El velo “promueve el terrorismo pasivo”, según un artículo académico del Pentágono

25.02.2016 – 12:37 H. El artículo no permite interpretaciones ambiguas: “La proliferación del salafismo militante y el ‘hiyab’ contribuye a la ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

25.02.201612:37 H.

El artículo no permite interpretaciones ambiguas: “La proliferación del salafismo militante y el ‘hiyab’ contribuye a la idea del terrorismo pasivo, que ocurre cuando segmentos moderados de la población rechazan hablar contra o resistir activamente al terrorismo”. Y más adelante: “Debilitar el fenómeno del ‘hiyab’ resulta fundamental para detener el crecimiento del islamismo a nivel ideológico”.

Cuando estas líneas aparecieron por primera vez en un texto académico en 2011, como parte de una recopilación realizada por el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EEUU, pasaron totalmente desapercibidas. El documento “Contrarrestando el Extremismo Violento: Métodos Científicos y Estrategias” fue recuperado en julio 2015 porque, según explican los responsables en una nota introductoria, “el extremismo violento sigue siendo un asunto candente”. El documento fue hecho público por el portal “Public Intelligence” en enero. Pero no ha sido hasta esta semana, cuando la publicación “The Intercept” se ha hecho eco, que ha estallado la polémica.

Estas afirmaciones sobre el ‘hiyab’ o velo islámico han sido consideradas lo suficientemente ofensivas como para desatar una tormenta en Twitter. El hashtag #Passiveterrorism ha sido utilizado para denunciar esta demonización, sobre todo, aunque no exclusivamente, por parte de miles de musulmanas estadounidenses que utilizan el velo en su vida diaria.

“Al parecer, los contenidos de cajones para velos que hay en todas partes están fomentando lentamente la rebelión”, dice una usuaria llamada Shelina Janmohamed. “Así es como luce el #terrorismo pasivo, aparentemente. Según los “expertos” del Gobierno”, indica la politóloga Rim-Sarah Alouane… adjuntando una foto de Malala Yousafzai, la adolescente paquistaní galardonada con el Nobel de la Paz en 2014 por su defensa de la educación femenina frente a la intolerancia de los talibanes, que le costó un atentado contra su vida.

“El ‘hiyab’ precede al terrorismo

Otros han puesto de manifiesto que “terrorista pasiva” sería gente como la esgrimista Ibtihaj Muhammad, la primera atleta estadounidense que competirá en unos Juegos Olímpicos con velo.

El polémico artículo, titulado “Un Plan Estratégico para Derrotar el Islam Radical”, viene firmado por el Doctor Tawfik Hamid, un investigador del Instituto de Estudios Políticos de Potomac y, según él mismo, antiguo extremista islámico. El texto incluye otras ideas heterodoxas, como que la militancia islamista es producto de la privación sexual. Sin embargo, son sus afirmaciones sobre el velo las que más discusión han levantado.

“Llevar el ‘hiyab’ se discute como un fenómeno cultural, antes que una elección individual, dado que muchas mujeres musulmanas son gente pacífica”, escribe Hamid. “He observado que, en las últimas décadas, el terrorismo estuvo precedido de un incremento en la preeminencia del ‘hiyab’. En áreas musulmanes suníes como el Kurdistán en Irak, la mayoría de las mujeres no llevaban ‘hiyab’; estas áreas experimentaban menos actos de terrorismo que las áreas donde el ‘hiyab’ era común, como la provincia de Al Anbar”, asegura el investigador.

“Esta caracterización del ‘hiyab’ demoniza a millones de mujeres cuyas razones para cubrirse no tienen nada que ver con la defensa de la violencia política”, dice Arun Kundnani, investigador sobre terrorismo en la Universidad de Nueva York, en el artículo en “The Intercept”. “El documento en conjunto incluye a algunos académicos que son investigadores serios. Sin embargo, parece que el propósito de este capítulo de Hamid no es una investigación en las raíces de la violencia, sino más bien un intento de proporcionar falsas categorías de vigilancia a las agencias de seguridad nacional”. De momento, la controversia sigue.

Fuente: ElConfidencial.com