Este aeródromo es el epicentro de la lucha de EEUU contra el Estado Islámico

03.02.2016 – 12:16 H. – Actualizado: 56 M. Se ubica entre los campos de cultivo de las largas planicies de Hasaka, al noreste de Siria y próxima a la ...

03.02.201612:16 H. – Actualizado: 56 M.

Se ubica entre los campos de cultivo de las largas planicies de Hasaka, al noreste de Siria y próxima a la frontera con Irak. Una zona habitada por kurdos, tribus árabes, musulmanes y cristianos; un área que el régimen de Damasco abandonó a su suerte a pesar de su valor petrolífero y agrícola. Y, sin embargo, Hasaka, y especialmente la ciudad de Rumeilan, se han convertido en un punto clave en la guerra contra el Estado Islámico, especialmente para el Pentágono.

Imágenes por satélite muestran cómo una antigua pista de aterrizaje empleada para la aerofumigación de cultivos ha sido transformada en el puesto avanzado más importante de la campaña contra el ISIS. Las fotografías, obtenidas por el grupo de información militar IHS Jane´s, sugieren que Washington está estableciendo nuevas líneas de suministros para los kurdos -los aliados más efectivos en la lucha contra el “Califato”- y otras fuerzas ‘amigas’ en la región.

Imágenes tomadas desde el espacio el 12 de diciembre muestran las obras de ampliación de una pista del aeródromo que comenzaron el 5 de diciembre. Con ellas puede calcularse que la longitud total de la pista es de 1.350 metros, casi el doble que su tamaño original, de 700 metros. Una ampliación que permite que aviones de transporte C130 puedan aterrizar en ella. Por último, en fotografías del 28 de diciembre se observan trabajos de pavimentación (puede verse por la decoloración).

Imágenes de las obras en la pista (U.S. Geological Survey).Imágenes de las obras en la pista (U.S. Geological Survey).

La localización de la ‘base’ no es casual: se encuentra a 160 kilómetros de las posiciones del Estado Islámico y de algunos de los pozos petrolíferos más lucrativos en manos del “Califato”. El aeródromo, a menos de ocho kilómetros al sureste de Rumeilan, se ubica también a 15 kilómetros al noroeste del paso fronterizo de Yarubiya-Rabia. La zona ha estado bajo control de las fuerzas populares de defensa kurdas, o YPG. Cuentan con 25.000 hombres y mujeres y, progresivamente, se han convertido en el aliado más efectivo en el teatro de operaciones. El pasado agosto, las milicias kurdas acabaron expulsando al ISIS de la ciudad de Hasaka, parte de la cual fue conquistada cuando las tropas regulares del ejército sirio se batieron en retirada ante el avance del “Califato”.

La ciudad de Rumeilan es responsable de la defensa del Sweidiyeh Oil Field, ubicado al noreste de la urbe. Se encuentra en un territorio protegido por alrededor de 3.000 combatientes de las YPG. Durante 2015, los kurdos y sus aliados reconquistaron la mayor parte del área al este de Hasaka tras arrebatársela al Estado Islámico. Y, en dicha ofensiva, los ataques aéreos de EEUU supusieron un apoyo fundamental. En octubre, Washington comenzó a suministrar por vía aérea armas y munición a sus aliados en la zona, como parte de un nuevo esfuerzo para incrementar la presión sobre el ISIS y mantener las posiciones que tanto costó retomar. Todo apunta a que este nuevo aeródromo forma parte de la operación. 

Informaciones sin confirmar difundidas por el grupo ‘Local Coordination Committees of Syria’ señalan que dos helicópteros que transportaban munición de bajo calibre y explosivos aterrizaron el 17 de enero de 2016 en la pista reconvertida ahora en aeropuerto militar. Esta estrategia de “arrojar y marcharse” no solo facilitará el suministro de armas a los kurdos y a las tribus árabes que les apoyan, también proporcionará asistencia al puñado de fuerzas especiales que Washington ha desplegado en Siria.

Mapa de la ubicación del aeródromo (El Confidencial Laboratorio).Mapa de la ubicación del aeródromo (El Confidencial Laboratorio).

No obstante, analistas consultados por El Confidencial restan importancia a la operación estadounidense en Rumeilan en comparación con los movimientos de tropas rusas en otras bases ubicadas en Siria. “No creo que de esta pista se puedan extraer conclusiones como para defirnirla como una base. Si comparas estas imágenes con las de la expansión de la base (rusa) en Latakia, las fotografías de allí son mucho más conlcuyentes. Pero no me sorprendería (que EEUU haya ampliado) la pista para ayudar a las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias, el grupo kurdo que ‘utiliza’ Washington para luchar contra el ISIS)”, señalan fuentes del Conflict Intelligence Team, un grupo de activistas rusos.

Mientras, el Departamento de Defensa de EEUU ha asegurado que no ha “tomado el control” de ningún aeródromo en Siria. “Las fuerzas estadounidenses en Siria están constantemente buscando cómo incrementar la eficiencia de la asistencia logística y de personal”, declaró recientemente un portavoz del Mando Central de los Estados Unidos para justificar la extensión del aeródromo. A nadie se le escapa que el apoyo a los kurdos podría desencadenar las represalias de Turquía.

Fuente: ElConfidencial.com