El vestuario del Madrid hace la cruz a Rafa Benítez tras pillarle rajando en la banda

10.11.2015 – 05:00 H. “Nuestros errores les han permitido crecer. Teníamos que haber rematado el partido y no lo hemos hecho”. Así se puede ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
31

10.11.201505:00 H.

“Nuestros errores les han permitido crecer. Teníamos que haber rematado el partido y no lo hemos hecho”. Así se puede resumir el análisis que Rafa Benítez hizo de la primera derrota de su Real Madrid, que llegó ante el Sevilla. El técnico madrileño señaló a sus jugadores públicamente y no asumió la responsabilidad de, por ejemplo, ser incapaz de mantener el mismo ritmo en el juego tras adelantarse en el marcador, algo que le ha pasado durante la mayoría de los partidos, o no saber reaccionar antes de que el equipo de Unai Emery lograra el 2-1. 

Durante la segunda parte del encuentro del Sánchez Pizjuán, Benítez no sólo estuvo ocupado en apuntar a saber qué en su libreta y secarse el sudor con una toalla que tenía en su asiento, sino que tampoco dudó en criticar en voz alta a algunos de sus jugadores. Los nervios o quién sabe si la impotencia hicieron que se olvidara de esa costumbre de ponerse la mano delante de la boca para impedir que se le puedan leer los labios. Claro que tampoco hacía falta. Los jugadores que estaban en el banquillo escucharon sus comentarios y una vez en el vestuario no dudaron en comentárselos a sus compañeros, lo cual no sólo enrareció aún más el ambiente en el viaje de vuelta a Madrid tras una dolorosa derrota, sino que fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de la mayoría de ellos.

Si Florentino Pérez pretendió con el fichaje de Rafa Benítez poner orden en el vestuario, el tiro le ha salido por la culata, pues los jugadores, y entre ellos los pesos pesados, le han hecho la cruz. Los últimos minutos del Real Madrid contra el Sevilla son la mejor demostración. Un equipo entregado a su suerte, toreado por el rival entre los olés de la grada. Cristiano, uno de los más señalados por la afición, abandonó el campo muy enfadado y tuvo unas palabras subidas de tono con Sergio Ramos, que le esperó al lado de los banquillos.“Jugamos muy atrás”, se quejó el portugués. Más tarde, el capitán, que volvió a hablar claro, quitó hierro al asunto.   

Rafa Benítez, en el Sánchez Pizjuán, da órdenes a sus jugadores. (EFE)Rafa Benítez, en el Sánchez Pizjuán, da órdenes a sus jugadores. (EFE)

Rafa ya llegó al Madrid haciendo… enemigos

“Hablo del equipo, no voy a hablar de jugadores”, respondió Benítez cuando le preguntaron por el mal partido del portugués. Sin embargo, no hizo lo mismo cuando se le cuestionó por James Rodríguez y los pocos minutos de los que dispuso, en los que, además, fue de los más destacados e incluso tuvo tiempo de maquillar el resultado con el gol que supuso el 3-2. “Ya habéis visto cómo está, le falta trabajo para coger ritmo”, dijo el técnico sobre el colombiano, quien desveló llevar quince días bien y esta semana se ha marchado a jugar con su selección. Normal que James fuera otro de los que se molestara al enterarse de lo que dijo su entrenador.  

Tal y como hemos venido informando en El Confidencial, la llegada de Rafa Benítez no gustó en el vestuario del Real Madrid, donde tampoco se entendió la destitución de Carlo Ancelotti. Ayer mismo, Cristiano dijo durante la presentación de su película en Londres que el italiano “es un tipo fantástico. Gran entrenador y gran persona. Lo que te queda de los entrenadores siempre es su personalidad. Además, Ancelotti nos dio la Décima. Fue increíble, hizo feliz a la gente de España”.

Prácticamente desde el primer día, Benítez ha ido haciendo enemigos, ya sea por torpeza o porque, como algunos señalan, se cree que sabe de fútbol más que nadie. Desde su viaje a Cardiff para hablar con Gareth Bale, a su marcha atrás a la hora de hablar de Cristiano como el mejor jugador del mundo, pasando por su pasividad en la salida de Iker Casillas y la frustrada de Keylor Navas para fichar a De Gea, la desaparición del mapa del mejor Kroos o su nula implicación en la guerra de la plantilla contra el jefe de los servicios médicos, reconocida por Sergio Ramos sobre el césped del Pizjuán. 

Rafa Benítez, entre Sergio Ramos y Cristiano (EFE)Rafa Benítez, entre Sergio Ramos y Cristiano (EFE)

Cuando Florentino Pérez decidió prescindir de Ancelotti para, según él, “dar un impulso”, fue José Ángel Sánchez quien le convenció de que fichara a Benítez. El presidente del Real Madrid le hizo caso, aunque con algunas dudas, de ahí que tampoco le haya podido sorprender lo que está ocurriendo. La misión de Rafa era poner firme a un vestuario que, según Florentino, con Ancelotti estaba demasiado relajado, y lo que ha ocurrido es precisamente lo contrario, que ahora esté demasiado convulsionado. 

Hasta el partido del Sánchez Pizjuán, a Benítez le avalaban los resultados, pues su equipo estaba invicto y lideraba tanto la Liga como su grupo de Champions. Sin embargo, el juego ya venía dejando muchas dudas y sólo las providenciales actuaciones de Keylor Navas, casualmente ausente contra el Sevilla, sostuvieron a un equipo que dentro de dos fines de semana recibe al Barça en el Bernabéu, donde la afición no perdonará una imagen tan penosa como la ofrecida este domingo. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes