El United le da a Mourinho todo lo que pide, ahora tiene la obligación de responder

08.08.2016 – 05:00 H. El Manchester United de Mourinho ya está completo. La contratación de Paul Pogba convierte ahora mismo a los red devils en uno de los ...

08.08.201605:00 H.

El Manchester United de Mourinho ya está completo. La contratación de Paul Pogba convierte ahora mismo a los red devils en uno de los equipos más fuertes de Europa y que cuentan con un entrenador extremadamente competitivo y con una ingente voracidad ganadora. Si no fuera porque el United tendrá que disputar la Europa League esta temporada diríamos sin cortarnos que debía ser candidato a ganar la Copa de Europa, pero para eso tocará esperar todavía al menos a 2018. Pero en Inglaterra, no hay excusas para devolver a Old Trafford el lustre que se ha visto ensuciado últimamente. Por ahora, aún sin Pogba, ha ganado su primer título, la Community Shield contra el Leicester City por 1-2 con un gol decisivo de Ibrahimovic.

EP

Mourinho ya tiene a la estrella que demandaba: Pogba vuelve al United, club del que se fue gratis en 2012, por la mayor cifra pagada jamás por un futbolista, superando a Bale y Cristiano

Fichar a Pogba no es posible para cualquiera. Ni siquiera el Real Madrid se atrevió a tirar del hilo, porque al poco de empezar a agarrarlo atrajo la cara de Mino Raiola y prefirió echarse para atrás. El Manchester United ha pagado una cantidad que no se había desembolsado nunca, no al menos directamente, porque seguimos sin saber cuánto costó Neymar en realidad y puede que nunca lo sepamos a ciencia cierta. Y lo ha hecho sin despeinarse, no como Florentino, que sudaba para firmar a Bale el último día de mercado. 120 millones para un jugador que se formó en el club y que se marchó gratis hace cuatro años porque nadie le garantizaba jugar con regularidad. Ahora ha vuelto con estatus de estrella serigrafiado en el pecho.

Con Pogba, a Mourinho se le ha quedado una plantilla bien maja. Que sí, aún hay posiciones en las que definitivamente podría mejorar, pero estamos hablando de que los dueños americanos del club se han gastado ya unos 200 millones de euros en Pogba, Bailly y Mkhitaryan para contentar a su entrenador, además de prometerle a Ibrahimovic, la única contratación por la que no se ha pagado traspaso, un salario de 16 millones al año. Es decir, han añadido cuatro piezas excelentes a un tablero cuya base no era perfecta, pero sí de calidad.

EC

“Perdió un poco el control emocional de la cosas en la final de la Eurocopa. No hizo ningún mal, pero creo que tampoco aportó nada”, señaló el entrenador del Manchester United

Un once sensacional

Un posible once del actual United (Footballuser).Un posible once del actual United (Footballuser).

Como se muestra en la imagen adjunta, el que podría ser un once tipo del United de Mourinho da al menos esperanza a los aficionados de la parte roja de Manchester. Quizá el lateral derecho y el pivote posicional serían las posiciones más débiles, puesto que Mourinho no parece confiar del todo en el italiano Matteo Darmian y los mejores años de Michael Carrick, excelente en su tiempo, ya han pasado. Pero el resto de la alineación está formada por jugadores más que contrastados. Quizá el más débil pudiera ser Bailly, ya que no es una estrella, pero los 38 millones que cobró el Villarreal por él le dan un caché quizá demasiado alto. Y con Rooney capitaneando.

Todo esto sin contar aquí con los suplentes que no aparecen en el montaje. Mata y Ander Herrera, que no parecían tener hueco, por ahora siguen en el equipo, así como Memphis Depay. En el hipotético banquillo también estarían losjóvenes Lingard y Rashford, además de otros jugadores de peso en la plantilla como Young, Valencia, Jones y Smalling, entre otros.

“Me gusta crear expectativas irreales”

Mourinho llegó con exigencias a Old Trafford de mejorar la plantilla y la directiva le ha otorgado un buen equipo con capacidad para ganarlo todo. El propio portugués dijo antes de ganar la Community Shield, esa supercopa inglesa casi amistosa en la que se permiten hasta seis cambios, que le gustaban las altas expectativas puestas siempre que coge un nuevo equipo. “No es nuevo para mí, me gusta crear esa expectación y que los jugadores la sientan. A veces en mi carrera he creado expectativas irreales, pero haciéndolo llevo al equipo a niveles inesperados. Ganar títulos en la primera temporada lo es, pero también me gusta”, dijo Mourinho en declaraciones recogidas por The Mirror.

Es cierto que siempre ha creado esas expectativas, las cuales casi nunca ha cumplido en su primera temporada porque le parece irreal, allí donde ha ido. Pero está en un club que se ha visto inmerso en unas urgencias asfixiantes y al que no le sirve, como le pasó en su primer año en el Madrid, con ganar una copa, pues eso ya lo hizo Van Gaal y lo echaron. A Mourinho se le va a exigir desde ya ganar la Premier League, más cuando no tiene las obligaciones ni la dureza de la Champions League. Eso sí, la Europa League también pasa a ser una obligación, puesto que es, de largo, la mejor plantilla que la compite. 

La competencia en Inglaterra, eso sí, es descomunal. El Manchester City, el máximo rival ciudadano, con Guardiola al mando, es probablemente el principal favorito a todo, pero el Liverpool de Klopp, el Chelsea de Conte, el Arsenal de Wenger y el Tottenham de Pochettino no andan muy por detrás, con grandes plantillas y altas ambiciones.

El poder de la Premier

LaLiga Santander quiere competir con la Premier League por el calificativo honorífico de ‘mejor liga del mundo’, pero tiene complicado hacerlo actualmente. Aquí miraremos nuestra Liga porque seguimos teniendo a tres de los mejores clubes del planeta, pero las contrataciones en Inglaterra nos obligan a prestar cada vez mayor atención a lo que allí sucede. ¿Cómo no atender a lo que hacen Mourinho y Guardiola? Y más ahora contando ellos con el fichaje más caro de la historia del fútbol.

El poder de la Premier League hoy en día se basa en su incomparable capacidad de atracción actual de grandes futbolistas y entrenadores. Lo hace a través de un sistema de competición excelente como motivo de escaparate y con el dinero como principal arma competitiva. Cualquier jugador de fútbol quiere jugar con el Manchester United en Old Trafford, pero quiere hacerlo aún más si le van a empanar en billetes tanto a él como a su club de origen. El fichaje de Pogba es buen ejemplo de lo que hablamos: uno de los mejores jugadores del mundo se marcha a un club que no jugará la Champions League la próxima temporada, algo que se ha convertido hasta en normal desde que Alex Ferguson no está en el banquillo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes