“Esto ya se ha acabado”: Trump y Clinton logran victorias decisivas en el Supermartes

27.04.2016 – 05:12 H. El Supermartes es de los favoritos. Donald Trump apuntaló anoche su candidatura a la nominación republicana tras vencer en los cinco ...

27.04.201605:12 H.

El Supermartes es de los favoritos. Donald Trump apuntaló anoche su candidatura a la nominación republicana tras vencer en los cinco estados del nordeste en liza para repartir 118 delegados -Connecticut, Delaware, Maryland, Pensilvania y Rhode Island-. El magnate, que partía como favorito pese a la inesperada alianza entre sus rivales Ted Cruz y John Kasich -un pacto a la desesperada para evitar que logre los delegados necesarios para asegurarse la nominación- aumenta su ventaja. En el bando demócrata, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton gana cuerpos en la carrera con triunfos en cuatro estados.

Clinton amplió su ventaja al imponerse en Pensilvania, Maryland, Delaware y Connecticut; mientras que su rival, el socialista Bernie Sanders, venció en Rhode Island. La exsecretaria de Estado necesita 2.383 delegados para hacerse con la nominación demócrata y hasta ahora cuenta con más de 1.500, frente a los más de 1.200 de Sanders, cifras que no incluyen a los “superdelegados”, funcionarios electos del partido que pueden votar en la convención y cambiar su preferencia.

Mientras, Sanders recordó durante un mitin en el estado de Virginia Occidental -donde se vota el 10 de mayo- lo lejos que ha llegado su campaña. “Estamos ganando el voto de los independientes y de algunos republicanos también”, subrayó el senador por Vermont.

La precandidata presidencial demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton. (Efe) La precandidata presidencial demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton. (Efe)

“En lo que a mí me concierne, esto ya se ha acabado“, declaró un triunfal Trump en Nueva York.El magante acaricia ya la cifra de 1000 delegados – 950 – y sólo necesita poco más de 200 para asegurarse la nominación. No obstante, algunos entre los demócratas restan peso al avance imparable de Trump en la carrera por la nominación republicana. “Seamos sinceros, Trump centra la atención de los medios y, sí, es muy popular entre los votantes de las primarias republicanas, pero también tremendamente impopular entre la mayoría de los votantes de este país”, opina Ben Marter, director de comunicación del líder demócrata en el Senado, Dick Durbin.

Marter es todo optimismo: si Trump es candidato a la Casa Blanca, la victoria demócrata está asegurada. Cierto es que las estadísticas del Pew Research Center le avalan. Según el centro de investigaciones, un 44% de los votantes registrados para las elecciones del 8 de noviembre creen que el magnate sería “un presidente terrible”, frente al 30% que opina lo mismo de Clinton. El porcentaje anti-Trump se dispara entre latinos y negros hasta el 51 y el 61%, respectivamente.

Trump y el “populismo” en Europa

No pocos expertos comparten la visión de Marter. “Si analizas cuánta gente vota en las primarias verás que es una porción que no representa al conjunto completo del electorado. No obstante, lo que sucede actualmente con ciertos candidatos, tanto en el Partido Republicano como en el Demócrata, está relacionado con el auge del populismo a nivel global, especialmente en países europeos. Es una tendencia que refleja el legado de la crisis financiera de 2008 y cómo las soluciones aplicadas no han funcionado para todos”, opina James M. Lindsay, vicepresidente del Council on Foreign Relations.

Todo o nada en Indiana

El pacto Cruz-Kasich pretende despejar el camino al senador por Texas para aumentar sus opciones de imponerse en las primarias del 3 de mayo en Indiana, donde los republicanos se juegan 57 delegados y el ganador se los lleva todos.

“Esto ya se ha acabado“: Trump y Clinton logran victorias decisivas en el Supermartes

Será Indiana o el descalabro para Trump. Sonará extraño dada su trayectoria, pero algunos analistas opinan que su misión de conseguir una mayoría de delegados antes de la Convención Republicana podría torcerse en Indiana, que entrega sus delegados en función de la fórmula “winner-takes-all”.

Según los resultados que auguran las encuestas en cada estado, Trump ganará cómodamente en el Este y en West Virginia, perderá en los estados del Oeste (donde manda la fórmula del ‘winner-takes-all’) y se llevará el porcentaje de delegados que le entregan los sondeos en Washington, Oregón y Nuevo México. Eso le deja a alrededor de 175 delegados de la cifra mágica para asegurar la nominación: 1237. Solo quedan dos estados: California (172 delegados) e Indiana (57). Y aquí está el meollo del asunto: si no gana en Indiana, Trump tendrá que obrar un milagro: barrer en California y conseguir buenos resultados en el resto de votaciones. Necesitaría vencer inesperadamente en Montana, una región hostil al magnate

Incluso aunque Indiana sea crucial, el estado es un gran misterio porque no hay una sola encuesta de intención de voto. Las leyes de Indiana prohíben las encuestas automatizadas, el método que utilizan muchas compañías de sondeos ‘low-cost’. A primera vista, podría parecer que el estado encaja en un territorio Trump, con una mayoría de clase obrera con un nivel educativo por debajo de la media entre los votantes blancos, claves en las bases de apoyo de Trump.

Fuente: ElConfidencial.com