España consigue la liberación de los tres periodistas tras casi un año de negociaciones

08.05.2016 – 05:00 H. Los periodistas españoles Antonio Pampliega, Ángel Sastre y José Manuel López, secuestrados en Siria hace casi diez meses, han sido ...

08.05.201605:00 H.

Los periodistas españoles Antonio Pampliega, Ángel Sastre y José Manuel López, secuestrados en Siria hace casi diez meses, han sido definitivamente puestos en libertad este sábado, según fuentes del Ejecutivo español. Los dos reporteros y el fotógrafo desaparecieron en Alepo (Siria) el 13 de julio de 2015, a donde habían viajado para cubrir el asedio de la ciudad, la más afectada por la guerra civil. Se espera que los tres reporteros, que han pasado varias horas en Turquía, aterricen en España, en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), este domingo. 

Pampliega, Sastre y López se colaron en Siria, a principios de julio, a través de la frontera con Turquía. Uno de ellos publicó una foto en una red social, en la que aparecían acompañados del ‘fixer’ (facilitador local) en el interior de una furgoneta. Según difundieron algunos medios del país árabe, los periodistas entraron en la ciudad bajo la protección de una ‘katiba’ (batallón) hasta que un cuerpo de Jabhat al Nusra (la filial de Al Qaeda en Siria), que controla parte de la seguridad en Alepo, se hizo con la custodia de los españoles. Algunas fuentes de activistas sirios aseguraron que los periodistas habían sido trasladados hasta Idlib, en el sureste de Alepo, donde permanecían retenidos.

Los tres periodistas entraron en Siria a través de la frontera turca a principios de julio del año pasado, y fueron capturados unos días más tarde

Desde el principio se mantuvo la esperanza de conseguir la liberación de los reporteros puesto que no estaban en manos del grupo Daesh (ISIS, en sus siglas inglesas), más despiadado con los extranjeros y menos interesado en conseguir un canje económico. En el pasado, ISIS hizo públicas las ejecuciones de otros informadores amercianos como James Foley o Steven Sotloff. El gobierno norteamericano, a diferencia del español, no negocia con grupos terroristas, por lo que ISIS mostró más interés en el impacto propagandístico. Fuentes cercanas al grupo yihadista Al Nusra afirmaban que el objetivo del secuestro era puramente conseguir un rescate económico

Durante estos meses, el Gobierno de España ha llevado a cabo una discreta negociación, según fuentes gubernamentales, desde Turquía y Catar. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ha podido contactar con los tres periodistas en las últimas horas y el Ejecutivo ha apuntado que el secuestro ha terminado gracias “al trabajo de muchos servidores públicos y la colaboración de países aliados y amigos”. Aun así, poca información ha trascendido del canje, ya que este tipo de operaciones se llevan a cabo por los servicios de inteligencia

López, Sastre y Pampliega. (EFE)López, Sastre y Pampliega. (EFE)

Aun así, el pasado mes de febrero los secuestradores difundieron un vídeo entre amigos y conocidos de Pampliega, Sastre y López, así como entre los periodistas de la región. La intención de las imágenes, en las que aparecían los secuestrados, era presionar a las autoridades españolas para que aceptaran las condiciones en la supuesta negociación. Finalmente el clip, que suponía la primera prueba de vida (al menos fuera del círculo de contactos con los raptores), no se hizo público en los medios de comunicación. 

Antonio Pampliega ha centrado parte de su trabajo, desde el inicio de las revueltas árabes en 2011, en la guerra civil siria. En los últimos años ha entrado varias veces en la zona rebelde del país (en el norte) a través de la frontera con Turquía y ha publicado artículos sobre las víctimas civiles, las facciones militares, los grupos civiles de defensa… El periodista de 33 años, especializado en conflictos armados, es colaborador de ‘El Mundo’, ‘El País’, El Confidencial, AP y AFP así como del canal Cuatro para el que realizó una colaboración en el programa ‘Infiltrados’. En su blog se define como “un periodista español que desde enero de 2008 se dedica a recorrer un mundo en guerra”.

Los secuestradores, vinculados a la rama siria de Al Qaeda, presionaron las negociaciones con la difusión de un vídeo enviado a los familiares

Ángel Sastre, que también había trabajado anteriormente en Siria, era habitual de Informativos Cuatro, Onda Cero, ‘La Razón’ y El Confidencial. Su zona de trabajo era América Latina aunque en los últimos años viajaba habitualmente a Siria e Irak. El reportero ganó en 2010 el Premio Larra de la APM (Asociación de la Prensa de Madrid), que se otorga a menores de 30 años. Por su parte, el fotógrafo leonés José Manuel López era el compañero habitual de Pampliega, a quien acompañaba en sus coberturas. El año pasado recibió el Premio Marco Luchetta por una fotografía de unos niños somalíes en Mogadiscio. Su trabajo se ha publicado en medios como ‘The New York Times’, ‘The Guardian’, ‘Le Monde’ o ‘Der Spiegel’.

Tras conocerse la noticia la presidenta de Reporteros Sin Fronteros (RSF), Malén Aznárez, ha considerado que era “el día que llevábamos esperando desde hace casi un año”, “un día feliz”. También la madre de Pampliega, María del Mar Rodríguez Vega, ha informado de su primera conversación telefónica con el reportero: “Tenía la misma voz de siempre, la de cuando era niño y me pedía continuamente perdón por lo que me ha hecho pasar”. Asimismo, ha indicado que tiene previsto prepararle un plato de espinacas con bechamel “que es lo que más le gusta”. 

Siria es, a día de hoy, uno de los conflictos más arriesgados para los periodistas. La persecución de los informadores, que son un objetivo para todos los bandos, ha hecho de esta guerra un agujero negro informativo. Desde el principio de los combates, la zona costera del régimen se aisló de la prensa internacional y el Gobierno sirio concedió escasos visados para estos profesionales. La zona rebelde del norte es ahora un avispero de agrupaciones salafistas y yihadistas que ven a los extranjeros como espías enviados por los servicios de inteligencia. En el territorio de Daesh la presencia de un periodista está castigada con la ejecución. Ya en el pasado, otros corresponsales españoles como Javier Espinosa, Marc Marginedas y Ricardo García Villanova fueron secuestrados en 2013 en Siria por el autodenominado Estado Islámico. Un cautiverio que también concluyó, tras 194 días en el caso de Espinosa, con la liberación. 

Fuente: ElConfidencial.com