España gana a Costa Rica entre pitos a Piqué y paradas de Keylor Navas

Con la gente más pendiente de los silbidos, España se las vio con Costa Rica en un choque que acabó con una victoria fraguada en una remontada (2-1). Se ...

Con la gente más pendiente de los silbidos, España se las vio con Costa Rica en un choque que acabó con una victoria fraguada en una remontada (2-1). Se trataba de una prueba de peso para una Selección que necesitaba subir el ánimo y empezar a tirar del carro con la savia nueva que llega a las filas dirigidas por Vicente del Bosque. Bielorrusia está a la vuelta de la esquina (se enfrentarán este domingo) y era necesario imprimir ritmo a una Selección que se encontró con un comienzo difícil: nadie pensaba en empezar perdiendo. España supo reaccionar al zarpazo de Venegas y remató la remontada cuando menos se lo merecía en una primera parte aseada. El problema es que en la segunda volvió el equipo apático de siempre: ni rastro del ritmo y la velocidad que hizo pensar en una Selección ‘pre Brasil’. La realidad es otra… y bien distinta.

A pesar de tratarse de la selección revelación del último Mundial, pocos contaban con que Costa Rica hiciera saltar la banca. Se equivocaron de principio a fin porque a los cinco minutos los ticos pillaron a España completamente desprevenida con una contra. La única zona en la que reinó el desorden fue la banda derecha, pero si a esto añadimos que los medios no bajaron a cerrar y la pasividad de Bartra… el resultado es el gol de Venegas con un tiro raso. Un tanto que fue posible gracias a Campbell, que tuvo todo el tiempo del mundo para levantar la cabeza y colocar el balón entrelíneas. Puede que Costa Rica fuera un rival sin mucho nombre, pero lo celebró como nunca.

La alegría tica no duró demasiado: un par de minutos para ser más exactos. Eso es lo que tardó Cesc Fábregas en inventarse un pase de espaldas después de haber visto la llegada de Paco Alcácer. Éste rompió el fuera de juego, profundizó y ganó el mano a mano a Keylor Navas. Otra cosa no, pero al jugador del Valencia le sobra gol. Con el empate, la Selección no sólo recuperó el ánimo también empezó a despejar las posibles dudas y el hipotético nerviosismo al que invitaba el único tanto de Costa Rica. El intercambio de golpes en ambas porterías dio paso a una España que supo reaccionar jugando bien, con intensidad y posesión, mostrando el mejor ritmo desde antes del Mundial.

Los hombres de Vicente del Bosque se enfrentaban a un partido peligroso ya que la mayoría de ellos aterrizan interrumpiendo sus vacaciones y otros tantos piensan en ellas con ahínco. La Selección parecía recuperar sensaciones, se sentía cómoda con el balón y sin él presionaba… hasta que entró en trance. España entró en la zona de confort y empezó a tocar de forma estéril: la presión desapareció, las pérdidas de balón se multiplicaron, las recuperaciones perdieron rapidez y la lentitud les hacía completamente previsibles. Todo esto beneficiaba a una Costa Rica que no supo aprovechar la pájara de la Selección y cuando peor estaba… apareció Fábregas. Otra vez. Reivindicando que es un jugador al que hay que recuperar, explotar y aprovechar.

Desde junio de 2013 no marcaba Cesc con el escudo de España en el pecho. Dos años después se desquitó con un tanto de ariete. La jugada llegó por la banda derecha, de forma paciente, tocando y abriendo; desde ahí, Aleix Vidal colocó el balón en el corazón del área donde Nolito tocó de primeras para el del Chelsea. Una jugada propiciada por la pasividad de la defensa tica. Bien es cierto que la remontada llegó en el momento en el que España menos lo merecía, pero la mejor noticia era el gran partido de Fábregas. El segundo tanto de la Selección bajó los ánimos a Costa Rica, incapaz de reaccionar antes del descanso.

Del Bosque demandaba más profundidad cerca del área, más presión y más juego arriba y España le hizo caso mientras seguía aprovechando bien las dos bandas: Nolito y Bernat por la derecha y Vidal por la izquierda hasta que dejó su lugar a Vitolo. No fue el único cambio: Koke, Nolito y Ramos fueron sustituidos por Cazorla, Silva y Piqué. En una segunda parte sin mucha historia, lo más llamativo fueron los silbidos y los gritos que tuvieron como protagonista al jugador del Barcelona durante el calentamiento y cada vez que tocaba el balón en el Reino de León. El partido se quedó sin ritmo y sólo los intentos de Sergio Ramos, Bartra o Alcácer y las ganas de Vitolo, Silva y Cazorla animaron el cotarro y obligaron a Keylor Navas a sacar lo mejor de su repertorio.

El paso de los minutos trajo de vuelta a la España de los últimos partidos. León fue testigo de una segunda parte muy floja. Con los cambios, Del Bosque buscó dar aceleración al juego de sus hombres e imprimir rapidez al balón y se encontró con el mismo problema de siempre porque los leves síntomas de recuperación no bastan para despejar la incertidumbre.

Ficha técnica

España: De Gea; Carvajal, Marc Bartra, Sergio Ramos (Piqué, m.58), Bernat; San José (Busquets, m.73), Koke (Cazorla, m.58), Cesc (Isco, m.82), Aleix Vidal (Vitolo, m.46), Nolito (Silva, m.58) y Alcácer.

Costa Rica: Keylor Navas; Christian Gamboa, Michael Umaña, Giancarlo González, Roy Miller, Junior Díaz (Aguilar, m.81); Celso Borges (Saborío, m.89), David Guzmán (Cubero, m.68); Joel Campbell, Bryan Ruiz y Johan Venegas (Vega, m.67).

Goles: 0-1, m.6: Venegas. 1-1, m.8: Alcácer. 2-1, m.30: Cesc.

Árbitro: Domagoj Vuckov (CRO). Amonestó a Gamboa (57) y Borges (75) por Costa Rica.

Incidencias: encuentro amistoso disputado en el Reino de León lleno, con 13.500 espectadores en las gradas.

Fuente: ElConfidencial – Deportes