El vacilante Barça saca el paraguas aunque el chaparrón sobre Alves parece inevitable

17.04.2016 – 05:00 H. Desde que el Vicente Calderón enterrara al vigente campeón, desde el Barcelona se ha transmitido una sensación de normalidad que no ...

17.04.201605:00 H.

Desde que el Vicente Calderón enterrara al vigente campeón, desde el Barcelona se ha transmitido una sensación de normalidad que no es tal. Son demasiados los golpes recibidos en las últimas fechas como para pensar que todo está bajo control. Primero Josep María Bartomeu y luego Luis Enrique transmitieron mensajes positivos para capear el temporal, recrudecido por la penúltima ‘performance’ de Dani Alves en la red. Ambos dieron la cara por el díscolo jugador, pero el horno no está para bromas. El ambiente está caliente y la masa no entiende cómo es posible que el equipo se haya derrumbado de manera tan trágica en apenas 15 días. “Estad tranquilos, el equipo está centrado en hacer doblete”, dijo el presidente el viernes, pero la realidad es que el equipo no carbura. El Valencia, que no está para tirar cohetes, ha pasado a convertirse en una seria amenaza en su visita a un Camp Nou. Está por ver cómo reacciona el seguidor azulgrana tras tanto revés sufrido, aunque el chaparrón sobre Dani Alves está garantizado. Su sentido del humor no es compartido…

[Luis Enrique da la cara por Dani Alves]

En el interior del vestuario azulgrana algunos gestos denotan algo más que preocupación. El penúltimo episodio firmado por Dani Alves en las redes sociales ha hecho torcer el gesto a más de un jugador. Muchos atisban detalles inquietantes, actos que para algunos amenazan con destruir una temporada que rodaba sobre ruedas. Pero en un par de semanas, el remanso de paz ha dado paso a una tormenta en toda regla que ha ido adquiriendo mayor virulencia con el paso de los días. Varios miembros del vestuario empiezan a cansarse de actos como el del brasileño, igual que no entienden que Neymar viaje a Brasil a asistir al cumpleaños de su hermana o semanas después permaneciera más tiempo en su país cuando ya no podía jugar un partido con Brasil al estar sancionado. Detalles que no son menores para algunos integrantes del colectivo.

Luis Enrique, pensativo durante el partido que el Barcelona disputó en el Calderón (EFE)Luis Enrique, pensativo durante el partido que el Barcelona disputó en el Calderón (EFE)

Messi y Neymar

Tampoco las apariciones de Piqué en el ya famoso Periscope han convencido mayoritariamente. Más de un compañero empieza a atisbar que el vestuario no está lo suficientemente controlado y que la temporada puede acabar de mala manera si la reacción no llega con carácter inmediato. Algunos no olvidan lo sucedido en la temporada 2006/2007, cuando el equipo azulgrana tenía el título de Liga en el bolsillo en un momento dado, pero se relajó en la misma medida que varios de sus jugadores se ‘despistaban’ y al final el trofeo acabó en las vitrinas del Santiago Bernabéu. La afición culé no alcanza a descifrar lo que está pasando últimamente y con la visita del Valencia expresará su parecer.

[El Barcelona se asoma al precipicio sin saber si llueve o hace sol]

Mientras estos episodios protagonizados por varios jugadores han generado un punto de crispación entre algunos, desde lo futbolístico la afición estará especialmente atenta a Messi y Neymar, las dos estrellas que se han apagado por completo en los últimos tiempos. La desaparición de ambos ha sido fundamental para entender el proceso depresivo en el que ha entrado la institución. Ambos estaban completando una temporada casi sobresaliente, pero fue cruzar el charco para acudir a la llamada de sus respectivas selecciones y derrumbarse por completo. Que recuperen el fulgor perdido se antoja básico en estas próximas semanas de temporada, en las que Atlético de Madrid y Real Madrid van a apretar ahora que han olido la sangre…

Dani Alves, vestido de mujer (Instagram/@danid2ois)Dani Alves, vestido de mujer (Instagram/@danid2ois)

Propicia ocasión

Con este panorama, que se ha llenado de nubes últimamente, nada hace prever que Luis Enrique mueva las fichas que mejor rendimiento le han estado dando a lo largo de la temporada. Tal vez, más por el ambiente externo que por otra cosa, opte finalmente por dejar a Dani Alves en el banquillo para que el ambiente, al menos de inicio, no se vea alterado por nada negativo. Llegado el caso, sería Sergi Roberto el que ocuparía el lateral derecho. “La afición del Barça sé lo que no perdona: la falta de actitud y de ambición. Y en eso mis jugadores son únicos. No he visto falta de actitud. Es el momento de dar mucho e intentarlo mucho más y eso lo veo en cada entrenamiento. Me hace ser optimista, a pesar de todo lo que rodea al equipo”, afirmó Luis Enrique.

[El Atlético no dejó de creer ante un deprimido Barcelona]

Tras sumar tres puntos ante el Sevilla consiguió recuperar las constantes vitales. El Valencia por fin ha vivido una semana sin el vértigo que daba ver a sólo 6 puntos de la zona de descenso. Bajo un cielo más despejado, el equipo que entrena Pako Ayestarán afronta este partido sin los agobios que han marcado su caminar en los últimos tiempos. Sin poder recuperar a tiempo a Cheryshev y con el expedientado Feghouli apartado de la actividad del equipo hasta el próximo jueves, el entrenador valencianista recupera a Gayà y Cancelo, de baja las últimas semanas. “Este partido es una oportunidad, no un riesgo”, resumió el técnico del Valencia la cita del Camp Nou.

Alineaciones probables:

FC Barcelona: Bravo; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar jr.

Valencia: Diego Alves, Barragán, Mustafi, Abdennour, Siqueira; Javi Fuego, Parejo, André Gomes; Rodrigo, Santi Mina y Alcácer.

Árbitro: Fernández Borbalán (C. Andaluz)

Estadio: Camp Nou

Hora: 20.30.

Fuente: ElConfidencial – Deportes