El 'Willy-Fog pirenaico' se hace centenario con la selección andorrana

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

“Hay ganas de este partido y además hace gracia porque, como diría Piqué, con ellos empezó todo. Fue precisamente frente a Estonia y en Tallinn donde debuté con Andorra, hace 19 años, que se dice pronto. Y ahora, 99 partidos después, regreso al mismo lugar para mi partido 100. Una gran casualidad”. La perseverancia y el compromiso de Ildefons Lima Sola (Barcelona, 1979) con un país que le adoptó siendo un chaval tendrán esta tarde su recompensa en el Le Coq Arena de la capital báltica. A sus 36 años, el ‘Willy-Fog’ del balompié pirenaico (ha jugado hasta en seis países distintos en su ya dilatada carrera) se convertirá en el segundo centenario en la historia del combinado andorrano, tras su ex compañero de zaga Óscar Sonejee. Y lo celebrará con un par de botas personalizadas. “Eso ha sido cosa de mi hermano Toni, que es un fenómeno”, confiesa.  

La ocasión la pintan calva para que el capitán de los del Principado amplíe su espectacular colección de elásticas originales (tiene más de 600) con la que lucirá este miércoles frente al rival contra el que se ha enfrentado en más oportunidades. “A mí es que me gustan esas cosas. Empecé en mi segundo partido, que fue con Letonia. La cambié con Zemlinskis. Desde entonces, cada vez que juego con la selección trato de cambiarla. Obviamente, esta me la quedaré por lo que significa. ¿Mis preferidas? Las dos que tengo enmarcadas: una que me dio Del Piero después de jugar con la Triestina en Turín ante la Juve, y la de Djorkaeff en el primer partido que jugaba Francia en Saint Denis después de ganar el Mundial del 98”, rememora a El Confidencial desde tierras bálticas.

[El ‘Panenka’ pirenaico es el defensa más goleador de la Eurocopa]

Máximo artillero de la selección (con 10 goles), el potente central diestro del Don Denis Santa Coloma, con el que acaba de ganar la Liga local por tercer año consecutivo, guarda en el disco duro sus duelos de alto voltaje con algunos de los mejores atacantes del planeta en las dos últimas décadas. “Uff. Que hayan saltado chispas con un montón. Raúl, Lewandowski, Benzema, Shevchenko, Rooney, Van Persie, Robbie Keane, Jan Köller, Van Nistelrooy, Robben, Henry, Trezeguet, Bale, Arshavin… Para mí es un privilegio haber podido enfrentarme a tantos cracks con Andorra. Dado nuestro nivel, bastante hemos hecho con plantarles cara. ¿El mejor? Sin duda, Ronaldo Nazario. Jugué contra él pocos días antes del Mundial de Francia. Zagallo sacó el mismo once que debutaría contra Escocia, así que te puedes imaginar. Un espectáculo. Cada vez que Ronaldo arrancaba ya no crecía la hierba. ¡Era un toro! Después de jugar contra él nada ha sido lo mismo. Ninguno se le parece. Claro que nunca he jugado contra Messi ni Neymar. Tampoco con Cristiano, aunque en octubre jugamos contra Portugal por Rusia 2018, así que espero verme las caras con él”. 

Con más de 400 partidos oficiales a sus espaldas en escuadras españolas (Espanyol, Sant Andreu, Las Palmas, Poli Ejido y Rayo Vallecano), de Italia (Triestina), Suiza (Bellinzona), Grecia (Ionnikos), México (Pachuca) y Andorra (FC Andorra y Santa Coloma), el menor de los Lima (su hermano Toni trabaja como ojeador para el Inter de Milán) aglutina anécdotas como para publicar una enciclopedia. “La primera fue en mi debut, precisamente aquí. Nos tiramos una semana porque íbamos a jugar varios amistosos y pasamos hambre porque no había de nada. Estonia era otra cosa en 1997. Incluso nos llevaron a jugar a una isla, en un campo de fútbol con un árbol en medio. Vivimos cosas muy raras en aquel viaje”. 

Las botas de Lima personalizadas para este partido.Las botas de Lima personalizadas para este partido.

Algunas de ellas verdaderamente disparatadas. “La palma se la llevaría Oleg Blokhin. Fue mi entrenador y el de mi hermano en el Ionnikos. Nos tenía locos a todos. Paraba los entrenamientos, empezaba a dar gritos y un segundo después había que separarlo para que no se pegara con un compañero. Había por allí algún griego con mala cabeza (risas). Nos imponía una disciplina militar. Hicimos una pretemporada muy larga en Stuttgart y un día nos dijo que el que no se afeitara, no entrenaba. Todos los días nos hacía levantarnos a las siete de la mañana para pesarnos. Al que se había pasado un gramo comiendo, lo mandaba a correr. El resto volvíamos a la cama otra vez”, recuerda sin poder parar de reírse.

Convertido en el defensa más goleador de la fase de clasificación para Francia 2016 (firmó tres tantos), Lima se ve aún con cuerda como para aguantar el tren internacional, como mínimo, hasta la siguiente Euro. “Ahí tendré 39 años. Vamos a ver cómo llego. De momento, me veo bien para competir. Lo que sí me gustaría es volver a ganar algún partido, que ya hace mucho. Me haría mucha ilusión, aunque soy consciente de que las diferencias son abismales. El otro día sacamos un empate con Azerbaijan. Muchos pensarán que no tiene mérito, pero hay que fijarse que hablamos de un país de 9 millones de habitantes. Nosotros, en Andorra, somos 35.000 con pasaporte”.

Su 100% de efectividad en los lanzamientos de penalti (12 de 12 con Andorra) sigue siendo la envidia de genios de la altura de Messi o CR7. Un interesante registro que se ha propuesto mantener hasta el momento en el que el cuerpo diga vasta. “Ojalá pueda. Primero tendrán que pitarnos uno, lo que es bastante complicado. Hay quien me ha pedido que tire el siguiente ‘a lo Panenka’. No lo prometo, pero igual me animo.  Esas cosas vienen dadas. El problema es que si lo fallas, se acuerdan de ti toda la vida”, concluye. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes