El suplicio de Florentino es el Barcelona: sólo ha ganado el 25% de los Clásicos de Liga

02.04.2016 – 05:00 H. El próximo mes de julio se cumplirán 16 años desde que Florentino Pérez, el presidente de la constructora ACS, hacía que la Octava ...

02.04.201605:00 H.

El próximo mes de julio se cumplirán 16 años desde que Florentino Pérez, el presidente de la constructora ACS, hacía que la Octava Copa de Europa no fuera suficiente a Lorenzo Sanz para revalidar la presidencia del Real Madrid. Pesó mucho más el fichaje de Luís Figo. Después de más de década y media desde ese momento, y con un ‘impasse’ de tres años entre medias, los números de Florentino al mando de la nave blanca podrían ser mejores en muchos ámbitos (menos en el económico, en teoría), pero sobre todo, en relación a su rivalidad directa con el Fútbol Club Barcelona.

[Lea aquí: El ideólogo, la figura que nunca tuvo el Madrid]

No hablamos ya sólo de títulos, dato éste que desprende una ventaja azulgrana de 23-14 (sin contar el primer Triplete, porque fueron Calderón y Boluda los presidentes). Sino de enfrentamientos directos. Los partidos contra el eterno rival se han convertido en el principal suplicio de Florentino Pérez. Son ya muchos Clásicos que hacen al presidente merengue contener la respiración y esperar que pasen lo más rápido posible cada vez que llega esa fecha tan especial en el mundo del fútbol.

Hasta el de este mismo sábado, mientras Florentino ha sido el máximo mandatario madridista, Real Madrid y Barcelona se han enfrentado en 39 ocasiones en todas las competiciones (a saber, Liga, Copa del Rey, Champions League y Supercopa de España) y el resultado es demoledor: el Madrid ha ganado 11 partidos, ha empatado otros 11 y ha perdido un total de 17.

Pero si este dato es realmente negativo, se puede comprender de manera lógica a través del desarrollo histórico reciente de uno y otro. Los títulos no engañan y suelen ser una extrapolación natural de los enfrentamientos directos. Sin embargo, la estadística aún puede empeorar si reducimos el torneo del que hablamos a la Liga. En trece temporadas y 26 Clásicos ligueros, el resultado es de 13 derrotas, 7 empates y tan sólo 6 victorias.

Apenas un 25% de alegrías en trece años. Ha empatado incluso más veces de las que ha ganado. Y entre esas 13 decepciones, la mayor fue el 5-0 en el Camp Nou de 2010, la peor derrota de Florentino… la segunda fue esta misma temporada, el 0-4 del Bernabéu.

Y por supuesto, en estos números no están incluidos ninguno de los seis Clásicos que se produjeron durante el mandato de Ramón Calderón entre 2006 y 2009, en el que el resultado fue globalmente más positivo, al ganar tres, empatar uno y perder dos, pero claro, una de esas derrotas fue el famosísimo 2-6 en el Santiago Bernabéu.

También hubo grandes alegrías

Evidentemente, en tanto enfrentamiento directo es imposible que no quede algún resquicio para traer a la memoria en momentos de desasosiego madridista. En los tiempos recientes es inevitable recordar con enorme facilidad el triunfo en las dos finales de Copa del Rey que han enfrentado a Madrid y Barça en 2011 y 2014, ambas en Mestalla, y que acabaron igual: con Iker Casillas como capitán levantando al cielo el trofeo del torneo del KO. De hecho, en finales, la única que ha caído del lado azulgrana fue la Supercopa de España de 2012. Al año siguiente, el Madrid se vengó y remontó en el Bernabéu para hacerse con el título.

Aquellos tres títulos son, sin duda, significativos, sobre todo la Copa de 2011, el primero ganado por José Mourinho como entrenador del Madrid, al tratarse de una competición ganada al que era, quizá, el mejor Barça de la historia. Pero sin duda no tuvo tanta trascendencia histórica como la semifinal de la Champions League de 2002. En esa penúltima ronda, el Madrid ganó por primera vez en el Camp Nou (0-2) en 9 años y se metió en la final de Glasgow en la que ganó la Novena ante el Bayer Leverkusen.

Fuente: ElConfidencial – Deportes