El triunfo de Zidane: quitar a Cristiano y que no le ponga 'caritas'

19.03.2017 – 05:00 H. El partido estaba abierto. Ganaba el Real Madrid, sí, pero el Athletic Club apretaba para rascar un empate por lo menos. Zidane ya ...

19.03.201705:00 H.

El partido estaba abierto. Ganaba el Real Madrid, sí, pero el Athletic Club apretaba para rascar un empate por lo menos. Zidane ya había movido alguna ficha y cuando el triunfo todavía no estaba bien amarrado, decidió retirar del terreno de juego a su gran estrella. Esta vez sin estridencias, lo contrario a lo que pasó en su día. No puso ‘caritas’ Cristiano Ronaldo, que enfiló el camino del banquillo con absoluta naturalidad, sin aspavientos. Tal vez con cierta seriedad reflejada en el rostro por no haber marcado, pero nada más. Triunfo del entrenador en esta cuestión nada sencilla. Lo que antes era tabú, ahora ya está adquiriendo categoría de normal. Que dure será otra cosa, pero por el momento gana Zizou.

Gonzalo Cabeza

Los goles de Benzema y Casemiro fueron suficientes para solventar la papeleta de uno de los campos difíciles de la Liga. El centro del campo volvió a estar perdido ante el fútbol del Athletic

Lo que sucedió en San Mamés llamó la atención. Así, una vez finalizado el encuentro, Emilio Butragueño comentó el asunto ante el micrófono de ‘beIN Soprts’, afirmando escuetamente que “no entramos en sus decisiones”. La realidad es que el entrenador del equipo blanco está dosificando esta temporada a su estrella. Tuvo descanso Cristiano Ronaldo en algunos partidos y en Bilbao, un encuentro de máxima exigencia, decidió que los últimos minutos los jugara Isco en vez del luso. “En el tramo final del encuentro tenía que buscar más equilibrio. Cristiano puede salir de vez en cuando del terreno de juego y ya está; estaba contento por el partido”, sentenció el estratega.

[Más noticias del Real Madrid]

Ahora que la temporada entra en su fase más decisiva, con Champions League en el horizonte, Zidane no parece que vaya a vacilar con este tipo de cuestiones. Siempre insiste en que nunca juegan los que tienen el físico tocado, y en el caso de Cristiano Ronaldo el objetivo es que afronte los determinantes partidos que se avecinan ahora en las mejores condiciones posibles. No está siendo tan resolutivo esta temporada ante las porterías de los equipos rivales, pero continúa siendo un efectivo muy valioso en cualquier circunstancia y lugar. El técnico quiere al crack de Madeira con la gasolina necesaria en la hora de la verdad, ante el Bayern en Champions y ante el Barcelona en partido de LaLiga Santander. Eso, por ahora, luego habrá otras finales que jugar y manejar.

Zidane, junto a Modric, en el banquillo de San Mamés. (Cordon Press)Zidane, junto a Modric, en el banquillo de San Mamés. (Cordon Press)

La implacable edad

Fue en la primera vuelta, en Las Palmas, cuando en una situación similar, la cara de Cristiano Ronaldo nada tuvo que ver con la que se vio en San Mamés. Entonces, en tierras canarias, el enfado del goleador fue más evidente, episodio que fue recogido de la misma manera por todos los medios de comunicación. Muy especialmente en Portugal, donde en muchos titulares aparecieron palabras gruesas para retratar el gran mosqueo de su estandarte. Se habló de un CR7 furioso y que con una mala cara más que evidente, durante unas horas agitó el eterno debate de si debe jugarlo absolutamente todo. Aquel día Zidane despachó el asunto con temple y con una frase similar a la empleada en Bilbao: “Hay que sustituir a Cristiano de vez en cuando”.

El físico de Cristiano Ronaldo ya no tiene las mismas prestaciones que antes. El desgaste acumulado, como en el caso de otros compañeros de profesión, se hace sentir con nítida claridad. Pero, eso sí, continúa apareciendo en decisivos momentos, lo que espera siga sucediendo Zidane, por lo que no quiere quemar a su jugador. No hay que olvidar que el mismo protagonista fue el que reconoció, en una entrevista concedida a ‘France Football’, que “con la edad, todos perdemos cosas, aunque también ganamos otras”. Siempre más que cuidadoso para tener la carrocería a punto, dijo que “hay que ser inteligente porque esto es una maratón, no un sprint”. “Hay que aceptar que tengo 31 años y hay que gestionar muy bien los partidos, en el sentido de no jugarlo todo”, sentenció.

[Más noticias de fútbol]

No se sabe qué deparará el futuro, pero es la quinta vez que Cristiano Ronaldo es sustituido. Además de las mencionadas de Las Palmas y San Mamés, tampoco acabó los partidos ante Osasuna, en el Bernabéu, Atlético de Madrid, en el Vicente Calderón, y Kashima Antlers, en la final del Mundial de Clubes. Lo que parece claro es que Zidane, después de los tropiezos sufridos por su equipo durante el arranque del nuevo año, va a medir mucho todas sus decisiones, siempre para preservar el físico de sus futbolistas. “Nos quedan once partidos y sabemos que somos líderes, pero eso no significa nada y lo importante es hacer encuentros como el de Bilbao”, enfatizó el entrenador francés.

Fuente: ElConfidencial – Deportes