Este inmigrante grabó el vídeo que avergüenza a la Policía de Estados Unidos

Se llama Feidin Santana, es un inmigrante dominicano de 23 años y se ha convertido en el hombre del momento en Estados Unidos por hacer lo que él describe ...

Se llama Feidin Santana, es un inmigrante dominicano de 23 años y se ha convertido en el hombre del momento en Estados Unidos por hacer lo que él describe como “un acto reflejo”. 

El sábado pasado, cuando iba camino de su trabajo en North Charleston (Carolina del Sur), se topó con una persecución en su barrio. Un policía blanco corría detrás de un hombre negro. Con una mezcla de curiosidad e intuición, Feidin mantuvo el paso con la escena, sacó su teléfono móvil y se puso a grabar. “Ahí mi vida… cambió en cuestión de segundos”, recordó anoche, en una entrevista con la cadena MSNBC.

El joven dominicano grabó una secuencia que se ha reproducido millones de veces desde entonces, que ha sacudido la conciencia del país y que ha dado la vuelta al mundo. Por la pantalla de su teléfono observó, “aterrorizado”, cómo el agente disparaba hasta ocho veces, por la espalda, al hombre negro desarmado al que perseguía, hasta matarlo. 

Sin dejar de grabar, presenció cómo el policía esposaba al “sospechoso” cuando este yacía desangrado en el suelo y cómo dejaba caer algo, intentando alterar la escena del crimen.

Este inmigrante grabó el vídeo que avergüenza a la Policía de Estados Unidos

“¿Por qué lo hice? No lo sé. Soy muy creyente y supongo que Dios me puso ahí para que lo grabase. Quizá me quise comportar como un periodista o algo así (…) Lo primero que sentí es que mi vida podía estar en peligro. Me di cuenta de que tenía algo gordo en mis manos y pensé en borrar el vídeo y cambiar de ciudad y de vida”, explica.

Cuando Feidin llegó a casa se enteró de que el hombre cuya muerte acababa de presenciar se llamaba Walter Scott, que tenía 50 años y que le habían dado el alto por tener una luz del coche rota.

También se enteró de que el agente que disparó respondía al nombre de Michael Slager y que, en su informe policial, escribió que el “sospechoso” había intentado quitarle su pistola eléctrica. Su compañero de patrulla también mintió, al asegurar que ambos policías intentaron reanimar a Scott, algo que el vídeo prueba totalmente falso.

Después de darle muchas vueltas, Feidin se dio un paseo por el lugar del crimen y llegó a la conclusión de que tenía que entregar el vídeo a la familia de Scott. “Sentí que necesitaba buscar justicia”, dice. Decidido, se acercó a los familiares en una vigilia organizada en memoria del difunto. Se acercó a ellos y les dijo: “Tengo algo que compartir con vosotros”.

Los abogados de la familia de Scott decidieron entregar el vídeo al diario The New York Times y a un periódico local, el Charleston´s Post, lo que ha derivado en el arresto del agente Slager, de 33 años, quien podría incluso enfrentarse a la pena capital. Con su gesto, Feidin ha conseguido algo casi imposible en Estados Unidos: que un agente se enfrente a la justicia tras acabar con la vida de un sospechoso.

El joven dominicano se ha convertido en un héroe en las redes sociales en EEUU, incluso tiene ya su propia página de fans en Facebook, donde se le describe como un “héroe americano moderno” y un “verdadero patriota”.

“Hola a todos… Como pueden ver, el inglés no es mi idioma materno, pero les agradezco mucho a todos su apoyo. Nunca me imaginé que podría recibir tanto amor, algo que hace esto algo más fácil para mí”, respondió el propio Feidin en Facebook.

El vídeo obligó a las autoridades de North Charleston a rectificar. “Cuando te equivocas, te equivocas”, dijo el alcalde, Keith Summey.

La familia de Scott ofreció una rueda de prensa donde planteó qué hubiera pasado si no hubiera existido el vídeo: “Si no hubiera pasado por allí el héroe anónimo que grabó lo sucedido”.

North Charleston, tercera ciudad más poblada de Carolina del Sur, tiene 100.000 habitantes, un 47% de los cuales son negros y un 37% blancos. Sin embargo, y como ocurre a menudo, el departamento de policía está compuesto por blancos en un 80%.

Fuente: ElConfidencial.com