El vergonzoso 'software' que blinda a los VIP portugueses frente a Hacienda

No todos los contribuyentes son iguales para la Hacienda portuguesa. Así lo demuestra la existencia de un reducido grupo de privilegiados cuya intimidad ...

No todos los contribuyentes son iguales para la Hacienda portuguesa. Así lo demuestra la existencia de un reducido grupo de privilegiados cuya intimidad está especialmente protegida por un sistema informático que identifica a quienes acceden a las cuentas fiscales de los elegidos. La medida pretendería evitar filtraciones políticas en pleno año electoral.

“Nosotros, la Agencia Tributaria (AT), hemos creado un grupo… cargos políticos y personas mediáticas… sobre el que sabemos, online, quién está accediendo a sus datos… No podemos, claro, divulgar quiénes figuran en lo que llamamos, entre comillas, ‘paquete VIP’”. Las palabras del jefe de los servicios de auditoría de la Hacienda portuguesa, Vítor Lourenço, han confirmado los rumores que arrastraba Portugal desde hace semanas.

El país vecino segrega la intimidad fiscal de sus contribuyentes según su relevancia. La República Portuguesa ha implantado un control informático que permite detectar e identificar, en tiempo real, a los funcionarios que acceden a los datos de determinadas personas. Una vez localizado el ordenador desde el que se consulta la información, el trabajador o trabajadora es llamado a dar explicaciones, lo que puede acarrearle sanciones si no es capaz de justificar su búsqueda.

“Existe una intimidación objetiva sobre los empleados, a través de la instauración de procesos disciplinarios sobre quién consultó la ficha catastral de determinados contribuyentes”, denuncia el presidente del Sindicato de los Trabajadores de Impuestos (STI), Paulo Ralha, que describe el “clima de miedo” instalado entre el personal de la AT a través de “un mecanismo de coerción que condiciona la actividad profesional”.

A falta de saber quién autorizó ese listado de ‘personas muy importantes’ (very important people, VIP, por sus siglas inglesas) y confirmar bajo qué objetivos, ya están sobre la mesa alguno de los nombres que figurarían en la relación: el primer ministro, Pedro Passos Coelho; el viceprimer ministro, Paulo Portas; y la anterior ministra de Finanzas, Manuela Ferreira Leite, entre otros. Según sus explicaciones públicas y mientras no se demuestre lo contrario, sin que ellos mismos lo supieran.

“No hay ninguna bolsa VIP. Y en lo que a mí respecta, nunca he pedido que se instaure ningún proceso disciplinar”, ha reiterado en público Coelho. “Me niego a pensar que las contribuciones e impuestos puedan tratar a los contribuyentes de forma distinta”, ha corroborado Leite. La confesión de Vítor Lourenço en una actividad formativa para inspectores de Hacienda, a cuyo audio ha tenido acceso el semanario Visão, echa por tierra la negativa mantenida hasta ahora tanto por el Gobierno como por la propia Autoridade Tributária.

Un hombre con una bandera portuguesa grita consignas contra el Gobierno en Lisboa (Reuters).Un hombre con una bandera portuguesa grita consignas contra el Gobierno en Lisboa (Reuters).

El origen: las filtraciones periodísticas

Imposible entender la creación de esta ‘lista VIP’ sin las filtraciones publicadas por los principales medios de comunicación, que han desnudado a la casta política lusa. Con las elecciones legislativas previstas para octubre, el futuro más próximo está en el aire y no se quiere dejar ningún cabo suelto. Así lo confirman las diferentes fuentes consultadas por El Confidencial que, desde un grado de aceptación diferente a dicha nómina de elegidos, coinciden en subrayar motivaciones políticas. “Su existencia configura, desde todos los puntos de vista, la creación de un tratamiento diferenciado entre los contribuyentes. O sea, una segregación que responde a cuestiones políticas, toda vez que históricamente no hay registro de una quiebra del sigilo fiscal en la Agencia Tributaria”, indica el presidente del STI Paulo Ralha.

Portugal deja atrás un aciago 2014 convertido en el tercer país más corrupto de Europa, por delante de España. La polémica ha salpicado a ministros, banqueros y policías, en un drama al que han sacado jugo los periodistas: el ‘programa estrella’ fue protagonizado por el socialista José Sócrates. La primera vez que un ex primer ministro luso ingresaba en prisión era un éxito de audiencia garantizado al que acompañaron en directo, a modo de reality show, los canales de televisión. ¿Fue casual que una cadena estuviera en el aeropuerto en el preciso momento de la detención?

“Hace años que se sabe que ciertas personas utilizan información privilegiada para usos no debidos. Es grave. Por lo publicado en los periódicos, es un hecho evidente que en el fisco había fugas de información fiscal. También que, en un ambiente de lucha política, hay fugas de información, con medios que publican datos confidenciales. Hay que parar esto. Cumplir las leyes. Necesitamos hacer esfuerzos firmes. Tenemos que reaccionar”, considera el presidente del Instituto de Ingeniería de Sistemas y Computación, José Tribolet.

Catedrático a punto de jubilarse, Tribolet es uno de los cinco consejeros del Ejecutivo para la estrategia de sistemas y tecnologías de la información. Desde su punto de vista, “hay razones para la existencia de una lista VIP, sólo que en la misma deberíamos estar todos, pues la Administración tiene la obligación de garantizar lo máximo posible la confidencialidad y privacidad de nuestros datos. Debería ser absolutamente fundamental que quien acceda a información privada y no tenga las competencias adecuadas tenga que dar explicaciones. No tiene nada que ver con un estado policial, sino con garantizar derechos”.

Estudiantes portugueses protestan en Lisboa contra los recortes en Educación (Reuters).Estudiantes portugueses protestan en Lisboa contra los recortes en Educación (Reuters).

¿Cuánto gana el presidente?

En su confesión durante la actividad de formación, Vítor Lourenço subrayó la honorabilidad de los funcionarios: “No está en tela de juicio la honestidad o la integridad de las personas. Los controles están para asegurar los procesos y procedimientos”. Recalcó además que habían llegado a la conclusión de que “nada de lo publicado había sido divulgado por trabajadores de la AT”, si bien dejó caer que “hay funcionarios que se jubilan o que rescinden el contrato y continúan pidiendo información sobre esto y aquello a excolegas”.

Uno de los ejemplos que salió a la luz a finales de enero fue el de una funcionaria que, una vez detectada por el sistema, se excusó aludiendo curiosidad por las ganancias del presidente, Cavaco Silva. Paradójico cuando menos, toda vez que esa información es pública. En todo caso, que precisamente el jefe de los servicios de auditoría de la Hacienda portuguesa haya hablado en público de la existencia de un “paquete VIP” ha levantado la incógnita de si fue un desliz inconsciente o, por el contrario, un aviso para navegantes dirigido por algún responsable de más alto rango en plena carrera electoral.

Para Ralha “no fue ninguna imprudencia, sino tal vez un sentimiento mixto de impunidad, prepotencia e irresponsabilidad. Ningún dirigente de la Administración Pública hablaría de un procedimiento de este tipo sin tener previamente aval político”. El sindicalista asegura que van a pelear para que sean depuradas “responsabilidades y responsables”. Desde el STI apuntan en concreto al secretario de Estado de Asuntos Fiscales, Paulo Núncio, pero este lo niega.

El presidente Cavaco Silva durante una visita a Seúl (Reuters).El presidente Cavaco Silva durante una visita a Seúl (Reuters).

 

Responsabilidades políticas

El Sindicato de Trabajadores de los Impuestos ha registrado 32 nuevos procesos disciplinarios en los últimos meses, que se suman a los 110 abiertos y en los que ya hay funcionarios declarando. Una “caza de brujas”, reprueban por escrito, por la que han mostrado su preocupación a los diferentes partidos políticos. Las reacciones no se han hecho esperar: todos, sin excepción, critican un hecho sobre el que nadie sabía nada, ni la coalición en el gobierno, formado por el conservador PSD y la derecha del CDS-PP, ni las formaciones en la oposición, encabezada por el Partido Socialista.

“Una de las dificultades que tenemos en estos momentos es identificar el ordenador. No siempre es posible”, transcribe Visão en boca de Lourenço. A quien no ha pillado por sorpresa es al consejero Tribolet, que centra su análisis en la seguridad de las estructuras informáticas: “No me sorprende nada, salvo el asombro que han manifestado los responsables políticos y de la administración pública, completamente fuera de la realidad. Hace tiempo que alertamos de que los sistemas del país, de modo general, no son seguros”.

Exige “ir a la raíz de los problemas, que atañen a la vida democrática y a los derechos de los ciudadanos. Hay principios básicos de seguridad y comportamiento ético que tienen que ser observados”, y señala directamente “al estado de conciencia de los más altos responsables políticos e incluso empresariales, que no tienen el interés suficiente para comprender lo que son los sistemas de información en la sociedad actual”.

Ante la insistencia mediática, la Secretaría de Estado de Asuntos Fiscales ha confirmado la existencia de “un sistema de monitorización donde son registrados todos los accesos efectuados a las bases de datos de cualquier contribuyente”, si bien está lejos admitir que ese mecanismo proteja forma especial a unos pocos VIP.

Fuente: ElConfidencial.com