¿Están exagerando los medios españoles con lo que pasa en Venezuela?

28.05.2016 – 10:50 H. Los problemas de Venezuela son los mismos desde hace meses. El país ostenta el dudoso honor de ser uno de los más violentos del ...

28.05.201610:50 H.

Los problemas de Venezuela son los mismos desde hace meses. El país ostenta el dudoso honor de ser uno de los más violentos del mundo, la inflación avanza a pasos agigantados ya no cada mes, sino cada semana y la escasez de alimentos y medicinas es evidente al pisar un supermercado, una farmacia o revisar las redes sociales, donde la gente acude para pedir remedios. Todo ello sin cifras oficiales que lo sustenten. Son los mismos, pero ciertamente se han agudizado en las últimas semanas. Al igual que la crispación política, a la que se le ha añadido el picante del referéndum revocatorio y la prolongación del estado de excepción de la mano de Nicolás Maduro. Pero, ¿justifica todo esto la cantidad de tinta y horas de radio y televisión dedicados en los medios españoles a Venezuela? ¿Está el país al borde de una guerra civil?

Para Xabier Coscojuela, jefe de redacción del diario opositor TalCual, fundado por Teodoro Petkoff, en Venezuela “la situación es grave, el tema político está delicado con la violación a la Constitución constante que hay por parte del presidente Nicolás Maduro apoyado en el Tribunal Supremo de Justicia, pero no tanto como para ser portada todos los días en España”.

La teoría es compartida por otros sectores. “La situación es la misma, hay un bloqueo del juego político, o eso parece, pero nada indica que vaya a haber un golpe de Estado o algo similar. En el Gobierno repiten el mismo patrón que cuando el revocatorio de 2004, meten miedo con las firmas, con que la elección no se dará. Y al final se dio, cuando Chávez tenía buenos números en las encuestas, sí, pero se dio. Además, ahora tiene menos margen de maniobra con el barril de petróleo tan bajo y la economía en la situación que está”, comentan a El Confidencial fuentes oficiales que prefirieron mantenerse en el anonimato.

Fernando Martínez-Maillo y Andrea Levy en una marcha de la oposición venezolana en Madrid. (EFE)Fernando Martínez-Maillo y Andrea Levy en una marcha de la oposición venezolana en Madrid. (EFE)

Coscojuela adjudica este boom del país en los medios nacionales, “a las elecciones de España y el papel que tiene Venezuela en esta contienda política”. En esta disputa entra, por supuesto, Podemos, “que no ha negado sus relaciones con el chavismo”, comenta el periodista de origen vasco. “No hay que perder de vista que ambos países tienen realidades distintas. No sé qué hará Podemos, puede decir que Chávez era el mejor, pero la realidad sobre España es que no tiene petróleo, ni el control del Estado sobre esto, y aunque Podemos consiguiera mayoría absoluta, cosa que es complicada porque los números no le dan, no podrá hacer las mismas locuras que él”. Aunque comparando realidades, no niega que el partido morado sí tenga mucho de la anti política que caracterizó al Movimiento V República (MVR) que llevó a Chávez al poder en 1998. “Me recuerda a esa etapa, pero la institucionalidad de España es otra y además tiene detrás a la Unión Europea”.

El escenario menos calculable en es el de guerra civil: “hace falta un ejército que se divida y es difícil predecirlo”. En estos días dos militares, Clíver Alcalá y Miguel Rodríguez Torres, se han desmarcado del discurso oficial de Maduro, “pero es complicado saber el peso de ambos en el Ejército”.

La situación es grave, el tema político está delicado (…), pero no tanto como para ser portada todos los días en España

Caída e inmovilidad

Han pasado 48 años desde que Celso Martínez* llegó de Galicia al puerto de La Guaira. Este empresario “de sentir venezolano, pero con el corazón español”, ve la situación extremadamente complicada. “No sé si la gente es consciente de lo que está pasando, no sé si el Gobierno lo ve. No creo que estamos al borde de un guerra civil, pero sí vamos hacia una explosión social, están llevando al pueblo al límite”.

Siente que el Gobierno “lanza paños calientes que puede que alivien algunos sectores, manda paquetes de comida, pero no a todos y no alcanza para todo el tiempo. Un Gobierno no puede vivir de las dádivas, no se sostiene”. En la calle siente la agresividad, las colas que crecen, “el salario que no alcanza para nada, ni para comprar carne, ni siquiera con el bono de alimentación” y lamenta el uso que se le ha dado al pueblo en el discurso político, “se ha promovido el odio y eso afecta, pero no es lo más importante, lo clave es que no hay comida ni medicinas”.

Este empresario del sector licorero confiesa que en este momento no busca ganancia, solo sobrevivir, evitar el cierre y que el temporal pase para salir adelante. Han disminuido el personal casi en un 40%, las ventas han bajado casi un 60% y, tras la merma en la producción de cerveza por parte de la empresa Polar, estima que casi 4500 licorerías puedan cerrar. “Las que dependen de la cerveza, las populares (de barrio) no pueden mantenerse”. Además, hace frente a los atracos. En los últimos meses, han asaltado 6 de sus camiones. “Cerrar un negocio por que no hay ventas es malo, pero que sea por el hampa, es muy triste”.

Un camión de Empresas Polar vacío durante unas protestas en Maracaibo. (Reuters)Un camión de Empresas Polar vacío durante unas protestas en Maracaibo. (Reuters)

Eduardo Pérez* llegó hace menos al país, apenas unos años. Es profesor en un colegio privado de Maracaibo, estado Zulia. Mantiene que “se están violando los derechos constitucionales de los venezolanos, y lo que hay es una dictadura en muchos sentidos”. Comenta que el panorama actual “va adquiriendo una gravedad creciente, el acceso a servicios básicos es peor en todos los ámbitos, “incluso ya en los hoteles de alta gama en otras partes del país”.

De su ámbito en Maracaibo, remarca que su escuela es donde están las familias más pudientes de la ciudad, de clase muy alta. “No ha sido hasta estos últimos meses que comienzo a notar que ellos también están afectados por la inflación, la falta de productos, la inseguridad. Los atracos son mayores y, al no valer nada el dinero en efectivo, hay más atracos en viviendas”.

Pero no cree que nada cambie. “Siento que aquí la gente es mucho de quejarse entre ellos, pero de hacer poco en púbico. Cuando empezaron los cortes de electricidad de 4 horas diarias, la gente simplemente programó su día para que le afectara los menos posible y las quejas fueron disminuyendo. Se acostumbran, viven con lo que tienen”.

Racionamiento energético en un centro comercial de Caracas. (EFE)Racionamiento energético en un centro comercial de Caracas. (EFE)

Prevé que “sin ayuda internacional, el país va a tardar mucho tiempo en restablecerse”, pero no ve la capacidad de resolución que pueda tener España en el conflicto. “No creo que tenga mucha influencia, capaz si fuera Estados Unidos tendría más fuerza”. Incluso, apunta que la participación de España pueda perjudicar, “es bastante estresante pasar la frontera si eres español”.

Celso se resiste. “Tengo ilusión, la necesito, necesito saber que esto va a pasar. Si cambiamos, esto va para arriba. Sólo falta gente con consciencia y que piense en el país”.

Xabier Coscojuela asegura que el único pronóstico en el que uno no se puede equivocar es decir que aquí puede pasar cualquier cosa. “Puede haber golpe militar, pero también entendimiento. Con Chávez vivo siempre terminaban dando un paso atrás. Ahora, ellos mismos dijeron que él era quien los ataba, y parece que no dan pasos atrás, pero quiero ser optimista y pensar que puede haber diálogo”.

* Para este reportaje se usaron nombres ficticios para proteger la identidad y preservar la seguridad de los entrevistados

Fuente: ElConfidencial.com