El Villanovense puso las ganas y el Barcelona, la apatía

28.10.2015 – 22:36 H. En el Romero Cuerda se respiraba aroma a fútbol modesto, pero de verdad. Con muy buen ambiente y una imagen en las gradas propia de ...

28.10.201522:36 H.

En el Romero Cuerda se respiraba aroma a fútbol modesto, pero de verdad. Con muy buen ambiente y una imagen en las gradas propia de la Premier por las reformas hechas para la ocasión, el Villanovense aguantó el cara a cara con el Barcelona (0-0). Lo hizo exhibiendo una gran imagen, jugando bien al fútbol a lo largo de los noventa minutos con más motivación, más ganas y más pundonor que el conjunto azulgrana. También con menos calidad, pero este hándicap no fue clave puesto que enfrente se toparon con un Barça que firmó un partido decepcionante en el que no jugó a nada. El campeón de Copa no demostró tener más calidad que el Villanovense y dejó todo por resolver para la vuelta que se disputará en el Camp Nou (2 de diciembre).

La ocasión se antojaba perfecta para que los canteranos se reivindicasen y para que los titulares dieran ejemplo mostrando actitud e intensidad. Ninguna de las dos cosas se vieron en la primera parte porque el Barcelona se mostró como un equipo plano y carente de ideas. Los hombres de Luis Enrique arrancaron jugando desde atrás, con Gumbau y Kaptoum intercambiando posiciones, cierta aglomeración en la defensa con los dos centrales -Vermaelen y Bartra- y Douglas intentando imprimir rapidez al equipo. A pesar de ello, el Barcelona llevaba un ritmo cansino, carecía de profundidad y no arriesgaba con los pases ni con las jugadas entrelíneas. Tan plano estaban sus jugadores que Luis Enrique les instó a que probaran al Villanovense desde lejos como hizo Gumbau en la primera ocasión azulgrana.

Un Barcelona sin ganas llevaba el peso del partido, pero Villanueva de la Serena era testigo de un partido soso. Todos los ataques culés llegaban por el lado de Douglas porque Munir estaba incómodo, tenía que ir a buscar el balón muy atrás y moverse hacia el centro… donde las ideas brillaban por su ausencia. Con el paso de los minutos, el Barcelona se vio embotellado: perdía fácilmente el balón y sufría para sacarlo. La razón había que buscarla en su rival. El Villanovense -que se revolvió en los primeros compases- estaba bien cerrado, no dejaba muchos huecos y basculaba bien de derecha a izquierda. Bien replegados, los extremeños esperaban su oportunidad a la contra.

Lo intentaron Bartra y Munir, pero el verdadero peligro se olió en el área de Masip. La igualdad del choque fue ligeramente rota por el Villanovense con una ocasión de Elías o cuando, a la salida de un córner, Calatrava remató de espuela y el despeje de Douglas se fue lamiendo el larguero. El conjunto extremeño mostraba más equilibrio que el Barcelona y más ganas; tanto que aguantó estoicamente ante el conjunto azulgrana y se fue con mejores sensaciones al vestuario. Quedaba por ver si el ritmo de la primera parte iba a pasar factura al Villanovense. Tras el descanso, la dinámica del partido no varió: predominaba el aburrimiento y el choque era, cada vez, más difícil de tragar. El fútbol estático del Barcelona estaba provocado por su situación actual; Luis Enrique se vio obligado a cuajar el once de cambios… pero los canteranos tampoco dieron un paso al frente.

El Villanovense vio cómo su rival le encerraba en su área jugando desde atrás. El conjunto extremeño presionaba cuando podía y seguía a la espera de una contra que fabricase su milagro. Con el paso de los minutos llegaron las ocasiones azulgranas, eso sí, a cuenta gotas: Sandro, ciertamente obsesionado con el gol, lo intentó y con él llegó el primer disparo del Barcelona entre los tres palos (64′). El conjunto azulgrana rondaba el área del Villanovense, pero sin generar peligro que hiciera temblar a los extremeños cada vez más justos de energía y aliento. Sus reservas fueron suficientes para aguantar hasta el final tratando de tú a tú al actual campeón de Copa y poniéndole en algún aprieto. Y es que un Primera como el Barcelona no pudo con un Segunda B como el Villanovense porque pudieron más las ganas y la ilusión que la apatía azulgrana.

Ficha técnica

Villanovense: Fuentes; Cubi, Javi Sánchez, Trinidad, Tapia; Curro, Pajuelo, Calatrava (Jario, min.75), Elías (Antxo, mi.67); Casi (Juanfran, min.76) y Moraga.

FC Barcelona: Masip; Douglas, Bartra, Vermaelen, Mathieu; Gumbau, Samper, Kaptoum (Aitor, m.62; Munir, Sandro y Adriano.

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (Colegio Navarro). Amonestó a Gumbau (m.58)y Trinidad (min.81).

Incidencias: Partido adelantado correspondiente a la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio “Romero Cuerda” ante 10.500 espectadores. Lleno. Césped nuevo. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes