Españoles que buscan un futuro en la Venezuela del chavismo

En Venezuela hay alrededor de 300.000 personas con pasaporte español, según cifras del Consulado. Españoles de nacimiento que vinieron, en su mayoría, en ...

En Venezuela hay alrededor de 300.000 personas con pasaporte español, según cifras del Consulado. Españoles de nacimiento que vinieron, en su mayoría, en las oleadas migratorias después de la guerra civil o durante la dictadura de Franco, hijos y nietos de españoles nacidos en Venezuela. No es complicado encontrarlos si se va a lugares clave en Caracas, como la Hermandad Gallega o el barrio de La Candelaria, lleno de restaurantes con platos como la paella, conejo con salmorejo o boquerones en vinagre.

La mayoría tiene una edad que les da licencia para ser abuelos. Pero en los últimos años ha habido una nueva corriente que ha venido hasta Venezuela. Personas de entre 25 y 45 años que llegan al país por motivos de trabajo. El Confidencial ha logrado contactar con varios de ellos. Algunos no aceptaron la entrevista porque preferían mantener su identidad “en bajo perfil”; otros, por motivos de seguridad.

El parado que llegó con miedo

“Se juntó el hambre con las ganas de comer. Se me había acabado el trabajo en España, quería salir del país y conseguí una oportunidad en Venezuela”. Luis Medel (Guadalajara, 37 años) estudió Educación Social, cursó el segundo ciclo de Periodismo en la Universidad Carlos III e hizo un máster en Gestión de Proyectos de Desarrollo. Obtuvo una beca para trabajar en el Ministerio de Economía, “pero, con la crisis, la cosa se acabó, dejé de trabajar y empecé a buscar”. Llegó a Caracas el 13 de septiembre de 2012. Antes había estado en México y en la República Dominicana.

Venía asustado. Le habían advertido de lo peligroso del país. Decidió afrontar ese miedo saliendo a la calle, buscando otros venezolanos con los que compartir su experiencia. “Quería vivir con una familia de aquí, conocer mejor sus costumbres, mezclarme con ellos. Estar siempre con extranjeros es vivir en un gueto”, dice.

Consiguió una habitación en Los Palos Grandes –zona de clase media-alta de Caracas-, en un piso compartido con Toni, un joven venezolano. “Su familia me abrió las puertas, me trataron súper bien desde el primer momento”. Tanto que, en su primer cumpleaños en Venezuela, invitó a todos a un restaurante. “Vino hasta la abuela de Toni. Ellos son mi familia venezolana”.

Pero los afectos nuevos no suplen a los seres queridos que quedan en la tierra de uno. “Extraño sobre todo a mis sobrinos. Me dan bajones, es inevitable. Hay momentos en los que pienso ‘ojalá pudiera comprar un billete e irme un fin de semana’, dar un abrazo a mi familia, ver a mis amigos…”. Las nuevas tecnologías ayudan un poco y Luis cubre la falta de sus sobrinos, de 8 y 6 años, hablando con ellos por Viber.

“Me alucinan los extremismos políticos”

Isa Pérez tiene 39 años y es de Elda (Alicante). Lleva en Caracas desde el pasado octubre. Antes había venido de vacaciones. Unos años atrás conoció en Murcia a Gustavo, caraqueño. Por motivos de trabajo, él se trasladó a Lima. “Era dejarlo o mudarme con él”. Isa pidió una excedencia en el banco en el que llevaba años trabajando y se mudó a Perú. “He estado muy quemada moralmente con el trabajo. No me sentía bien con lo que ellos hacían”. Un año después, el trabajo de él los movilizaba de nuevo, esta vez a Caracas.

Ocupa su tiempo con su perro, las labores del hogar, los estudios de Historia del Arte que empezó por la UNED y el conocer Caracas. “La ciudad me gusta. Es caótica, sí, y el tráfico es insoportable, pero me encanta que haya tanta planta, tanto verde. A lo mejor es porque Alicante es muy árida y el contraste me fascina”.

Isa Pérez (d) (Víctor Amaya).Isa Pérez (d) (Víctor Amaya).

Isa disfruta del carácter de los venezolanos. Dice que la gente es optimista, alegre, que se siente como en su pueblo porque todo el mundo le saluda por la calle. Aunque también ve otra cara del sentir del país. “Me alucinan los extremismos. Casi nunca hay punto medio en las opiniones. Son más exagerados que los andaluces”. Se refiere tanto a las opiniones políticas como a las advertencias para que no vaya a algunos sitios de la ciudad o a algunos eventos.

Le pasó cuando propuso ir al Suena Caracas, un festival de música organizado por la Alcaldía del Municipio Libertador (chavista). El evento se granjeó los ataques de la oposición por el dinero público que se había destinado a traer grupos como Café Tacvba, Aterciopelados o El Gran Combo de Puerto Rico. Para celebrar el festival, la Asamblea Nacional aprobó un presupuesto adicional de 168 millones de bolívares, según datos del diario El Nacional. Las advertencias que le dieron a Isa para que no fuera llegaron más allá del tinte político. “Muchos no fueron por ideología. Pero también sé que por clasismo. Me dijeron que solo iban a ir niches (de bajo estrato social). Yo voy a todo, no me fijo en eso”.

Trabajar de domingo a domingo por la comunidad

A la hora de escribir estas líneas, Raquel López (Ferrol, 25 años), está terminando de empaquetar sus últimos años en dos maletas. Regresa a España después de vivir casi tres años en Caracas. “Se me acababa la estancia en Fortaleza (Brasil) y mi futuro en España era muy complicado. Y en Venezuela era fácil y real participar en algo”.

Estudió Trabajo Social en la Universidad Complutense y aquí pudo trabajar mano a mano con las comunidades. Fue con el proyecto de un francés para la Fundación Caracas que consistía en la transformación integral de los barrios de La Silsa (en el oeste de la ciudad). Es el germen de la Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor, uno de los proyectos bandera del Gobierno de Nicolás Maduro. “Mi trabajo me enganchó y me involucré bastante. Trabajas de domingo a domingo por la comunidad. Se le ha echado mucho corazón”.

Raquel López (Víctor Amaya).Raquel López (Víctor Amaya).

Ninguno de los tres es ajeno a la realidad en la que viven. “Extraño caminar de noche, lo extraño mucho. Los venezolanos no me dejan ir caminando ni una manzana a casi ninguna hora. Pero yo me salto eso, trato de ser medio libre. Nunca me ha pasado nada”, cuenta Luis.

“No puedo vivir encerrada”

Isa llegó a tener ansiedad tras vivir en una casa donde para ver a su perro, en el patio, tenía que quitar hasta tres candados de distintas puertas. “Está bien que te adviertan, pero es ya llegar al extremo, ser paranoide”. En el primer mes no quería ver a nadie, porque a su alrededor todo eran indicaciones para que se cuidara. “Hay que ser precavido, pero no voy a vivir así, encerrada, todo el rato”.

Hay una línea imaginaria que separa Caracas en dos. La parte Oeste pertenece al municipio Libertador (alcalde chavista); la parte Este la forman los municipios Chacao, Baruta, El Hatillo y Sucre (alcaldes de oposición). Raquel está más acostumbrada a moverse por el Oeste de la ciudad. “Si en algún sitio he sentido inseguridad ha sido en el Este. En Catia me encontraba gente por todos lados, por donde iba todo el mundo me conocía. En La Silsa, La Yaguara o en El Amparo (zonas populares de Caracas) sabía que no me iba a pasar nada”.

La única que ha tenido un percance es Raquel. “Me pidieron dinero para un velatorio en una camionetica por puesto (un autobús). Yo me hice la sueca y no me pasó nada. Se llevaron algunos teléfonos móviles y ya”.

Los familiares y amigos de los tres viven pendientes de lo que pasa en Venezuela. Luis se ha despertado más de una mañana con el teléfono lleno de mensajes de WhatsApp. “Qué habrá salido en las noticias que todos me escriben, pienso siempre. Y toca tranquilizarlos, explicarles por qué pasan las cosas, que mucho se queda más en lo político pero que el día a día es normal”. A Isa le han dicho en ocasiones que está loca, que debe volver a España porque Venezuela está muy mal. “Mis amigas me respetan mucho y no me dicen nada, pero son los conocidos los que más me recriminan. Y lo peor es que se forman una opinión por lo que ven en la televisión”.

Opositores al Gobierno de Maduro se manifiestan para exigir la libertad de Leopoldo López y Daniel Ceballos (Efe).Opositores al Gobierno de Maduro se manifiestan para exigir la libertad de Leopoldo López y Daniel Ceballos (Efe).

Raquel ya no trata de pelear cuando le preguntan si esto es peligroso, si pasa hambre o si tiene papel higiénico. “Es muy complicado luchar contra la máquina generadora de opinión en España. Pero, ¿a quién van a hacer caso? ¿a mí que vivo aquí hace tres años o a un hombre en una tertulia?”.

A los tres les encanta Caracas, con sus luces y sus sombras. “Aquí la cosa está fatal en algunos puntos, pero parece que no importara, siempre hay rumba (fiesta) y salsa”, dice Isa. “Es una forma de vida. Lo prefiero así a que sean unos tristes, como en Lima”.

Para Raquel, estos años en la ciudad han sido un no parar. “He estudiado portugués, he hecho pilates, he dio al cine, al teatro, he podido comprar 10 libros porque me apetecían. Ese tipo de cosas que no me puedo permitir en otro sitio”. Cuando dice cosas como “he rumbeado demasiado” (he ido mucho de fiesta), deja ver que del país ha tomado prestado el modo de hablar. “A mí Caracas como ciudad me encanta, a veces me canso, no puedo más, pero me gusta mucho. Me encanta la vida de la calle, del barrio, la gente”.

Luis no duda cuando alguien lo tantea para ver si viaja a Venezuela: “¿Vienes? Perfecto”. Y los avisa en el tema de la inseguridad. “Les digo que pongan en cuarentena todo lo que digan los venezolanos. Que se crean un 40%. A veces son sobre protectores. Pero tengo claro que hay sitios donde vivir no es fácil”.

“Volver a España es cruzarse de brazos”

Raquel ha decidido volver porque entre Brasil y Venezuela lleva muchos años fuera de casa y quiere estar cerca de su familia. “Quiero volver a intentarlo”. Ha conseguido dos trabajos temporales en Burgos y en Madrid. “Yo soy muy positiva. El verano lo he solucionado. Voy a estar un par de meses trabajando en discapacidad. Lo hice en 2010 y ya estaba difícil. Ahora vuelo con la experiencia que no tienen amigas de mi promoción”.

Para Luis, regresar no es una opción. “El contexto de Venezuela no es el mejor, un día de aquí son tres allá, es todo muy intenso. Pero si estuviera pasando penas, ya habría hecho las maletas. Pero volver a España es estar con los brazos cruzados”. El tema laboral es lo que también tiene a Isa en Caracas, es este caso, el trabajo de su pareja. “No tiene la opción de volver con trabajo. Para vivir ajustados allí, lo hacemos aquí. Aquí nos ajustamos a otras cosas. No es el país más fantástico del mundo, porque tiene violencia, es verdad. En España puedes ir andando por la calle con el móvil, vale… Pero no hay trabajo”.

Tanto Raquel como su pareja, también español, saben que este regreso no es un adiós, sino un hasta luego. “No ahora, pero sí volveré. No le cierro las puertas a Venezuela”. 

Fuente: ElConfidencial.com