decisión adoptada por su Junta directiva el pasado miércoles no dejaba lugar a ...

El comunicado de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) sobre la decisión adoptada por su Junta directiva el pasado miércoles no dejaba lugar a dudas: “Suspender todas las competiciones de todas las categorías a partir del día 16 de mayo con carácter indefinido. Al mismo tiempo, y una vez más, reiteramos el ofrecimiento de diálogo por parte de la RFEF al Gobierno de España”. Es decir, que, aunque una vez más su presidente, Ángel María Villar, fuera el único dirigente del fútbol español que no diera la cara, la huelga planteada por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) está respaldada por la RFEF, tal y como se puede comprobar por las reivindicaciones incluidas en el comunicado. 

Sin embargo, el presidente de AFE, Luis Rubiales, negó en los micrófonos del programa El Larguero, de la Cadena SER, que vaya de la mano de Villar: “No es exacto. La AFE convoca una huelga a la que adhieren árbitros y entrenadores. Lo que ocurre es que cuando una jornada se elimina por una huelga, esa jornada se pierde. Por ello, en la Junta directiva de la RFEF se decide por una amplia mayoría suspender esa jornada para que en caso de huelga, no afecte al calendario. Es decir, que la Federación no ha convocado ninguna huelga, porque además no puede hacerlo, sino que hemos sido nosotros. Lo que ocurre es que, por responsabilidad entiendo, la Federación no quiere perder esa jornada y eso es lo que la ha llevado a la suspensión”.

Mientras los aficionados esperan expectantes lo que pueda acabar pasando, la cuestión es que el Consejo Superior de Deportes (CSD) le dio de plazo a la RFEF hasta este martes a las doce del mediodía para presentar alegaciones sobre su decisión de “suspender todas las competiciones de todas las categorías a partir del día 16 de mayo con carácter indefinido”. A continuación, será el organismo que preside Miguel Cardenal quien tenga que dar su visto bueno. Como todo apunta a que no será así, que el próximo fin de semana haya o no fútbol, al menos en Primera y Segunda División, será ya una decisión única y exclusiva de la AFE, tal y como el propio Rubiales reconoció, de ahí que el peligro de que la Liga termine a falta de dos jornadas y que tampoco se dispute la final de Copa del Rey, fijada para el 30 de mayo en el Camp Nou y que enfrentará a FC Barcelona y Athletic.

La pregunta es: ¿aguantará el sindicato de futbolistas la presión de dejar a los aficionados sin el desenlace de la Liga y sin final de Copa? Por otro lado, sobra decir que para el Gobierno que preside Mariano Rajoy tampoco sería agradable que la huelga de la AFE dejara a España sin fútbol, y esta dejaría contra las cuerdas a Miguel Cardenal. “El Gobierno aprobó el decreto ley porque las partes implicadas lo solicitaron”, comentó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tras el Consejo de Ministros del pasado viernes. “Los clubes y los futbolistas plantearon la necesidad de ese modelo. Son las partes las que en el marco de ese contexto tienen que trabajar. Tras el acuerdo unánime de todos, invito a las partes a que en este asunto sigan trabajando en ese entorno de consenso que lograron y espero que vuelvan a lograrlo”. “Fútbol es fútbol; ya está bien de meter la política en todos los ámbitos”, sentenció Sáenz de Santamaría al más puro estilo Vujadin Boskov. 

La mano de Claramunt… y la pata de Tebas

Luis Rubiales, que habla de “un callejón sin salida”, se desmarca de las reivindicaciones de Villar, aunque, eso sí, no se cansa de defenderle, tanto o más como de atacar al presidente CSD, de quien ha llegado a decir que “nos ha limpiado” o “quizás no le ha explicado al ministro Wert” el contenido del real decreto. Al inicio de la entrevista en El Larguero, José Ramón de la Morena dejó caer que detrás de la convocatoria de los jugadores que respaldaron a Rubiales en la rueda de prensa que ofreció el pasado jueves había estado la mano de María José Claramunt, curiosamente la directora de la Selección española, es decir, empleada de la federación que preside Villar, aunque quien en realidad haga y deshaga con absoluta impunidad es su vicepresidente Juan Padrón. Por cierto, otro de los vicepresidentes de Villar es José Luis Astiazaran, expresidente de la LFP, y que tanto tiene que tapar, por no decir esconder. 

El dato de María José Claramunt ayuda a explicar que jugadores de la Selección española como Iniesta, Piqué, Xavi, Ramos o Casillas estuvieran sentados justo detrás del presidente de la AFE. Una foto que Javier Tebas criticó de una manera muy desafortunada, de ahí que se viera obligado a rectificar. “La foto de AFE parecía de Herri Batasuna o Bildu, todos sentados detrás de Rubiales. Me consta que hay capitanes que no están de acuerdo con la huelga y los han sentado en la silla para hacerles la foto”, dijo el presidente de la LFP. 

¿Volverá a plantar Villar a la Liga?

Javier Tebas ya avisó que “si se dicta que la huelga es ilegal, los convocantes tendrán que pagar daños y perjuicios a la Liga y a los clubes”. Al referirse a las pérdidas calculadas si se lleva a cabo la huelga, Tebas añadió: “Calculamos que como mínimo cada jornada son daños de 50 millones de euros, aunque las jornadas luego se recuperasen”.

La LFP ha invitado a Ángel María Villar, presidente de la RFEF, a la Asamblea General Extraordinaria que ha convocado para este lunes. Sobre este asunto Tebas dijo que “le hemos invitado a todas las asambleas y nunca viene. Esperemos que este lunes venga para dar explicaciones de todo lo que está haciendo”. Sobre el acto de conciliación propuesto por la AFE, Tebas comentó que “donde se nos invite vamos a estar a hablar de lo que sea necesario, pero no podemos hablar de algo que excede del marco laboral”. Curiosamente, Luis Rubiales también defendió a Villar sobre todos sus desplantes, asegurando que “es mentira” que no haya acudido a las reuniones con Tebas, Cardenal o Wert. “Yo no hablo de hipótesis”, dijo el presidente de la AFE a la pregunta sobre si habrá huelga, para sentenciar que “una huelga es un derecho constitucional”.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes